Nueva polémica por tala de árboles en la avenida 68 de Bogotá

Vecinos del barrio Villa Claudia, en la localidad de Kennedy, denunciaron que funcionarios del IDU cortaron árboles en el separador de la avenida carrera 68, en Bogotá.

Los vecinos salieron a altas horas de la noche para protestar, tanto por la tala de árboles, como por el ruido que producían las sierras que emplearon los funcionarios del Instituto de Desarrollo Urbano en el separador de avenida 68.

El proyecto al que responde esa nueva intervención de los árboles es la construcción de la troncal de Transmilenio por la avenida 68 en la ciudad, que requiere la construcción de 17 kilómetros del corredor vial, en el que se talarán varios organismos arbóreos, según anunció el IDU.

El Instituto aclaró que la administración distrital de Enrique Peñalosa dejó nueve resoluciones de la Secretaría de Ambiente para ese proyecto, en el que se contemplaba la tala de 2025 árboles.

Diego Sánchez Fonseca, director distrital del IDU, señaló que lograron reducir esa cifra en 30.32% que permite salvar unos 614 organismos. Por lo que la tala en ese corredor vial ascendería a 1.409 árboles en total.

La polémica llegó hasta el Concejo de Bogotá, donde la presidenta de la corporación, la concejal María Fernanda Rojas, solicitó a la administración distrital parar la tala de árboles en la ciudad y comparó al gobierno actual con el de Enrique Peñalosa.

De verdad la actitud de algunos funcionarios del IDU que están pasando por encima, no solo de la administración ciudadana, sino de la planeación y la intervención adecuada, de la ciudad, sobre todo en materia forestal. Uno siente que ahí hay personas que se quedaron con el chip de la administración anterior. Hay que contarles, le envío este mensaje al director del IDU, hay que recordarles a esos funcionarios que ya cambió el plan de desarrollo”, señaló la concejal Rojas.

La actual presidenta del cabildo distrital señaló que ya hay una carta anterior de varios concejales para implementar los protocolos para el tratamiento silvicultural en la ciudad. Rojas le pidió al director del IDU “que se ponga las pilas” para cambiar el enfoque del manejo ambiental en la ciudad.

El IDU explicó que 351 unidades que se encuentran actualmente sobre el corredor serán trasladadas, correspondientes a un 36.90%; 191 árboles tendrán tratamiento integral y 54 árboles más serán conservados en el lugar donde se encuentran.

“Con esta propuesta que enviaremos a la Secretaría Distrital de Ambiente, estaremos mejorando la condición ambiental futura del corredor, sembrando 2.549 nuevos árboles, bloqueando y trasladando 1.302 árboles, realizando tratamiento integral a 191 árboles y conservando 676, con lo que se pasa de 3.598 árboles a 4.718, para una relación de 1.00 a 1.32, llevando el proyecto a sus límites máximos frente al impacto ambiental. En esa medida, en ningún momento estamos haciendo una tala indiscriminada, al contrario, se denota el compromiso de esta Administración para desarrollar esta importante obra de infraestructura, con absoluto respeto del ambiente”, aclaró el director del IDU.

Adicionalmente, la compensación que plantea la norma, de acuerdo al Instituto, será superada. Mientras la Secretaria de Ambiente dispuso la siembra de 2.466 árboles y 911 metros cuadrados de jardinería; el proyecto en la avenida 68 plantea 2.549 árboles plantados y 53.962 metros de jardinería, en el área de influencia del proyecto, es decir los barrios de la localidad de Kennedy.

Para disuadir la polémica, el IDU también señaló que habrá un tratamiento silvicultural a los organismos con el fin de renovar la flora urbana; los residuos serán utilizados en otras áreas verdes de la ciudad, y las zonas de jardín que plantea el proyecto estarán a disposición del disfrute de los bogotanos.

Lo que se plantea para ese corredor vial, que es la razón de la tala, es el proyecto de Transmilenio que servirá como alimentadora de la Primera Línea Metro de Bogotá, es un proyecto de 17 kilómetros de longitud y cruza por 10 localidades de la ciudad: Kennedy, Tunjuelito, Puente Aranda, Fontibón, Usaquén, Chapinero, Suba, Engativá, Teusaquillo y Barrios Unidos.

“El proyecto generará 542 mil metros cuadrados de espacio público, mejorará las redes de infraestructura peatonal y de bici usuarios, con 13.69 kilómetros de ciclorrutas nuevas, 4.35 kilómetros de ciclorrutas rehabilitadas, quince (15) nuevos puentes peatonales y tres (3) rampas a puentes existentes adecuándolos para accesos a las estaciones, además de veintinueve (29) cruces semaforizados”, señaló el IDU.

Por la envergadura, ha sido calificado por el IDU como el segundo proyecto de infraestructura más importante de la capital después del Metro, y tendrá un costo de 2.6 billones de pesos.

SEGUIR LEYENDO: