Jennifer Arias, nueva presidenta de la Cámara, aclara los líos judiciales de su familia

El escándalo familiar incluye a un padre acusado de homicidio y un medio hermano que cumplió condena en EE.UU. en un caso de drogas.

Jennifer Arias fue elegida por mayoría como la nueva presidente de la Cámara de Representantes. (Congreso)
Jennifer Arias fue elegida por mayoría como la nueva presidente de la Cámara de Representantes. (Congreso)

El pasado martes se eligió a la nueva Mesa Directiva de la Cámara de Representantes, que quedó en cabeza de la representante del Centro Democrático Jennifer Arias Falla, cuyo nombramiento generó todo tipo de cuestionamientos y críticas.

Unas de las razones por las que se disparó la polémica ante su victoria fue por los líos judiciales que hay en su familia: la condena de su padre por homicidio y la de uno de sus hermanos por narcotráfico en Estados Unidos.

Por esa razón, este miércoles 21 de julio la congresista y ahora presidenta de la Cámara en diálogo con Semana, salió a defender su nombre y dejar claro que no tiene ningún tipo de participación en esos procesos que manchan a parte de su familia.

Asimismo, Arias aprovechó para repasar su carrera política y dejar claro que no existen ningún tipo de proceso en su contra que pongan en duda su trabajo por el país.

Yo no tengo ninguna investigación, denuncias penales, civiles, ni de ninguna índole; tampoco tengo una investigación en la Corte Suprema ni en otra corte. Nunca me han investigado nada, lo más grave fue cuando me revisaron las cuentas el Consejo Nacional Electoral, para después decirme que habían quedado bien las cuentas de mi campaña”, sostuvo la congresista Arias.

El escándalo familiar fue nombrado en la emisión del pasado martes en Noticias Uno, donde señalaron que en 1993 el padre de la congresista, Luis Eduardo Arias Castellanos, asesinó al que creía que era un enemigo sentimental.

Mientras que en 2007, su hermano Andrés Eduardo Arias fue capturado en Miami (Estados Unidos) cuando negociaba un alijo de cocaína con un agente encubierto de la DEA, por lo que fue condenado a tres años y medio de cárcel.

Respecto a estos, la congresista no tuvo ningún problema en hablar y recordar lo ocurrido. En el caso de su padre, Arias señaló que fue hace más de 30 años y fue un error humano que desafortunadamente había acabado con la vida de alguien en plena defensa personal.

“Mi papá llegó a un sitio, había una persona que tenía un arma y empezó a discutir con mi papá; luego el hombre sacó un arma y mi padre trató de defenderse y el arma se disparó y la persona lamentablemente falleció. (...) Mi padre tuvo una condena homicidio y estuvo detenido un mes y medio, más o menos, y después de las investigaciones se dieron cuenta que no había sido un acto premeditado o algo que él hubiese querido hacer, sino que fue un accidente“, relató.

En el caso de su hermano, el cual la congresista dejó claro que era hijo del primer matrimonio de su padre y no tenía mucha relación con él, dijo que en su momento tuvo que pagar una condena de tres años en el país norteamericano.

“Estaba tratando de comercializar alguna cantidad que desconozco de una sustancia que es ilegal en Estados Unidos y lo detuvieron. Él se declaró culpable, dijo sí, la embarré. Le dieron una condena de tres años, él pagó su condena y se regresó a Colombia”, explicó la recién nombrada presidenta de la Cámara de representantes a Semana.

En una entrevista con RCN Radio, la representante a la Cámara también negó tener algún tipo de vinculación contractual con empresas de aviación en el país.

“No tengo ninguna vinculación con ninguna empresa de aviación, pero sí tengo una enorme responsabilidad como representante de todos los metenses, que están atravesando diferentes situaciones complejas por el tema de la aviación”, sostuvo al medio.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR