Una muñeca con sangre: la amenaza a una defensora de Derechos Humanos en Jamundí

Es la cuarta intimidación grave que sufre Lina Tabares después de que intentaran estallar su carro y conociera de sicarios que pretenden asesinarla.

Amenaza con muñeca
Amenaza con muñeca

Lina Tabares, defensora de Derechos Humanos y asesora del posconflicto de la Alcaldía de Jamundí, denunció que ha recibido amenazadas en su contra. Esta vez, al llegar a su casa, la mujer se encontró con una muñeca untada de pintura roja amarrada en la puerta del domicilio. El juguete está colgado del cuello y tiene tanto las manos como los pies atados.

La líder comentó que no es la primera vez que la amenazan y que todas las veces en que la han intimidado han sido en su casa por el trabajo que ha adelantado con varias comunidades en Colombia, por lo que debe mantener constantemente escoltas entregados por la Unidad Nacional de Protección (UNP) y que puede exigió gracias a una tutela que presentó.

“En el momento uno pensaría que podría haber sido relacionado con Vudú, pero la muñeca estaba amarrada de pies y de manos, lo que lo lleva a uno a determinar que es un tipo de amenaza como las que se han venido presentando en las otras ocasiones”, señaló Tabares.

La mujer relató que su trabajo en Jamundí le ha traído diferentes situaciones, incluso el haber estado secuestrada por la disidencia de las Farc, exactamente por la Jaime Martínez que opera en esa zona del Valle del Cauca. Tabares ha trabajado en procesos de restitución de tierras y ha instaurado denuncias de minería ilegal, por lo que estos dos temas álgidos podrían ser las razones de las amenazas.

Finalmente afirmó que continuará con el equipo asignado por la UNP ya que sin eso estaría encerrada en su casa. Por ahora se intenta esclarecer quien puso la muñeca en la puerta de la defensora, esto a través de cámaras de seguridad.

En marzo del año pasado Tabares fue víctima de otra situación parecida cuando al salir de su casa, vio unas hojas debajo del carro en que se movilizaba, por lo que le pidió al escolta que revisara y él encontró, al lado del exosto algo que brillaba, así que llamaron al equipo antiexplosivos y le pidieron a la lideresa que entrara a la casa. El paquete estaba envuelto en papel aluminio y era pequeño, más que una mano, pero dentro había 20 gramos de pólvora negra.

Al parecer la idea era que al arrancar la camioneta, esta generara que el exosto se calentara, luego a la pólvora y se generara una explosión. Esa fue la tercera vez que intentaban acabar con su vida, anteriormente sufrió un atentado sicarial y le lanzaron explosivos a su domicilio.

En su momento dijo a Semana que:

Ayer estuve muy mal, porque si ese papel no se mete debajo de la camioneta nos hubieran matado. Eso me ha afectado mucho. Algún día acertarán y cerrarán mis ojos y sé que para ese día mi espíritu descansará por todo lo que ha dado. Solamente decirle a mis hijos, mi compañero, mi madre y mi familia: siento mucho hacerlos pasar por todo esto.

Tras conocerse la amenaza con la muñeca, Ariel Ávila y el representante a la Cámara, León Fredy Muñoz expresaron su apoyo a la lideresa. Esta es la cuarta vez que es amenazada fuertemente.


SIGA LEYENDO