Defensoría del Pueblo condena el fallecimiento de niño embera: “No tiene justificación alguna”

La entidad pidió celeridad en las investigaciones y le solicitó a Claudia López dar reinicio a las mesas de negociación

(Colprensa - Camila Díaz)
Colprensa
(Colprensa - Camila Díaz) Colprensa

En la mañana del pasado domingo 28 de noviembre, se conoció acerca del fallecimiento de un niño perteneciente a la comunidad indígena embera, residente del campamento provisional que hay en el Parque Nacional de Bogotá. Luego de los detalles que entregó la Secretaría de Salud respecto al deceso, la Defensoría del Pueblo se manifestó respecto a los hechos y condenó lo sucedido. Desde la entidad se le pidió a las autoridades adelantar la investigación correspondiente sobre la muerte del menor. De la misma manera, se le hizo un llamado a la alcaldesa de la ciudad para atender de manera oportuna este caso.

“La muerte del niño no tiene justificación alguna y, por tal razón, solicito a las autoridades judiciales que se investigue muy rápidamente para esclarecer las posibles causas del fallecimiento del menor de edad y las responsabilidades correspondientes”, afirmó el defensor del Pueblo, Carlos Camargo. El niño tenía un año y nueve meses de edad, y falleció en el Hospital San Ignacio. De acuerdo con lo revelado por la Secretaría de Salud, el niño se encontraba en condiciones de vulnerabilidad y, a pesar de los esfuerzos de los médicos para salvarle la vida, no se pudo hacer nada.

María Violet, vocera del campamento indígena, habló con Infobae hace unos días y relató que el niño, acompañado de su mamá, estaba padeciendo de una virosis y una afectación en el hígado. Por aquellos quebrantos de salud, el niño tenía un cuadro de diarrea, lo que hizo que recibiera atención médica, a pesar de no contar con una afiliación a ninguna EPS. Como este niño, contó la líder, hay cerca de 300 menores que, por estos días, presentan enfermedades respiratorias, diarrea, desnutrición o problemas en su piel.

“La secretaría no dice nada (...) Necesitamos accionar, que vengan con medicamentos. No necesitamos que vengan acá a decir que el niño presenta gripa o tiene que comer bien cuando saben en las condiciones que estamos (...) Yo no sé si es que ellos querían eso para ver si nos levantábamos, pero ellos saben que nosotros no tenemos para donde. Si tuviéramos, no estaríamos acá; pero en el territorio nos violan, nos desplazan, nos despojan. Venimos a salvaguardar la vida en la ciudad y nos pasa igual o peor”, afirmó María Violet.

Bogotá. 4 de octubre de 2021. Indígenas Emberas protestan con un campamento en el parque nacional de Bogotá. (Colprensa - Mariano Vimos)
Bogotá. 4 de octubre de 2021. Indígenas Emberas protestan con un campamento en el parque nacional de Bogotá. (Colprensa - Mariano Vimos)

Las condiciones en el campamento no son las mejores. Según denuncian los ciudadanos indígenas asentados allí, en su mayoría, solo pueden comer una vez al día gracias a los alimentos que reciben a través de donaciones. El acceso a baños es limitado, al igual que la adquisición de bolsas de basura para depositar sus residuos. Aunque desde la alcaldía se ha ofrecido un traslado de la comunidad al parque La Florida, ubicado en el occidente de la ciudad, ellos mismos han rechazado la propuesta porque esa movilización lo único que generaría sería ‘invisibilizarlos’. Violet explicó que, al salirse de esa zona, perderían la única forma de tener un ingreso mínimo con sus ventas de tejidos.

Desde el día uno hemos solicitado a gritos una brigada de salud permanente, porque es un tema de vida, de salud. Es muy lamentable lo que nos pasa, no sé cuántos niños más tendremos que enterrar, cuántos abuelos, mujeres, o cuántos partos naturales más tienen que atender las parteras acá para que el distrito reaccione y entienda que esto es un tema humanitario”, comentó la lideresa.

La Defensoría, por su parte, aseguró que se registran 480 familias indígenas habitantes en el parque, entre las cuales hay 80 mujeres gestantes, 120 madres lactantes y 60 personas mayores de 60 años. Hay 4 casos de rubéola y sarampión, y 11 casos graves enfermedades respiratorias.

“Reitero mi llamado a la alcaldesa y a las autoridades indígenas para que se reanude la mesa de diálogo y se defina el reasentamiento o reubicación temporal de dichas comunidades, con el fin de que situaciones tan lamentables como la muerte de hoy se vuelvan a registrar”, añadió Camargo, en testimonios recopilados por Caracol Radio.


Seguir leyendo:






TE PUEDE INTERESAR