Este fin de semana el judoca Sagi Muki consiguió la medalla de oro en el Grand Slam de Abu Dhabi en una jornada histórica para Israel cuyo himno sonó y su bandera fue izada por primera vez en Emiratos Árabes Unidos (EAU). Además, la ministra de Cultura y Deportes, Miri Regev, acompañó a la delegación de su país y se emocionó durante la premiación.

Fue además la primera vez que un ministro israelí asiste a un evento deportivo en el Golfo, evento que se celebró luego de que la Federación Internacional de Judo advirtiera a los organizadores de los EAU que la competencia sería cancelada a menos que todos los atletas pudieran participar en igualdad de condiciones.

En la anterior edición, el himno tuvo que ser entonar por el deportista Tal Flicker cuando obtuvo la medalla de oro porque la organización no permitió que sonasen las estrofas. Por lo general, las delegaciones israelíes que participan en campeonatos en países árabes no han podido hacerlo bajo sus símbolos, destacó hoy el diario "Times of Israel".

La emoción de Miri Regev
La emoción de Miri Regev

"Estoy muy contento de haber logrado terminar con una medalla de oro y que se toque el himno en Abu Dhabi", dijo Muki, quien describió el momento como "inolvidable" y "emocionante".

Por su parte, la funcionaria declaró: "Durante dos años tuvimos conversaciones para alcanzar este momento y fue difícil detener las lágrimas. Quiero agradecer a las autoridades de Abu Dhabi y a nuestros anfitriones que nos recibieron de manera ejemplar".

El diario recordó además que Israel solo mantiene "relaciones diplomáticas plenas" con dos países árabes, Egipto y Jordania, aunque el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, trabaja en estrechar lazos con otros Estados de la región.

Este fin de semana transcendió la visita de Netanyahu a Omán, un hecho histórico al ser "la primera reunión oficial a este nivel desde 1996" a un país que no reconoce al Estado de Israel y con el que no mantenía relaciones diplomáticas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Con información de EFE