Iban 90 minutos del duelo entre Nantes y Paris Saint Germain, por la fecha número 20 de la Ligue 1 de Francia. El equipo de la capital ganaba por un ajustado 1-0 con gol de Ángel Di María y aguantaba la mínima diferencia para sostener su amplio liderazgo en el certamen. Los locales, en cambio, iban por el empate agónico y, en una de las últimas acciones, sufrieron una insólita expulsión que complicó su plan.

El delantero Kylian Mbappé comandó un contraataque del PSG y la defensa del Nantes debió retroceder de manera veloz. En esa corrida, el brasileño Diego Carlos se lo llevó por delante y empujó sin querer al árbitro Tony Chaprón.

El juez cayó al suelo y tuvo una reacción impensada: le tiró una patada al futbolista para luego ponerse de pie, mostrarle la segunda tarjeta amarilla del partido y expulsarlo.

Diego Carlos no podía creer lo que le estaba pasando e intentó confrontar a Chaprón, pero sus compañeros se lo impidieron. El juez primero tuvo un gesto reprochable —por el que hasta podría ser sancionado—, pero luego fue implacable con la sanción de lo que consideró una falta grave.

El encuentro terminó con victoria para los parisinos, que afirmaron su liderazgo. Suman 53 unidades en los más alto de la tabla, 11 más que el Mónaco, su inmediato perseguidor. Nantes, en cambio, quedó con 33 puntos en la quinta colocación, fuera de la zona de clasificación para las copas.

LEA MÁS: