Uno de los colombianos capturados en Haití estaría en la JEP por ‘falsos positivos’

Aunque no ha sido nombrado entre los capturados, una mujer indicó que vio a Francisco Eladio Uribe entre los implicados en el asesinato del presidente Jovenel Moïse. El hombre tiene al menos dos procesos por ejecuciones extrajudiciales.

Una testigo aseguró que uno de los hombres presentados por las autoridades como sospechosos del magnicidio en Haití estaría en la JEP vinculado a los falsos positivos. (AP Photo/Joseph Odelyn)
Una testigo aseguró que uno de los hombres presentados por las autoridades como sospechosos del magnicidio en Haití estaría en la JEP vinculado a los falsos positivos. (AP Photo/Joseph Odelyn)

Este jueves se conocieron los nombres de cuatro de los 15 exmilitares colombianos que fueron capturados en Haití por su presunta responsabilidad en el magnicidio del presidente de ese país, sin embargo, recientemente se determinó que otro implicado sería un compareciente ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) por el caso de los ‘falsos positivos’.

Esta mañana una mujer se contactó con la W Radio y se identificó como la esposa de Francisco Eladio Uribe, quien sería otro los hombres capturados en Haití, y afirmó que aunque su esposo estuvo investigado por la JEP por ejecuciones extrajudiciales, fue absuelto. Infobae Colombia confirmó que el pasado 21 de septiembre de 2020 (expediente 20-004129-2019), la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas de la JEP asumió el caso de Uribe por homicidio en persona protegida en 2007 en Antioquia. Pero este no es el único caso ya que su nombre aparece también en una decisión del 21 de diciembre de 2020 en otro crimen por homicidio en persona protegida, esta vez en 2008 en el Yarumal.

JEP
JEP

En el primer caso, el crimen se cometió el 23 de septiembre de 2007 en la vereda Rio Grande, municipio de don Matías en Antioquia. Las víctimas fueron Yeferson Rivas Palacios y Diego Juan López Vanegas, habitantes de la comuna trece de Medellín. Según la tropa que llevó a cabo el supuesto operativo, estos dos jóvenes se enfrentaron con miembros del Ejército pero fueron dados de baja en combate. A ellos se les habría encontrado un revolver calibre 32, una postila Piertra Bareta calibre 9 mm y cartuchos.

Pero en realidad la justicia ordinaria determinó que en este caso se elaboraron falsedades como el supuesto combate que en realidad nunca existió y se comprobó que las armas fueron plantadas en la escena del crimen por los propios militares, entre los que estaba Francisco Eladio Uribe.

En el otro caso (expediente 20-004129-2019), con fecha del 8 de marzo de 2008, también por ‘falsos positivos’, la JEP admitió su competencia determinando que, según lo investigado por la Fiscalía, ese día se citaron a comerciantes del Yarumal y Campamento para pagar extorsiones a las 9:00 p.m. y “cuando pretendieran levantar el dispositivo en la zona fueron atacados por un número indeterminado de sujetos, reaccionaron disparando, en el registro encontraron el cuerpo de un sujeto, al cual le incautaron un arma de fuego”.

“...los señores CESAR ALBERTO TAFUR ROBLES Y FRANCISCO ELADIO URIBE OCHOA, actuaron como COAUTORES en la conducta punible de la cual fue víctima el señor LUIS CARLOS CARDENAS pues se trató de una empresa criminal en la cual los miembros del Ejército Nacional, lo daban de baja para presentarlo como persona fallecida en combate”, determinó el ente acusador.

Según el testimonio de quien asegura que es la esposa de Uribe, está casada con él desde hace 18 años y afirma que a “ellos no les dijeron para dónde se los iban a llevar” tras haber sido contactados por una supuesta agencia para cuidar familias de jeques. La mujer contó que el viaje se vio como una oportunidad laboral porque él ya se había retirado del ejército.

Dice que quien los reclutó es de apellido Capador y que fue uno de los que estaba muerto, además explicó que su esposo conoció a este hombre el Chiquinquirá (Boyacá) mientras era soldado. Asegura que su baja de las filas del Ejército se dio en 2019. Prosiguió contando que fueron trasladados hasta República Dominicana y que ahí les decían para dónde irían. Al parecer la empresa que los contrató fue una con siglas ‘CTU’.

El nombre de Francisco Eladio Uribe no está entre los cuatro capturados que se dieron a conocer en la noche de este jueves, de hecho, es una de las preocupaciones de la mujer que asegura que lo vio en las imágenes de los noticieros, pero no mencionan su nombre. Por ahora los identificados son Alejandro Giraldo Zapata, John Jairo Ramírez Gómez, Víctor Albeiro Piñera y Manuel Antonio Grosso Guarín.

Por su parte, el juez de paz Fidélito Dieudonné, relevó este jueves al periódico haitiano Le Nouvelliste que “algunos de los mercenarios estaban en Haití desde hace cerca de tres meses”, y reveló que hay implicados dos estadounidenses de origen haitiano llamados James Solages y Joseph Vincent, que se encontraban con anterioridad en el país.

De acuerdo con las autoridades, se hallaron en el vehículo con el que se habría perpretrado el crimen 5 armas de fuego, incluidas 2 pistolas de 9 mm, cartuchos de calibre 5,56 mm, el servidor de la cámara de vigilancia del presidente Jovenel Moïse, una chequera del BNC a nombre de Sr. y Sra. Jovenel Moïse, una veintena de bolsas, hachas, alicates, ropa, comida y dinero.

Además, 109 billetes de US $ 20, un lote de 100 billetes de US $ 100, un lote de 99 billetes de US $ 100 y otro lote de 100 billetes de 100 dólares, 100 billetes de 50 dólares, 32 billetes de 100 dólares en chaleco antibalas, dos placas y el contrato de alquiler del auto hecho con Avis del 6 de julio, varios teléfonos celulares, dijo el magistrado Noël, quien escuchó y ordenó la custodia a los estadounidenses James Solages y Joseph Vincent.

SIGA LEYENDO




TE PUEDE INTERESAR