Lo que comenzó con una investigación de cómo el ex ciclista norteamericano Lance Armstrong logró ganar siete veces el "Tour de Francia" entre 1999 y 2005, pasando todos los controles antidoping a pesar de haber utilizado EPO (testosterona y transfusiones de sangre), terminó revelando la trama de dopaje más grande en la historia del deporte, patrocinada nada menos que por el gobierno de Vladimir Putin.

Para la realización del galardonado documental "Icarus", el director Bryan Fogel contactó, mediante recomendaciones de científicos, con el director del laboratorio de Moscú y del Centro Antidopaje ruso, el químico Grigori Rodchenkov.

Buscaba probar, en su propio cuerpo, un plan de ingesta de sustancias que le permita experimentar altos rendimientos físicos y que a la vez sea invisible a los controles antidoping.

En ese momento, ni Fogel ni Rodchenkov imaginaban que acabarían por desentrañar un esquema de corrupción por doping nunca antes visto en los Juegos Olímpicos y que desembocó en la mayor sanción que se recuerde a un país.

A raíz de la investigación y las denuncias de Rodchenkov, el Comité Olímpico Internacional (COI) resolvió suspender al equipo de Rusia, prohibir el ingreso de funcionarios de ese país y no permitir el izamiento de su pabellón nacional en los recientes Juegos Olímpicos de Invierno de PyeonChang 2018, en Corea del Sur.

Putin, responsable

A finales de 2015, el laboratorio a cargo de Grigori Rodchenkov fue suspendido por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) tras un informe recibido sobre el patrocinio del gobierno ruso en un programa de dopaje de sus deportistas. Comenzaba a quedar al descubierto la trama de corrupción.

Temiendo por su vida, Rodchenkov huyó de Rusia y se refugió en Estados Unidos ayudado por Fogel.

Allí, el ex director del Laboratorio de Moscú le confesó al director norteamericano haber sido el cerebro de un esquema de "limpieza" sistemática de las nuestras de orina de los atletas rusos para burlar los controles antidoping.

(AFP)
(AFP)

De acuerdo al químico, las muestras de orina se dividían en dos frascos (A y B) supuestamente inviolables. Sin embargo, había una estructura montada dentro del laboratorio de Moscú para cambiar las muestras de los frascos "B", apoyado por agentes del Servicio de Seguridad Federal (ex KGB), que se encuentra bajo el mando directo del Presidente de Rusia, abriendo y cerrando los recipientes sin que sean detectados.

El caso fue publicado en el The New York Times y posteriormente la AMA ordenó una profunda investigación, encargando el mismo al reconocido catedrático en derecho deportivo, el canadiense Richard Mc Laren.

En julio de 2016, Mc Laren da a conocer su informe afirmando que tras las pruebas presentadas por Rodchenkov se ha podido comprobar que el 100% de los frascos fueron violentados.

Asimismo, en un informe adicional, Mc Laren sostiene que la investigación a su cargo es capaz de demostrar que al menos 1.000 atletas rusos de unas 30 disciplinas deportivas, incluida el fútbol, fueron sometidos al "dopaje de Estado" entre el 2011 y 2015.

"Rusia encubrió y fomentó el dopaje de forma sistemática a una escala sin precedentes", aseguró el especialista en derecho deportivo.

Afirmó que se manipularon genéticamente los análisis en los Juegos de Londres 2012 y Sochi 2014, al igual que en los Mundiales de Atletismo de Moscú 2013. Más de 500 positivos se hicieron pasar por negativos, menciona el especialista.

Bryan Fogel recibió un Oscar por el documental
Bryan Fogel recibió un Oscar por el documental

La conexión FIFA

Según el informe Mc Laren, el esquema de dopaje se desenvolvía a través de una pirámide formada por el presidente de Rusia, Vladimir Putin; el ex Ministro de Deportes y también viceprimer ministro de Rusia, Vitaly Mutko; la Agencia Rusa Antidopaje (RUSADA) a cargo de Nikita Kamaev, quien luego del escándalo dimitió y luego murió súbitamente a causa de un paro cardíaco, según la versión oficial; el Laboratorio de Moscú a cargo de Grigori Rodchenkov; y el Servicio Federal de Seguridad, es decir la antigua KGB.

Es aquí donde aparece el nombre de quien hasta hace unos meses se encontraba directamente al mando del Comité Organizador del Mundial FIFA 2018, que se disputará en Rusia en menos de cien días: Vitaly Mutko. 

El mismo que fue denunciado por el portugués Miguel Maduro, ex presidente de la Comisión de Gobernanza de la FIFA, quien declaró ante la Cámara de los Comunes del parlamento británico haber recibido presiones para no vetar la candidatura del dirigente ruso -también presidente de la Federación Rusa de Fútbol- para el Consejo de FIFA.

El portugués manifestó además que la presencia de Mutko en el Consejo constituiría una intromisión política, por su condición de viceprimer ministro de Rusia, violando las reglas de la institución que políticamente lo obligan a ser neutral.

Según Maduro, el funcionario del gobierno ruso fue defendido tenazmente por la Secretaria General de FIFA, Fatma Samoura, estrecha colaboradora del presidente de FIFA Giani Infantino. Advirtió que el veto a Mutko podría ser peligroso para su jefe y un desastre para la organización de la Copa del Mundo Rusia 2018.

"Sería sumamente problemático y tendríamos que buscar una solución para hacer que el señor Mutko fuera apto", habría dicho Samoura a Maduro.

De hecho, con la venia del mismo Giani Infantino, Maduro fue destituido del cargo y Mutko continuó como presidente del Comité Organizador del Mundial FIFA 2018 hasta hace unas semanas. Agobiado por las denuncias de su participación en el esquema de dopaje, entre ellas la de Rodchenkov, quien dijo que recibía órdenes directas de Mutko para ocultar dopaje en el fútbol. El gobierno ruso nombró a Arkadiy Dvorkovich en su lugar.

Richard McLaren presentó un informe detallado con los casos de dopaje
Richard McLaren presentó un informe detallado con los casos de dopaje

Futbolistas sospechados

Finalmente es importante mencionar que el doctor Richard Mc Laren, el mismo que elaboró el informe para la AMA, dijo a mediados del año pasado que hay unos 150 futbolistas rusos, cuyos nombres nos fueron revelados, que están bajo sospecha de haber consumido sustancias prohibidas.

No se sabe si alguno de ellos participará de la Copa del Mundo Rusia 2018, la más importante competencia futbolística del planeta que se disputará del 14 de junio al 15 de julio próximos.

Se da por descontado que cualquier anomalía en materia de dopaje en medio del torneo será responsabilidad del gobierno de Vladimir Putín, pero también de la FIFA que dirige Giani Infantino.

MÁS SOBRE ESTE TEMA