El Mundial de Clubes quedará en la historia del fútbol como el primer torneo oficial de la FIFA donde se utilizó a los Árbitros Asistentes de Video (VAR, por sus siglas en inglés) para revisar una jugada en pleno partido y cobrar un penal, en este caso a favor del Kashima Antlers.

En el minuto 27, en un tiro libre para el elenco japonés, un jugador fue derribado dentro del área. El partido continuó con normalidad, pero cuando el balón salió del terreno de juego, el árbitro húngaro Viktor Kassai -advertido por un árbitro que trabaja en la sala de video- corrió hacia un costado del campo de juego para revisar la jugada.

Shoma Doi anotó el primer gol del partido para el Kashima Antlers (AFP)
Shoma Doi anotó el primer gol del partido para el Kashima Antlers (AFP)

Luego de revisar la acción, interpretó que el defensor Daigo Nishi había sido derribado dentro del área por Farid Díaz, por lo que regresó al césped pitando penal y señalando el centro del área.

El delantero Shoma Doi se encargó de ejecutar el penal trascendental para la historia de fútbol, que significó el 1-0 para el Kashima Antlers ante el Atlético Nacional en la semifinales de Mundial de Clubes.

Además de histórica, la jugada se convirtió en polémica. Si bien puede existir infracción contra el jugador japonés, hay quienes reclaman que se encontraba fuera de juego. El juez de línea no lo advirtió porque el jugador no entró en contacto con la pelota.