De acérrimo uribista a impulsor del petrismo: perfil de Roy Barreras, el camaleónico congresista que dirigirá el Senado

Uno de los más experimentados senadores del país, que ha sido aliado político de los expresidentes Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos, recibirá sobre sus hombros la responsabilidad de implantar la agenda legislativa en el primer gobierno de izquierda dirigido por su hoy jefe político, el presidente electo Gustavo Petro

Roy, el camaleón político que se pinta de ‘cambio’  y ha sido aliado político de Juan Manuel Santos, Álvaro Uribe y ahora de Gustavo Petro. Fotos: Colprensa.
Roy, el camaleón político que se pinta de ‘cambio’ y ha sido aliado político de Juan Manuel Santos, Álvaro Uribe y ahora de Gustavo Petro. Fotos: Colprensa.

El trasegar político del senador Roy Barreras sigue dando de qué hablar, no solo porque ha sido una oda al llamado dinamismo político en Colombia, sino por su capacidad para arrimarse a diferentes orillas políticas. Muestra de ello es que ha estado inmerso en algunos de los últimos gobiernos del país, salvo el de Iván Duque (del que fue de sus principales contradictores). Ahora, gracias al nuevo Ejecutivo, volverá a dirigir los destinos del Senado de la República en el primer año de la nueva legislatura y establecerá la eventual gobernabilidad del presidente electo, Gustavo Petro.

Su primera presidencia en la cámara alta del Congreso la alcanzó con el aval del Partido de la U, el mismo con el que el expresidente Juan Manuel Santos llegó al poder en el año 2010 y se reeligió en el 2014. Barreras logró que en el 2012 buena de la bancada gobernista lo eligiera para seguir preservando, como él mismo lo afirmó en el pasado, el legado del antecesor de Santos, el odiado y amado Álvaro Uribe Vélez.

De hecho, su cercanía con Uribe y Santos fue lo que le ha causado ser objeto de múltiples cuestionamientos: su primer período como congresista lo consiguió en el 2006 tras ser elegido como representante a la Cámara, por el Valle del Cauca, con el partido Cambio Radical.

Años después lo expulsaron y aterrizó en el Partido de la U, que se creó en honor al hoy jefe del Centro Democrático y luego sirvió para impulsar la carrera de Santos, hoy único Nóbel de Paz en Colombia tras firmar los acuerdos de paz con la extinta guerrilla de las Farc.

Roy, el camaleón político que se pinta de ‘cambio’  y ha sido aliado político de Juan Manuel Santos, Álvaro Uribe y ahora de Gustavo Petro. Fotos: Colprensa.
Roy, el camaleón político que se pinta de ‘cambio’ y ha sido aliado político de Juan Manuel Santos, Álvaro Uribe y ahora de Gustavo Petro. Fotos: Colprensa.

Aquí empezó el ‘camaleonismo’ de Barreras

El médico de profesión se hizo elegir en el Congreso para defender la “obra de Álvaro Uribe”. Es más, fue de los primeros y principales ponentes de la elección y reelección de Santos en el poder. Inclusive, la promoción con la que buscó elegirse en el parlamento colombiano hacía una clara referencia a quien gobernó a Colombia entre el 2002 y 2010 y hoy enfrenta cargos por fraude procesal y manipulación de testigos.

“Tengo y seguiré teniendo la más grande admiración por el presidente Álvaro Uribe, a quien creo de la talla histórica de Bolívar. Y voy a seguir defendiendo su obra de gobierno”, le dijo Barreras a Semana en 2012.
Roy, el camaleón político que se pinta de ‘cambio’  y ha sido aliado político de Juan Manuel Santos, Álvaro Uribe y ahora de Gustavo Petro. Fotos: Colprensa.
Roy, el camaleón político que se pinta de ‘cambio’ y ha sido aliado político de Juan Manuel Santos, Álvaro Uribe y ahora de Gustavo Petro. Fotos: Colprensa.

Luego, cuando Uribe y Santos se divorciaron, a Roy Barreras no le quedó otra elección que juntarse al santismo y desde ahí ser impulsor del último gobierno que logró reelegirse en la historia reciente en Colombia. Desde allí, fue de los principales promotores de la firma del acuerdo de paz con los hoy desmovilizados de las Farc. Inclusive, participó en el equipo negociador en La Habana, Cuba.

Es más, en la reciente legislatura también fue ponente de la implementación de las circunscripciones especiales de paz para las víctimas del conflicto armado colombiano.

Sin embargo, sus múltiples logros en el legislativo no lo han alejado de la polémica. Pasó de ser casi fundador del uribismo a tener un fugaz paso del santismo. Ahora, se refugia en el petrismo, luego de haber sido expulsado junto a su colega Armando Benedetti del Partido de la U.

En el que fue el tercer intento de Gustavo Petro por gobernar a Colombia, Barreras se convirtió en un eje fundamental de su victoria: no solo le ayudó en todo el tema legislativo y fungió como uno de sus asesores políticos, sino que fue colaborador en varias de las estrategias políticas con las que sacaron a los demás rivales de la arena política como a Sergio Fajardo, Federico Gutiérrez y Alejandro Gaviria.

O, por lo menos, así quedó evidenciado en los llamados petrovideos que, por poco, le cuestan la Presidencia a quien hoy dirigirá el destino de casi 50 millones de colombianos entre el 2022 y 2026: Gustavo Francisco Petro Urrego, que ya ideó su primera jugadita que le garantizará no solo las mayorías en el Congreso, sino la gobernabilidad que necesita para adelantar las profundas reformas que implementará al convertirse en el primer jefe del Estado colombiano de izquierda. Ante las dudas, la táctica fue nombrar a Roy Barreras como nuevo presidente del Senado, a pesar de que varios pesos pesados como Gustavo Bolívar, Alexander López y la misma vicepresidenta Francia Márquez se opusieran.

Roy, el camaleón político que se pinta de ‘cambio’  y ha sido aliado político de Juan Manuel Santos, Álvaro Uribe y ahora de Gustavo Petro. Foto: Twitter.
Roy, el camaleón político que se pinta de ‘cambio’ y ha sido aliado político de Juan Manuel Santos, Álvaro Uribe y ahora de Gustavo Petro. Foto: Twitter.

Ahora, solo basta esperar que el también escritor, sociólogo y filósofo se posesione como nuevo presidente de los senadores el próximo 20 de julio, cuando iniciará la próxima legislatura y las mayorías gobernistas lo elijan para que tire línea en el primer año del nuevo gobierno y del primer período de un Congreso que estará cargado de las llamadas fuerzas alternativas.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR