Un hincha de River Plate reacciona en las graderías luego de la suspensión del partido de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors hoy en el estadio Monumental en Buenos Aires (Argentina). (EFE/ Matias G Napoli)
Un hincha de River Plate reacciona en las graderías luego de la suspensión del partido de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors hoy en el estadio Monumental en Buenos Aires (Argentina). (EFE/ Matias G Napoli)

Luego del escándalo por la suspensión de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors, el presidente de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez, publicó una serie de tuits en su cuenta en los reflexiona sobre lo sucedido este sábado.

"Un día triste para el fútbol sudamericano. CONMEBOL se solidariza con los jugadores, sus familias y todos los afectados. Lo que debió ser un encuentro deportivo para vivir, disfrutar y compartir lo mejor del fútbol sudamericano se convirtió en una vergüenza", escribió en el primero de una serie de tuits Domínguez.

Luego de tres reuniones entre directivos de ambos clubes, la Conmebol y hasta Alejandro Domínguez, se decidió la suspensión hasta el domingo por el ataque con piedras y gases que sufrieron los jugadores en el traslado desde el hotel al estadio Monumental.

Alejandro Domínguez (Reuters)
Alejandro Domínguez (Reuters)

"CONMEBOL condena los actos violentos y criminales que pusieron vidas en riesgo, atentaron contra el sustento de deportistas profesionales, afectaron a millones de aficionados de bien y avergonzaron a su club, su fútbol, su país y su continente", escribió el presidente de la Conmebol en Twitter.

Durante la tarde tanto el presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, como los referentes 'xeneizes' Carlos Tevez y Fernando Gago manifestaron que no estaban dadas las condiciones para jugar este encuentro decisivo por el título de la Copa Libertadores.

Pablo Pérez y Lamardo, los dos jugadores de Boca que quedaron lesionados por los disturbios durante la entrada al estadio.
Pablo Pérez y Lamardo, los dos jugadores de Boca que quedaron lesionados por los disturbios durante la entrada al estadio.

"CONMEBOL exige a las autoridades competentes acción inmediata y ofrece toda su colaboración para identificar, capturar y judicializar a los responsables. Estos hechos no pueden quedar impunes. A los responsables debe caerles todo el peso de la ley y el rechazo de la sociedad", siguió Domínguez y añadió en otro tuit: "CONMEBOL llama a los órganos responsables a reforzar los protocolos y redoblar los esfuerzos para garantizar el orden público y la seguridad de los jugadores, cuerpos técnicos y aficionados en la final de este domingo".

Conmebol reprogramó dos veces el horario de comienzo de este partido porque un informe de su Comisión Médica presidida por Osvaldo Pangracio, no permitió constatar las lesiones de ambos jugadores y desestimó la posibilidad de suspender el encuentro.

"CONMEBOL hace un llamado a que esté domingo se viva una final en paz, con respeto por el rival y mostrando la mejor cara de Sudamérica al mundo.
Invitamos a todos los aficionados que comparten los valores del juego limpio a expresarse con el HT #SudamericaQuiereFútbolEnPaz", escribió Domínguez.

"Hago un llamado a que todos los actores del fútbol sudamericano fijemos como prioridad y unamos esfuerzos para identificar, entender y combatir las causas y los actos de violencia que cada año manchan nuestro fútbol".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: