Este municipio de Cundinamarca es famoso por las abducciones y avistamiento de ovnis

Por primera vez el pentágono valida un avistamiento de ovnis, desde hace 30 años, cuando un campesino aseguró haber sido raptado por extraterrestres, La peña de Juaica, en Tabio, es visitada por curiosos que esperan tener encuentros con enviados de otros planetas.

Imagen de referencia (iStock)
Imagen de referencia (iStock)

Las montañas del municipio de Tabio, Cundinamarca, no solo esconden tesoros de la belleza natural de nuestro país, sino que parecen ser un sitio visitado por seres de otros planetas, así lo retratan historias de los pobladores del lugar. El 5 de abril de 1991, un campesino habitante del municipio desapareció sin dar explicación, al otro día lo encontraron, estaba en Pitalito, Huila, y aseguró ser raptado por los extraterrestres.

Luis Heberto Rodríguez tenía 37 años y contó, en ese entonces, al diario local El Tiempo que salió muy temprano de su casa, montado en su caballo y camino a su trabajo, cuando fue interceptado por un aparato que tenía una luz muy fuerte. “Fui introducido en una cabina de cristal, donde había tres seres con trajes plateados que me hicieron bajar los pantalones y me colocaron un vidrio en la espalda. Siempre que la luz se encendía, yo perdía el conocimiento y veía un túnel con muchas entradas, como si estuviera a bordo de un avión volando”, citó el periódico.

En 2015, Blu Radio revivió la historia de Rodríguez y retrataron que el hombre solía despertarse en las noches y decirle a su esposa que veía luces extrañas en el cielo, su mujer, al igual que los vecinos, lo llamaban loco y creían que su historia era resultado de las bebidas alcohólicas. Sin embargo, la emisora contó que algunos pobladores aseguraban que, después de su supuesta abducción, Rodríguez, que era un campesino sin educación, se expresaba de manera locuaz y daba mensajes extraños.

Así retrató la historia el diario El Tiempo en 1991:

Foto: El Tiempo.
Foto: El Tiempo.

Ambos medios han hablado con el ufólogo, experto en el estudio de los fenómenos ovnis, William Chávez, quien ha estudiado las montañas que se encuentran entre Tabio y Tenjo durante varios años, recopilando datos sobre la presencia de extraterrestres y también tiene su propia historia con ellos. Chávez aseguró tener más de 100 imágenes, audios y videos que evidencian la presencia de ovnis y seres de otros planetas en esa zona de Cundinamarca.

Los hechos tienen en común La Peña de Juaica, conocida como La Puerta de los Dioses, una zona montañosa ubicada entre los municipios de Cundinamarca. Según El Espectador, el 24 de septiembre de 1994, después de un fuerte aguacero, el ufólogo Chávez se encontraba en la zona y tuvo contacto con seres de otro planeta, cosa de la que son testigos más de una decena de personas que acampaban en la vereda El Santuario.

Peña de Juaica. Imagen de archivo.
Peña de Juaica. Imagen de archivo.

A El Tiempo, Chávez retrató que tras sus estudios en la zona, en Juaica, desde los años 60 los pobladores reportaban extrañas desapariciones de los habitantes. Contó la historia de un joven de 18 años que desapareció en 1960 y apareció en 1980, lo curioso fue que seguía teniendo 18 años, el paso del tiempo no le había hecho efecto, “su mamá había envejecido y sufría un fuerte cáncer, él dijo que venía a curarla, que había estado con unos seres denominados ‘altaluz’ que viven en la dimensión Huaica”.

Como estas son varias las historias de habitantes y visitantes que ven luces y seres en La Peña, razón por la que el lugar se hace popular por la llegada de curiosos. Desde History Channel hasta otras producciones nacionales se han interesado en las historias sobre supuestos contactos extraterrestres que han ocurrido en la peña o en los alrededores de la serranía cundinamarqués.

Tanto los habitantes del lugar como otros visitantes han asegurado que detrás de la Peña de Juaica se pueden ver luces, con comportamientos anormales, que atribuyen a objetos voladores no identificados o seres místicos de otros tiempos.

Las luces de la Peña también fueron identificadas por las comunidades muiscas, quienes según una nota de El Tiempo en 1996, las atribuían a la visita de los dioses, las llamaban “ranchitos encendidos” o creían que se trataba de caballos danzantes. Los españoles también lo habrían nombrado sobre el siglo XVI como cerro de lucecitas danzantes.

Los campesinos de la zona y personas que lo conocen tienen diferentes explicaciones del suceso, algunos dicen que se trata de una fuerza electromagnética especial, que no ha sido comprobada; otros a la presencia ovni en el lugar y algunos creen que se trata de tesoros escondidos, las llamadas guacas. Los cuales habrían sido escondidos en la época de la colonia por los indígenas que habitaban en el lugar.

Sin embargo, debido a las constantes visitas que recibe de personas interesadas en conocer la Peña de Juaica o vivir una de sus supuestas experiencias extraterrestres, el entorno natural de ese sitio ubicado entre los municipios de Tenjo y Tabio se ha visto afectado.

Por esto, en marzo de este año, las Alcaldías de Tenjo y Tabio se unieron para decretar el cuidado de ese lugar como espacio cultural y por su importancia ambiental, a través de un acuerdo intermunicipal que se llamará “La Peña de Juaica Es De Todos”.

Las autoridades esperan mantener ese referente cultural e histórico en el mejor estado de conservación, sin perder la posibilidad turística que representa, pero sin que se afecte la naturaleza que lo reviste.

SEGUIR LEYENDO: