(Globoesporte)

Restaban 16 minutos del partido entre el Fluminense de Bahía y Atlético Bahía Brasileens, el local ganaba 5-4 y tras una gran jugada convirtió el sexto gol. Todo parecía normal hasta allí, pero Alcione, enojado por la derrota y por una supuesta infracción no cobrada fue en búsqueda del árbitro, Marcos Nogueira.

El jugador primero tiró al suelo al juez e inmediatamente le dio una brutal patada en la cara que, obviamente, le costó la expulsión. Sus compañeros fueron a separarlo, para evitar que sea peor, pero el daño ya estaba ocasionado.

Una agente de la Policía Militar retiró al agresor
Una agente de la Policía Militar retiró al agresor

Nogueira tuvo que ser atendido a un costado del terreno y el partido fue suspendido. Alcione, fue detenido por la Policía Militar y tras declarar en una comisaría cercana y firmar  un Término Circunstanciado de Ocurrencia (TCO), fue dejado en libertad.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: