En el mundo del fútbol, Qatar se acostumbró a derribar barreras y a sorprender con sus proyectos. El último de ellos fue lograr la invitación para disputar la Copa América que se desarrollará el próximo año en Brasil.

El organizador del Mundial del 2022 será uno de los doce participantes en el torneo de selecciones más antiguo del mundo, que se disputará del 14 de junio al 7 de julio de 2019. Sobre el papel, la idea de ver a una pequeña selección del Golfo Pérsico que ocupa el puesto 101 en el ranking de la FIFA jugando un torneo continental ajeno a miles de kilómetros de casa parece difícil de creer, pero la ocasión puede ser un trampolín enorme para lograr una proyección internacional.

La Copa América cuenta con las diez selecciones de la Conmebol, entre ellas tres ex campeones mundiales (Brasil, Argentina, Uruguay). Desde 1993, la entidad que nuclea a las asociaciones sudamericana invita a países de otras regiones. México, Japón, Costa Rica y Estados Unidos están entre los equipos anteriormente invitados.

Para la edición de 2019, ese honor será para dos equipos de la Confederación Asiática de Fútbol (AFC), ya que además de Qatar también jugará el torneo Japón, elevando la cuenta a 12 participantes.

Los nuevos equipos tienen entre otros objetivos ampliar el impacto global del torneo, dado que "la presencia de ambas selecciones obedece al alto interés de la Confederación Asiática de Fútbol de participar en competencias de la Conmebol y al compromiso de la Confederación Sudamericana de aportar al desarrollo del fútbol a nivel mundial", dijeron desde la organización cuando se anunció la presencia de ambas selecciones.

Misión 2022

Para Qatar, estar en la Copa América se presenta como una ocasión de oro para ganar roce internacional y adquirir competitividad, pensando en el Mundial del 2022 donde espera no irse en la primera fase y hacer un papel digno.

Después de no lograr clasificarse para Rusia, los responsables qataríes están preocupados por el proyecto deportivo. El seleccionador nacional, el español Félix Sánchez, dijo recientemente que jugar la Copa América sería muy importante "para el desarrollo de los jugadores".

Japón tuvo un caso parecido, cuando fue invitado para jugar la edición de 1999, tres años antes de albergar el Mundial de 2002, entonces de manera conjunta con Corea del Sur.

Para James Dorsey, especialista en política y fútbol de Oriente Medio en la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam de Singapur, los beneficios para Qatar contribuyen también a su "reputación", en un momento de aislamiento del emirato por su conflicto con los países vecinos.

El anuncio sobre Qatar y la Copa América coincide también en el tiempo con el que la aerolínea Qatar Airways será el patrocinador de la camiseta del emblemático Boca durante cinco años.

Con información de AFP

Más sobre este tema