Dos nuevos hipopótamos llegaron a la Hacienda Nápoles de Pablo Escobar

Como Paco y Joaco fueron bautizados estos dos ejemplares de la especie invasora que trajo el narcotraficante a Colombia en los años ochenta, y que ahora estpan siendo esterilizados para controlar su población.

Joaco y Paco


Foto: Noticias Caracol
Joaco y Paco Foto: Noticias Caracol

En el Magdalena Medio antioqueño fueron encontrados dos hipopótamos en libertad que fueron bautizados por la corporación autónoma Cornare como Paco y Joaco y entregados al parque temático Hacienda Nápoles, donde conviven los otros animales que son considerados como población invasora desde que Pablo Escobar los trajo en los años ochenta al país. Los dos ejemplares fueron esterilizados.

Según un reporte de Noticias Caracol, a estos dos ejemplares de 16 años aproximadamente, el macho dominante de la manda los habría expulsado de la Hacienda Nápoles y ahora, junto a Vanesa, que es otra de estos animales, tienen tres individuos que hacen parte del programa de bienestar animal, explicó Daniela Flórez, coordinadora del Santuario de Fauna del Parque Hacienda Nápoles.

David Echeverry, coordinador de Bosques y Biodiversidad de Cornare dijo que ya han reubicado seis y hay otros que ya tienen en la mira a otros hipopótamos. “Esto hace parte de unas líneas estratégicas del plan de manejo que tenemos construido de manera conjunta con Ministerio de Ambiente”, expresó.

Pablo Escobar importo hace décadas tres hipopótamos machos y una hembra a su zoológico privado en la hacienda Nápoles, tras su muerte se escaparon al río Magdalena, hoy se estima que la población está entre los 70 y 80 hipopótamos.

El Ministerio de Ambiente de Colombia anunció el pasado sábado que fue establecida la Estrategia Nacional para el Manejo del Hipopótamo con la que se busca establecer medidas para el control de la población de esta especie que llegó al país por la excentricidad del narcotraficante.

Esta iniciativa fue planteada en la Mesa Técnica Interinstitucional de Hipopótamos liderada por el viceministro de Políticas y Normalización Ambiental, Francisco Cruz, luego que la comunidad científica del país hiciera un llamado al Gobierno y a las entidades con respecto a esta preocupante situación que se presenta en la cuenca media del río Magdalena.

“Hemos llegado a la conclusión de que antes de tomar una decisión, debemos hacer un estudio detallado sobre esta especie que fue introducida en Colombia hace más de 30 años. Con esta estrategia, vamos a trabajar de la mano de científicos y adelantaremos un proceso participativo con las comunidades que viven cerca a los entornos donde habitan los hipopótamos”, aseguró el viceministro.

“En el país se ha comentado, recientemente, sobre los riesgos que para los seres humanos y la biodiversidad podrían generar los hipopótamos. De ahí la importancia de este documento planteado por el Ministerio y que profundizará en el tema antes de proceder con acciones que en su momento conocerán los colombianos”, indicó el Ministerio.

Según los científicos, ahora se están extendiendo por una de las principales vías fluviales del país: el río Magdalena, donde se han convertido en una gran afectación para los ecosistemas terrestres y acuáticos del Magdalena Medio.

Los científicos creen que su presencia podría afectar el ecosistema local de varias maneras: desde el desplazamiento de especies nativas que ya están en peligro de extinción, como el manatí, hasta la alteración de la composición química de las vías fluviales, lo que podría poner en peligro la pesca.

En un artículo publicado recientemente por el medio británico The Telegraph, varios ecologistas sugieren que este problema se está tornando cada vez más grave y parecería que el único camino que queda es el del sacrificio de esta especie. Advierten que se reproducen vorazmente y son una amenaza creciente para los ecosistemas de la región.

Según este medio, los científicos pronostican que la cantidad de hipopótamos aumentará a casi 1.500 para 2040 si no se toman acciones para mitigar su proliferación. “Los impactos ambientales serán irreversibles y la cantidad imposible de controlar (...) A nadie le gusta la idea de dispararle a un hipopótamo, pero tenemos que aceptar que ninguna otra estrategia va a funcionar”, le dijo a The Telegraph la ecologista Nataly Castelblanco-Martínez.

SIGA LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR