Semanas atrás, el futbolista uruguayo Giorgian De Arrascaeta, quien jugó el Mundial de Rusia 2018 con La Celeste y es habitual convocado por el Maestro Tabárez, perdió no ser citado para los partidos amistosos de Uruguay ante Corea del Sur y Japón. Pero fue llamado y tuvo que viajar a la gira asiática, sabiendo que corría riesgo su participación en la final de la Copa de Brasil entre Cruzeiro y Corinthians. Y llegó a tiempo para ser el héroe de su equipo.

De Arrascaeta jugó 75 minutos en la caída de la selección uruguaya ante Japón, y al terminar el partido subió inmediatamente a un avión con la esperanza de unirse a la plantilla de Cruzeiro y jugar la definición.

De Arrascaeta jugó con Uruguay ante Japón y viajó 25 horas para estar en la Copa de Brasil (AFP)
De Arrascaeta jugó con Uruguay ante Japón y viajó 25 horas para estar en la Copa de Brasil (AFP)

Viajó 25 horas: de Tokio a Dubai hay alrededor de 11 horas de vuelo, mientras que desde los Emiratos Árabes a San Pablo hay 14 horas. Aterrizó en tierras brasileñas solo 4 horas antes de disputarse el encuentro en el estadio Arena Corinthians.

Mano Menezes, su entrenador, decidió que no fuera titular. Sin embargo, con el encuentro 1-1 y a falta de poco más de 20 minutos para el final del partido, lo mandó al campo de juego.

Minutos más tarde, Giorgian De Arrascaeta, quien recorrió 18.000 kilómetros en tiempo récord, marcó el gol de la victoria con el que Cruzeiro venció 2-1 a Corinthians  y se consagró campeón de la Copa de Brasil (resultado global: 3-1).

Su gol significó un nuevo título para las vitrinas de su club, además de la obtención de un premio de USD 13 millones y la clasificación directa para la Copa Libertadores 2019.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: