La derrota contra Brasil dejó a Chile sin chances de ir al Mundial (Getty)
La derrota contra Brasil dejó a Chile sin chances de ir al Mundial (Getty)

El cimbronazo de la eliminación todavía conmueve a Chile, que en plena búsqueda de responsables y candidatos a la renovación, todavía pretende encender una luz de esperanza para revertir la burocracia de la FIFA, lo que se le negó en el campo de juego.

¿El motivo? Las sospechas de amaño que pesan sobre la igualdad entre Perú y Colombia en Lima, que terminaron significando la imposibilidad de clasificar para el Mundial de Rusia 2018 para Chile, por diferencia de gol.

Según informó el medio chileno La Tercera, los dirigentes de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) están analizando lo acontecido en el Estadio Nacional de Lima para detectar alguna maniobra explícitamente prohibida por la FIFA que les dé la oportunidad de exigir una revisión de ese duelo.

La mirada está enfocada en el artículo 6.3.2. de FIFA que versa sobre la "influencia ilícita en el curso o resultado de los partidos". Allí se especifica de forma clara que "todo aquel que trate de conspirar o en efecto conspire para influir en el curso o el resultado de un partido de forma contraria a la ética deportiva será sancionado con la suspensión de partidos o la prohibición de participar en toda actividad relacionada con el fútbol".

Las primeras sospechas sobre lo sucedido entre Colombia y Perú surgieron a partir de las imágenes televisivas que mostraban a Radamel Falcao García dialogando con diferentes futbolistas rivales, cuando la derrota de Chile ante Brasil ya era inalterable.

"Son situaciones del partido, nosotros estábamos enterados de lo que estaba pasando en los otros partidos. Estábamos jugando con los otros resultados, y en ese momento hicimos saber eso, nada más", explicó el Tigre ante los medios cuando le consultaron sobre la charla con Paolo Guerrero.

El mediocampista peruano Renato Tapia hizo una referencia a lo acontecido de una manera un tanto más explícita: "En los últimos cinco minutos los colombianos se nos acercaron. Sabían cuál era la situación en los otros campos, y se manejó el partido como se tuvo que manejar".

LEA MÁS: