“Están escogiendo mucha ranchera”: en redes se despacharon contra los jurados de ‘La Voz Kids’ por aparentes preferencias musicales

En Twitter llovieron las críticas a los jueces del concurso por no favorecer a una concursante que, incluso, tocó la guitarra

Una noche más, ‘La Voz Kids’ se convirtió en el programa de concurso más visto en el país. Nuevamente la audiencia estaba expectante por las nuevas historias y voces que se escucharían desde la tarima en forma de diamante. Sin embargo, hubo muchas críticas hacia los jurados por cuenta de la decisión tomada ante una de las concursantes.

Pero antes de eso, los televidentes, el jurado y el público presente en el escenario conocieron la voz de Laura Sofía Rosas, una pequeña de siete años que llegaba desde Yopal a representar la música del llano con ‘Mi credo’, composición de Reynaldo Armas. Su canto llamó la atención de Andrés Cepeda, seguido de Jesús Navarro y a los pocos segundos Natalia se dejó convencer. La niña no tuvo que pensar mucho para escoger al bogotano como su mentor y lo hizo cantando un pedazo del éxito ‘Piel canela’.

Danna, de 12 años, interpretó ‘All of me’, conocida en la voz de John Legend; de hecho, durante esta temporada se han visto muy pocos concursantes que se atreven a cantar en inglés, pero en este caso la barranquillera lo hizo y obtuvo la aprobación de la artista española, seguida del mexicano y, a pocos segundos del final, Andrés Cepeda logró girarse. Natalia le dijo: “me gusta mucho cómo interpretas, sabes mantenerte ahí abajo, pero sé que detrás de esta canción yo puedo oír que hay una voz más potente y me encantaría sacarla en mi equipo”, invitándola a que se uniera a su grupo. Seguido de esto, Jesús destacó la habilidad de la menor para administrar su voz, aspecto que resaltó Cepeda.

Luego de pensarlo mucho, y de entregarle a los jurados elementos alusivos al carnaval de Barranquilla, Danna escogió a Jesús.

Siguiendo en la Costa Atlántica colombiana, Ángel llegaba en representación de La Guajira y -como ya es habitual- llevando en su voz una tonada ranchera. Interpretó ‘La ley del monte’ y no pasó ni medio minuto cuando los tres jurados giraron sus sillas en símbolo de aprobación. Tanto Andrés como Jesús le preguntaron al pequeño de once años si tenían oportunidad de escogerlo, ya que durante su interpretación, mantuvo contacto visual con Natalia. El bogotano no desaprovechó para preguntarle por qué su gusto hacia esta música mexicana.

“Me gusta porque puedo alzar -la voz-, en cambio en el vallenato es apenas intermedio, en cambio en la ranchera puedo alzar y sacar lo mejor de mi voz”. Luego de los halagos por parte de los artistas, el guajiro confirmó las sospechas y se quedó en el grupo de Jiménez.

Con Nikol hubo polémica en redes, pues la antioqueña, con guitarra en mano, interpretó ‘Hoy ya me voy’, de la autoría de Kany García. A pesar del talento con su voz y su instrumento, ninguno de los jurados giró en señal de interés por la joven.

“Yo me di cuenta que estabas tocando guitarra, lo cual aprecio muchísimo, pero esta vez no fue, pero tú puedes saber que puedes volver el año entrante”, le dijo el artista bogotano; entretanto que el integrante de Reik confesó sentirse arrepentido de no haber pulsado el botón.

En Twitter, muchos usuarios expresaron su inconformidad por no haber seleccionado a Nikol. En cambio, dijeron que la habrían escogido si hubiera cantado ranchera. “Esa niña canta mejor que muchos que cantan rancheras”, dijo un usuario.

Luego de la ‘eliminación’ de Nikol, entró a concursar Yosneyder cantando ranchera y logrando -para ‘sorpresa’ de muchos- la aprobación de al menos uno de los jueces, en este caso, la de Andrés Cepeda. A pesar de no pulsar el botón, Natalia destacó que canta muy bien. “Viene elegantísimo con su traje de mariachi (…) estás súper completo y vas a ser un protagonista muy importante en el equipo”, mencionó el colombiano.

En redes, este fue el principal tema de discusión, especialmente por la abundancia de niños cantando música tradicional mexicana y por el hecho de no brindarle la oportunidad a Nikol.

SEGUIR LEYENDO