La primera división del fútbol ruso fue el escenario en donde se produjo una de las jugadas antideportivas más descaradas de la historia, cuando a los 91 minutos y con empate a cero, un atacante del PFC Arsenal le robó el balón a un defensor que acababa de lesionarse.

La acción transcurrió mientras el jugador del Terek permanecía gritando de dolor en el blanco césped del Estadio Arsenal. Dentro del área, Kirill Kombarov del PFC Arsenal aprovechó para quitarle el balón y Goran Causic lo transformó en gol.

La Premier League de Rusia está en el foco de la polémica en las redes sociales después de lo que ocurrió en el último partido del PFC Arsenal y el Terek, en el que los locales se impusieron por 1-0 con un gol que atrajo las críticas de los usuarios en Twitter.

El marcador sentenciaba el empate a cero a los 91 minutos. El defensor Oleg Ivanov tenía el balón controlado en su propia área cuando de repente sintió un fuerte dolor en su rodilla. Sin poder despejar la pelota, se tomó la pierna y se dejó caer al suelo, pero para ese momento, el delantero rival, lejos de tirarla afuera, se hizo con la posesión y continuó la jugada.

Al no haber una regla que obligue al futbolista a tirar la pelota afuera para que el personal médico ingrese al campo, el árbitro dejó seguir, y la situación terminó en gol y victoria para los locales.

Tras el festejo, los jugadores de ambos equipos se trenzaron en una discusión con empujones por lo ocurrido. Con el triunfo, los dirigidos por Miodrag Božović ascendieron al puesto 6 en la competencia y relegaron al Terek a la octava posición.

 
 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: