“Colombia no quiere líderes de odio”: entrevista a Paloma Valencia. Muestra sus ‘cartas’ y cuenta cómo sería un gobierno suyo si ganara la Presidencia

Infobae Colombia conversó con la senadora del Centro Democrático, quien ratificó su posición de que en 2022 “el uribismo puede volver a ganar las elecciones presidenciales”.

La parlamentaria payanés, Paloma Valencia, analizó el panorama electoral en Colombia y dejó un duro análisis. Foto: Colprensa
La parlamentaria payanés, Paloma Valencia, analizó el panorama electoral en Colombia y dejó un duro análisis. Foto: Colprensa

Quizás el nombre de la congresista Paloma Valencia Laserna sea uno de los más sonados y conocidos en la esfera política colombiana, no solo por ser una de las representantes más visibles del partido con el que el presidente Iván Duque llegó al poder en Colombia, el Centro Democrático, sino también por ser una de las más fieles precursoras del legado uribista en el país.

La pupila del expresidente Álvaro Uribe Vélez, y quien lleva siete años de experiencia en el ámbito público, ya aspira a convertirse en la próxima presidente de Colombia y habló con Infobae, donde cuestionó a Gustavo Petro -líder de la Colombia Humana-, reafirmó su deseo por revocar al alcalde de Medellín, defendió a la Policía y dijo qué hará con la Jurisdicción Especial de Paz (JEP) y las curules de las FARC, si se convierte en la nueva inquilina de la Casa de Nariño.

Esta es la entrevista.

Tengo que empezar esta entrevista preguntándole, muchos dicen que usted será la ficha del expresidente Álvaro Uribe para representar al Centro Democrático en las presidenciales, ¿es así?

Yo creo que es una decisión que tomaremos en el partido y que obviamente el Centro Democrático, como un partido que tiene una visión y vocación de poder, que es un partido joven, ajeno a la politiquería con ideario establecido, pues va a tener lugar en estas elecciones. Definitivamente nosotros seguimos considerando que las ideas del Centro Democrático son la seguridad, como la base para que los derechos de los ciudadanos se puedan mantener en el cuadro de la vida, una garantía de la superación de la pobreza y al mismo tiempo gran proyecto de reactivación económica, paralelos a un programa de austeridad estatal y un profundo diálogo ciudadano, son la fórmula para que Colombia salga adelante.

¿Pero usted sí quiere ser presidente?

Yo creo que el ser presidente no es una cosa del querer. Es deber de quienes quieren servirle a su país, que depende no de las voluntades individuales, sino de los proyectos colectivos. Y por supuesto, yo estaré siempre dispuesta a contribuir a mi país y a mi partido y eso se irá viendo en la medida en que avance el debate electoral.

“Estaré dispuesta a contribuir con mi país”

Si hacen una consulta interpartidista usted se tendría que enfrentar a Paola Holguín y María Fernanda Cabal. ¿Quién cree que tiene más posibilidades de representar al uribismo?

Yo no he tomado la decisión de hacer una candidatura, entonces sería precipitado ponerme a pensar por qué le puedo ganar o no a alguien. Son mujeres inteligentes, cada una con su estilo, comprometidas, ideológicamente definidas, que creo que en la política es muy importante que uno sepa por quién vota y qué puede esperar por quien está votando. Que no pase como en muchos casos ha pasado que uno vota por algo y resulta haciendo otra cosa. La gente que es definida políticamente, pues tiene la capacidad de que uno pueda predecir exactamente qué es lo que van a hacer.

La bancada del Centro Democrático radicó tres proyectos para el último tramo del periodo en el Congreso de la República. Foto: Colprensa
La bancada del Centro Democrático radicó tres proyectos para el último tramo del periodo en el Congreso de la República. Foto: Colprensa

Cuando dice que terminan siendo otra cosa, ¿se refiere a algún presidente, mandatario o congresista en específico?

(Risas) Cada quien saca sus cuentas, pero claro, lo que vivimos con el presidente -Juan Manuel- Santos y fenómenos que ha habido en la democracia colombiana que todos tenemos muy claros.

Recientemente, María Fernanda Cabal se desmarcó del gobierno del presidente Iván Duque. ¿Usted considera que lo hizo porque él también hace parte de las “sorpresas” que se ha llevado el Centro Democrático cuando un político llega al poder?

Bueno, yo creo que el presidente Duque se vendió a sí mismo como un presidente de centro y ha sido un presidente de centro. Yo creo que hay mucha ciudadanía que esperaba algunas acciones en contra de algunos temas como el acuerdo en La Habana, por ejemplo, de la Jurisdicción Especial de Paz, las garantías para las Fuerzas Armadas, los juzgamientos y temas que definitivamente no son los que uno hubiera esperado, pero creo que el presidente ha hecho una labor concienzuda, honesta y ha tratado de acertar en medio de la pandemia que ha sido muy difícil.

“Esperábamos más acciones de Duque”

Si bien usted no ha tomado la decisión de lanzarse a la carrera presidencial, ¿a qué le apuntaría un gobierno de Paloma Valencia?

Yo creo que hoy la meta de Colombia está muy clara. Nosotros necesitamos una gran reactivación económica que les permita a los empresarios y a los pequeños negocios colombianos salir adelante. Las tasas de desempleo para los jóvenes, para las mujeres jóvenes, son francamente alarmantes, el 30 por ciento. Es decir, de 10 mujeres que están buscando empleo, 3 no consiguen.

Yo creo que ahí hay un deber de lograr una gran reactivación económica, de eliminar tanto trámite y tanta dificultad para tener un negocio aquí en Colombia y para tener un Estado que realmente se concentre en que los negocios, incluyendo todo lo que llaman la informalidad, que especialmente ha sido la más golpeada, pueda reactivarse porque eso nos va a permitir generar empleo, que es lo que están demandando muchos jóvenes en Colombia: generar oportunidades, generar el bienestar a las familias, al mismo tiempo nos permite cobrar impuestos para poder tener el segundo pilar de la meta, que yo creo que definitivamente está relacionado con superar la pobreza.

“7.5 millones de colombianos están en la pobreza extrema”

Hoy Colombia tiene un 42 por ciento de pobreza, son 21 millones de colombianos, entre los cuales 7.5 están en la pobreza extrema. Un país de ingreso medio como Colombia no se puede dar el lujo de tener pobreza extrema. Hacer las inversiones dentro de los barrios de las ciudades de Colombia para cambiar esa pobreza en la que están los ciudadanos colombianos y eso tiene que hacerse en el marco, por supuesto, de garantizar la seguridad, de combatir la criminalidad y no permitir violencias con las que se pretende extorsionar al Estado, pero que sobre todo, destruyen las posibilidades de éxito de nuestro país.

¿A quién cree que el expresidente Álvaro Uribe apoyaría para representar al Centro Democrático?

Yo no sé. Eso habría que preguntárselo a él. Yo aspiro que sea a mí, pero yo creo que él es un hombre muy ecuánime y en general, él guarda sus expresiones para sí mismo. Yo he tenido el gran honor de que haya votado por mí como la mejor senadora de Colombia.

“Yo admiro y quiero mucho al presidente Uribe”

Por eso mismo se lo pregunto. De hecho, la misma María Fernanda Cabal ha dicho que usted es la preferida de Uribe, ¿usted cree que le dará su ‘venia’?

(Risas) Pues hombre, para mí sería un gran honor. Yo admiro mucho al presidente Uribe, lo quiero mucho, me inspira a trabajar todos los días y a hacer las cosas bien. De él yo he recibido simplemente el ejemplo de querer este país, de pensar en sus problemas y de intentar acertar en las opciones. Para mí sería un gran honor que él me apoyara.

María Fernanda Cabal dijo que la también senadora Paloma Valencia es la favorita del expresidente. Foto: Twitter, Luisa Gonzáles/ REUTERS
María Fernanda Cabal dijo que la también senadora Paloma Valencia es la favorita del expresidente. Foto: Twitter, Luisa Gonzáles/ REUTERS

Varios miembros del uribismo dicen que están esperando que Oscar Iván Zuluaga tome una decisión sobre si lanzarse como precandidato, ¿cómo lo ve a él?

También es excelente. Mira, la ventaja del uribismo es que tienen muchas figuras buenas, importantes, inteligentes, limpias, que pueden jugar a favor de Colombia. Yo creo que aquí hay más ideas, hay un ideario y hay buenas figuras para levantar las banderas. Creo que ese es el orgullo del partido, un partido de gente con convicciones, de gente que hace política de opinión y el doctor Óscar Iván es un hombre con toda la experiencia, el conocimiento y las capacidades también para dirigir este país.

Senadora, si fuera la elegida para representar al uribismo y ganara las elecciones, ¿qué haría con la JEP y los acuerdos de paz?

Hombre, yo creo que ya el tema de la impunidad para las Farc es un tema que quedó de ese tamaño, en el sentido que ya a estas alturas uno no podría decir que vamos a desmontar toda la JEP. Pero yo sí quiero insistir en que para mí lo más importante es que los criminales de lesa humanidad tengan sanciones. Si no hubiera sanciones equiparables a un delito de lesa humanidad, mi Gobierno haría las demandas ante la Corte Penal Internacional para buscarlas.

“Los criminales de lesa humanidad deben tener sanciones”

Lo segundo es que yo creo que quien no ha terminado de pagar las penas, pues no puede estar en la política, y mi opinión es que los criminales de lesa humanidad no pueden estar en la política. Si a las Farc ya les regalaron unas curules, frente a las cuales no estoy de acuerdo, esas curules tendrían que ser ocupadas por personas que no hayan cometido delitos de lesa humanidad. Eso sería lo clave, buscar a otros miembros de las FARC que no estén incursos en ese tipo de delitos.

Las 16 curules para las víctimas habría que reformarlas, en el sentido que sean realmente para las víctimas y no para los victimarios. ¿Qué quiere decir eso? todo el que está en el Registro Nacional de Víctimas, en cualquier lugar de Colombia, porque recordemos que el mayor número de víctimas en Colombia son desplazados y que con esas circunscripciones que armaron, lo que significa es que los desplazados no pueden votar.

¿Qué queremos nosotros? Todas las víctimas pueden votar y en ella se incluye también a los miembros de las Fuerzas Armadas que han sido víctimas y que no están en el registro. Deberían quedar reconocidos y cualquier persona de ese registro pueda participar como candidato y elector de una circunscripción nacional para las víctimas, creo que eso sería lo indicado.

“Yo no creo en la impunidad de nadie”

En el tema de los militares, la Policía y todas las fuerzas armadas, unas alas que garanticen una independencia ideológica de las Farc, porque yo he hecho ya varios debates donde he mostrado el sesgo político que tiene la entidad, pero lo que es más grave, el hecho de cómo fueron elegidos los magistrados: pues no representan a los colombianos.

Yo creo que para las Fuerzas Armadas uno puede pedir justicia justa, yo no estoy pidiendo impunidad porque yo no creo en la impunidad de nadie. De las Fuerzas Armadas, que han cometido delitos de lesa humanidad, tendrán que responder y pagar cárcel por esos crímenes. Pero aquellos que quieren defender su buen nombre, su presunción de inocencia, tienen que tener derecho a hacerlo. Y eso no pasa hoy ante la JEP, porque ahí hay una presunción de culpabilidad que, en mi opinión, violenta los derechos de las Fuerzas Armadas.

En la imagen, el presidente de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el magistrado Eduardo Cifuentes. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo
En la imagen, el presidente de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el magistrado Eduardo Cifuentes. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo

Sobre las 6.402 ejecuciones extrajudiciales, ¿qué acciones tomaría un gobierno de Paloma Valencia?

Total claridad. Esto no puede ser con unos informes que no se cotejan con la realidad. Aquí toca tomarse la tarea en serio. Porque es que la verdad no es lo que unos quieren que quede, la verdad son los hechos que pueden justificarse. Y yo creo que aquí lo que habría que hacer es una investigación sobre los supuestos más de 6.000 falsos positivos que ha dicho la JEP que hay, corroborar nombres, corroborar el momento en el que ocurre la muerte y la presunta vinculación con la fuerza y descubrir la verdad.

“La JEP está quedada con los casos de abuso sexual de las FARC”

Yo vuelvo y lo repito: no creo en la impunidad de nadie, pero sobre todo, tampoco creo en que esto tenga que ser condenando inocentes para cambiar la historia de Colombia, porque uno ve 6.400 y pico de falsos positivos y en cambio muy quedados en los casos de abuso sexual por parte de las FARC, que ni siquiera han querido ser un proceso independiente. Entonces, yo creo que hay unos temas que son importantes y que los colombianos que aspiramos a la Presidencia, pues que haya verdad y la verdad no es lo que a unos les parece, sino lo que se puede probar.

Es decir, ¿usted todavía no reconoce que hayan 6.402 falsos positivos?

Por supuesto que no. Es que eso es un informe de algunas organizaciones, muchas afines a las FARC. Esos informes tienen que tener contrastación con la información de Fiscalía, con las investigaciones sobre cada una de esas muertes. Se necesita contrastación, no simplemente la publicación de un número. La contrastación que la propia JEP, reconoce, no ha hecho.

¿Usted apoyaría una reforma a la Constitución de 1991?

Hombre, yo te digo en principio que no, pero yo creo que Colombia sí necesita una constituyente acotada para el tema de la justicia. Yo llevo apenas 7 años en la política colombiana y en estos 7 años he visto naufragar varias reformas a la justicia y noto que no hemos podido hacer las mejoras a la justicia. Colombia necesita una justicia más parecida a la tutela, que le permita al ciudadano saber qué es lo que va a pasar: predictibilidad, que la justicia justa es la que sabes que estás enfrentado.

“Colombia sí necesita una constituyente”

Segundo: agilidad, a nosotros no nos sirve una sentencia 7 o 10 años después de que empezó el proceso. Tú necesitas a tiempo las decisiones para poder tener seguridad jurídica y que los negocios se puedan desempeñar bien.

Y tercero, necesitamos una justicia que tenga equilibrio de poderes, porque la justicia tiene que ser independiente y eso quiere decir, con un manto para taparse los ojos y no mirar quién está en las balanzas, sino para medir exactamente y aplicar lo que la norma dice.

Tenemos que rediseñar las posibilidades de la justicia para todos los funcionarios del alto poder. Yo creo que nosotros no podemos seguir teniendo esos juzgamientos cruzados que son por el favor a otro. Necesitamos un juzgamiento mucho más limpio y claro para poder combatir la corrupción en cualquier cabeza del poder público.

¿Usted apoya reformar a la Policía o ideas como desmontar el Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad?

No, no, no, desmontar el Esmad de ninguna manera. Diferenciar la Policía de ciudades de la policía que, por ejemplo, tienen que lidiar con narcóticos, yo creo que es un tema que hay que evaluar, porque una cosa es un policía en una ciudad y otra cosa es el policía que le toca ir a los municipios donde hay cultivos ilícitos y donde tienen que enfrentar estructuras criminales. Yo creo que la Policía tiene que tener un vínculo más íntimo con las comunidades que ellos protegen. ¿Qué quiero decir con esto? La Policía tiene que ser un amigo de la comunidad, la comunidad lo tiene que conocer y él tiene que conocer a su comunidad y esas son cosas que se van construyendo y que permiten que los ciudadanos tengan confianza en las instituciones y que en las instituciones puedan tener amigos en la ciudadanía. Yo creo que esa dupleta de fuerza pública, muy bien acompañada de la comunidad, es fundamental.

“La Policía tiene que ser un amigo de la comunidad”
La Policía agrede a dos periodistas y a joven durante protestas en Bogotá | Después del acto se desataron enfrentamientos entre un grupo de manifestantes y el Esmad, cuerpo policial que está en el ojo del huracán debido a múltiples denuncias que los señalan de uso desmedido de la fuerza, especialmente durante las jornadas del paro nacional que comenzó hace dos meses. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo
La Policía agrede a dos periodistas y a joven durante protestas en Bogotá | Después del acto se desataron enfrentamientos entre un grupo de manifestantes y el Esmad, cuerpo policial que está en el ojo del huracán debido a múltiples denuncias que los señalan de uso desmedido de la fuerza, especialmente durante las jornadas del paro nacional que comenzó hace dos meses. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo

Al mismo tiempo, creo que en los temas de del Esmad, lo que la ciudadanía tiene que entender es que el derecho a la protesta es pacífico y cuando no es pacífico, pues siempre va a haber una fuerza que tiene que intervenir y que tiene que lograr la defensa de los derechos de los otros ciudadanos. El derecho a la manifestación tiene esas dos caras: uno tiene derecho a manifestarse, pero también tiene derecho a no manifestarse. Cuando a ti te hacen un bloqueo, como por ejemplo lo que está pasando en Bogotá o en varias ciudades de Colombia, donde los bloqueos persisten, es que a ti te están haciendo obligatoria la manifestación. No puede haber vías de hecho en ninguna manifestación.

¿Cómo analiza entonces los varios casos de brutalidad policial, sustentados en material gráfico, registrados durante el paro nacional?

Yo creo que el abuso de autoridad siempre hay que condenarlo cuando evidentemente es abuso de autoridad. Aquí lo que nos han dicho es que hablan y hablan y hay un montón de situaciones que nada tenían que ver con la protesta, que nada tenían que ver con la Policía y terminaron adjudicándoselas.

Aquí lo que ha habido es un plan para estigmatizar a la fuerza pública. Un plan que, entre otros, ha tenido resultados como el asesinato, tortura y todo lo que le pasó al policía en Cali, el asesinato de otros dos policías por el plan pistola en Santander de Quilichao y lo que hemos venido viendo de plan pistola en varias regiones del país.

“Hay un plan para torturar a la Policía”

Aquí lo que hay es que, bajo la coraza de la protesta pacífica, donde muchos jóvenes efectivamente salieron a manifestarse y claro que tienen mil razones para hacerlo, y bienvenida su manifestación, debajo de esa coraza se ha ocultado una estructura criminal haciendo daño y que, por supuesto, en la que están vinculadas y siempre van a estar vinculados todos los grupos ilegales que tiene este país, que se nutren precisamente de la estigmatización de la Policía, del desorden, del caos, para movilizar las drogas y para tratar de tomar control de la población colombiana.

Yo creo que nosotros no podemos perder de vista que la manifestación tiene que hacerse con unos límites precisos que permitan que los derechos de los demás colombianos persistan y que, sobre todo, no permita el florecimiento de violencias que son totalmente ilegítimas en cualquier contexto.

Hablemos de elecciones. Usted ha sido de las principales contradictorias de Gustavo Petro y, pese a que va liderando las encuestas, ¿cree que él tenga posibilidades de ganar la Presidencia?

Yo creo que Gustavo Petro tiene un techo. Él tiene un treinta, treinta y cinco por ciento de la población colombiana que lo acompaña, pero no veo que mucha ciudadanía que votó por él volviera a votar por él después de lo que ha pasado con el paro, de ver lo que son capaces de hacer por conquistar el poder y por sabotear el gobierno del presidente Duque. Evidentemente lo que mucha ciudadanía ve es que Gustavo Petro es un líder de muchos odios, es un líder que no tiene por encima Colombia, sino que tiene por encima su proyecto político y yo creo que eso en un político es pelar el cobre.

“Petro no será presidente de Colombia”

¿Pero usted lo ve como el sucesor de Duque?

¡Yo no veo a Petro ganando las elecciones! Yo creo que Petro no será presidente de Colombia porque yo creo que los colombianos quieren líderes capaces de construir, capaces de poner a Colombia por encima de sus proyectos políticos, quieren líderes que puedan soñar y construir un futuro para todos. Yo creo que Colombia no quiere líderes de odio, quiere líderes de esperanza.

Gustavo Petro, senador y precandidato presidencial / Colprensa
Gustavo Petro, senador y precandidato presidencial / Colprensa

Entonces ¿a quién sí ve como el sucesor del presidente?

Hombre, yo creo que estas elecciones las va a ganar quien tenga la capacidad de congregar a la ciudadanía en torno a un proyecto político que ya está claro, que es el de la reactivación económica, el de la recuperación de todos los negocios colombianos y de la superación de la pobreza en el marco de la seguridad y de los derechos que se mantengan. Yo creo que quien enarbole esas banderas, que logre transmitirle a la ciudadanía, que dé ilusión sobre el porvenir de Colombia, ese será el presidente.

¿Considera que el que diga Uribe será el que enarbole esas banderas? Pasó con Santos, con Duque, ¿cree que suceda de nuevo?

Sí, yo creo que el uribismo puede. A lo que la gente se refiere es que este es un partido joven, es un partido de figuras jóvenes, de gente nueva en la política, de gente que hace política de opinión, que no utiliza maquinarias y que hay una visión clara de Colombia y que tiene una capacidad de trabajo muy alta. Yo creo que eso va a incidir positivamente. Yo creo que el Centro Democrático puede volver a ganar las elecciones presidenciales.

“El uribismo es un partido de figuras jóvenes”

Gustavo Bolívar, Petro y otros políticos han dicho que el uribismo está cada vez más débil y que lo más probable es que no ganen en 2022. ¿Cómo ve esa postura y qué les dice a quienes piensan eso?

Hombre, del uribismo siempre dicen que vamos a perder. Cuando era el ‘no’ (en el plebiscito por la paz del 2016) decían que no sacábamos ni el 30 por ciento y ganamos. Cuando la campaña de Óscar Iván Zuluaga, que ‘no van a conseguir las firmas’ y conseguimos las firmas y después hasta diciembre del año anterior decían que ‘no pasamos a la segunda vuelta’ y no solamente pasamos a la segunda vuelta, ganamos la primera y nos tuvieron que robar las elecciones con la plata de Odebrecht, infiltrando la campaña con el famoso escándalo de hacker, desde la Dirección Nacional de Inteligencia.

Con Iván Duque también dijeron ‘no tienen ninguna posibilidad’. En marzo del año en que fueron las elecciones, Iván Duque tenía el dos por ciento en las encuestas y hoy es presidente de Colombia. El uribismo está hecho con piernas fuertes porque siempre nos han tocado elecciones en la vida y siempre hemos logrado vencer todos los obstáculos y ganar.

“El uribismo tiene posibilidades muy claras de ganar las elecciones en el 2022″

Al Centro Democrático no solamente lo veo en el tarjetón, sino que lo veo en la segunda vuelta presidencial y lo veo también con las posibilidades muy claras de ganar las elecciones en el 2022.

¿A quién ve opcionado para representar a la Coalición de la Esperanza?

Yo veo más fuerte al doctor Sergio Fajardo. Lo que pasa es que en un país donde hay tantos problemas, la gente sí quiere oír más precisión en las propuestas y menos elucubración.

¿De Colombia Humana ve a Roy Barreras?

No tiene con qué competirle al senador Petro.

¿De la coalición Fico, Peñalosa y Char?

Hombre, pues ahí sí es difícil, porque como son figuras locales combatiendo. No tienen claridad cómo va a ser su crecimiento nacional. Son figuras muy regionales y hay que ver cómo se da su crecimiento nacional.

Usted ha sido de las congresistas que apoya la revocatoria de Daniel Quintero, el alcalde de Medellín, ¿cómo califica su gestión?

Daniel Quintero me parece que hay que revocarlo, no solamente por ser laxo en esta materia del vandalismo y dejar dañar el Metro y espacios públicos de Medellín, que es inaceptable, sino sobre todo porque yo creo que ha dado señales de no tener la capacidad de dirigir una ciudad tan importante como Medellín.

Me refiero a todo el manejo, por ejemplo, de la EPM, que no es solamente una joya de Medellín y de Antioquia, es un orgullo para toda Colombia. Es la empresa pública más importante de nuestro país, ha tratado de politizarla, ha tratado de meter gente en política para hacer favores políticos, ha destruido el gobierno corporativo de una empresa tan importante llevándola a perder el grado de inversión y llevándola a perder el prestigio que tenía.

Ponerse a demandar por el tema de Hidroituango a la propia empresa, pues a mí me parece que son muestras de que es una persona con más apetencia política que visión del futuro. Yo por eso he acompañado la revocatoria.

Alcaldes Jorge Iván Ospina, Claudia López y Daniel Quintero. Fotos: Colprensa
Alcaldes Jorge Iván Ospina, Claudia López y Daniel Quintero. Fotos: Colprensa

Y de la alcaldesa Claudia López en Bogotá y Jorge Iván Ospina en Cali, ¿cómo cree que actuaron durante el paro?

Jorge Iván Ospina creo que es terrible lo que ha hecho, haber permitido que se secuestrara Cali. Hay que recordar que los alcaldes son el jefe del orden público del municipio. Yo los mensajes que alcancé a recibir de los caleños frente a los secuestros de barrios, frente a la imposibilidad de salir, frente a los retenes ilegales que les cobraban, frente a las amenazas desde la calle a sus propias ventanas con armas de fuego, creo que son cosas que son inaceptables para un alcalde. Yo lamento, además, que haya sacado un decreto tratando de legalizar la primera línea como un estamento de negociación, porque yo creo que uno no negocia con quien está ejerciendo violencia, con quien secuestra una ciudad.

“Ospina permitió que secuestraran Cali”

La alcaldesa Claudia López me parece que finalmente decidió actuar contra la primera línea tratando esa denuncia penal, pero lo está haciendo bastante tarde. Cuando uno entra a las redes sociales y ve la dramática situación que están viviendo muchísimos bogotanos atrapados en los portales donde no los dejan entrar e incluso tienen que pagar para poder pasar, que -Bogotá- está lleno de droga, de jíbaros, que la situación de seguridad está gravísima. Yo creo que han tenido que entender que la protesta, claro, es un derecho, pero también está el derecho a la no protesta, también está el derecho a la movilidad, al trabajo, está al derecho a la seguridad y creo que los alcaldes, los tres, se han rajado en la defensa de los derechos de los otros compatriotas.

“Claudia López actuó tarde”

¿Qué lectura hace del presidente Iván Duque en sus más de tres años de Gobierno y qué mensaje les deja a los colombianos a menos de un año de la primera vuelta presidencial?

Yo creo que el presidente Duque ha sido un Gobierno que ha tratado de acertar en algunas cosas y ha tratado de hacer acuerdos con todo el mundo. Es un Gobierno muy de centro y hay quienes hubiéramos querido más decisión en ciertos temas, nos hubiera gustado más austeridad.

Yo tuve que votar en contra y no votar varios proyectos de esta legislatura porque creaban burocracia. Yo creo que en un momento de estos toda la plata tiene que ir para la reactivación económica y para la superación de la pobreza y no se puede pensar en burocracia estatal así sea necesaria, porque no es el momento para hacerlo y creo que le quedó faltando en los temas de la JEP.

Yo sí hubiera querido ver el respaldo del Gobierno en las salas especiales para las Fuerzas Armadas que propuse, que presenté, que defendí en el Congreso de la República y que no conté con el apoyo del Gobierno. Me hubiera gustado en más profundidad en los proyectos de ayuda al empresariado.

El presidente de Colombia, Iván Duque, habla durante la llegada de un cargamento de 2,5 millones de vacunas contra el COVID-19 de Jhonson & Jhonson donadas por Estados Unidos en Bogotá, Colombia, 1 de julio, 2021.  REUTERS/Nathalia Angarita
El presidente de Colombia, Iván Duque, habla durante la llegada de un cargamento de 2,5 millones de vacunas contra el COVID-19 de Jhonson & Jhonson donadas por Estados Unidos en Bogotá, Colombia, 1 de julio, 2021. REUTERS/Nathalia Angarita

Yo invitaría a los colombianos a que en estas elecciones busquemos candidatos que nos propongan cosas. Yo creo que esta no debe ser una elección sobre personas o sobre grandes discursos, sino sobre propuestas concretas, cómo vamos a sacar adelante el sector productivo colombiano.

Lo segundo, qué va a hacer para superar la pobreza, tenemos que tener una política agresiva, indivisible para la erradicación de la pobreza y un candidato que definitivamente entienda la importancia de la seguridad como fundamento para que todos los demás derechos puedan convivir organizadamente en nuestro país.

Un candidato que valore la fuerza pública, que le dé el lugar que le corresponde de respeto y gratitud y que sobre todo, que haga respetar los derechos humanos, no solamente por parte de la fuerza pública, sino de cualquier ciudadano colombiano que pretenda violentar derechos humanos de cualquier otro compatriota.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR