Cómo es cenar en el histórico comedor de la Universidad de Oxford en el que se inspiró Harry Potter

El Gran Salón del Christ Church College se ha convertido en uno de los atractivos turísticos de la ciudad. A los millones de seguidores de la saga de J.K.Rowling les gustaría sentarse a comer en uno de los lugares recreados en la adaptación cinematográfica de sus libros, pero sólo unos pocos logran ese privilegio

La ciudad de Oxford es famosa por ser la inspiración para el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería del éxito literario y fílmico de Harry Potter.

Parte de las atracciones de esta ciudad británica es el tour por los escenarios en los que se inspiró o donde se filmaron algunas escenas de la saga. El más significativo es el llamado Christ Church College, uno de los 38 colegios que integran la universidad.

El famoso "Hall"

En la mente de los seguidores del pequeño mago sigue fijo un lugar que ha sido clave en películas como "Harry Potter y la Orden del Fénix": el impresionante comedor.

El comedor está inspirado en el Gran Salón del Christ Church College. Algunos seguidores de la saga creen que las escenas del comedor fueron grabadas en este lugar, pero la realidad es que el equipo de producción sólo tomó las imágenes del Gran Salón para recrearlo en los estudios de Londres.

El comedor que aparece en las películas muestra las largas mesas de los estudiantes, la mesa central y parte de la decoración del original, pero no está acompañado por todos los testigos de la historia que rodean al Gran Salón.

El famoso Hall es considerado el más grande de la era previctoriana en Oxford y Cambridge. Tiene la capacidad para otorgar diariamente el servicio de comida y cena a 300 personas. En sus paredes cuelgan pinturas de importantes personajes en la historia británica como Enrique VIII y el cardenal Wolsey, así como de los primeros ministros formados en las aulas del colegio, el último de ellos fue James Cameron.

El edifico del Christ Chruch College, en Oxford
El edifico del Christ Chruch College, en Oxford

El lugar está abierto a los turistas, quienes solamente pueden ver porque no cualquiera puede comer aquí. Para hacerlo se necesita ser alumno o invitado por alguno de los estudiantes o profesores.

"El lugar es fabuloso, pero es una pena que no puedas probar la comida. Comer o cenar aquí sería bueno para tener una experiencia completa. Aunque no sea el comedor que sale en las películas, se siente como si así fuera", dice Pank Pik Shan, una estudiante de Hong Kong que visitó la ciudad a finales de noviembre.

"Claro que me llamó la atención por la película, pero no intenté ir a cenar sólo por eso", dice por su parte César Augusto Espinoza, un estudiante mexicano que actualmente reside en Oxford.

Antes de conocer el emblemático salón ya había visitado el colegio, que además es el único en el mundo que aloja en su interior una catedral.

César acudió gracias a la invitación de uno de los integrantes de la Sociedad de Mexicanos en Oxford y comenta que su experiencia fue satisfactoria no sólo porque se sentó en la mesa principal sino que siguió el ritual.

En el salón se usan tarjetas con los nombres de los asistentes. Hay dos tipos de cena: informal, a las 18:20 horas, con dos o tres platillos, y la formal, a las 19:20 horas. Para la formal se usan trajes y antes de empezar a comer algún estudiante dirige una bendición en latín. Los miembros más antiguos del colegio cenan en la mesa alta o principal. Durante la cena se puede consumir vino, cerveza y otras bebidas que se pueden comprar antes en un pequeño lugar adyacente.

"Antes tomamos algo en la sala común. Me gustó el ritual que se sigue para empezar a comer (la cena formal). Estar en ese lugar me recordó a los profesores de Harry Potter y el servicio fue muy bueno. Lo único que me decepcionó un poco fue que no había alumnos presentes y se sentía algo solo", comenta.

En el comedor también se ofrecen cenas especiales, por invitación, en las que los alimentos pueden llegar a ser muy sofisticados como relata César, quien empezó comiendo una sopa de langosta que "era buena, pero en una cantidad ínfima".

Edward Burns, un estudiante de Reino Unido, es otro de los afortunados. Al igual que César, asistió por invitación, pero asegura que no encontró nada especial en la comida. Para él lo que vale la pena es la atmósfera y tener la oportunidad respirar el ambiente histórico que se respira en el comedor.

La historia más allá del niño mago

La magia está ligada al Christ Church College que es famoso no sólo por las historias del niño mago sino también por haber sido el Alma Mater de importantes personajes que escribieron historias de ciencia ficción como Lewis Carroll, cuyo nombre real era Charles Lutwidge Dodgson, quien durante su estancia como profesor de Matemáticas escribió Alicia en el País de las Maravillas.

Además de Carroll ha habido muchos ex alumnos que han pasado por este comedor, entre ellos el filósofo John Locke (expulsado por sus opiniones que resultaron polémicas para polémicas); William Penn, el fundador del estado de Pennsylvania, en Estados Unidos; W.E Gladstone, cuatro veces Primer Ministro de Reino Unido y cuyo retrato es uno de los tantos que cuelgan en el gran salón; el poeta W.H Auden; Frederick Lindemann, asesor científico de Winston Churchill, y muchos otros.

El ingreso al Hall
El ingreso al Hall

Christ Church se fundó como parte del movimiento renacentista para mejorar la educación y capacitar a los jóvenes para una vida activa en la Iglesia o el Estado. Los primeros pasos fueron dados en 1524 por el Cardenal Thomas Wolsey, entonces el principal consejero del rey Enrique VIII.

Wolsey, según la página web del colegio, tenía el plan de construir un nuevo colegio para los cardenales y el dinero se obtendría del cierre de distintos monasterios, entre ellos St. Frideswide, en Oxford. Ahí se fundaría la nueva universidad.

En 1529 el religioso perdió su poder en la corte del rey, quien puso a revisión todos sus grandes planes. El colegio fue tomado por Enrique VIII y refundado en 1546 como Aedes Christi, la Casa (o Iglesia) de Cristo. El monarca tenía planes aún más ambiciosos para la fundación: iba a ser la iglesia catedral de una nueva diócesis y un lugar para la difusión del conocimiento.

Hoy Christ Church es una de los colegios universitarios más grandes de Reino Unido, con aproximadamente 450 estudiantes y 150 graduados provenientes de todos los lugares y procedencias.

Harry Potter no es la única película que se inspiró en sus ambientes. Los patios, el claustro y la Escalera del Salón principal han sido utilizados en otras películas como La Brújula Dorada.