Una escena de celos y haberse apoderado del celular de Ana María Castro, las nuevas revelaciones de la Fiscalía para imputar feminicidio a Paul Naranjo

El ente investigador argumentó tener chats que evidenciaban estereotipos de género, así como una escena de celos de parte de Naranjo porque la víctima se habría besado con otro hombre.

Paul Naranjo - Ana María Castro.
Paul Naranjo - Ana María Castro.

A las 3 p.m. de este 10 de febrero se reanudará la audiencia de imputación de cargos de Paul Naranjo, uno de los señalados por el feminicidio de Ana María Castro, la joven de 21 años de edad hallada en la calle 80 con carrera 69, que murió luego ser trasladada al Hospital Simón Bolívar consecuencia de sus politraumatismos. Sucedió el 4 de marzo de 2020, y hoy la investigación sobre el crimen parece desenmarañarse para que no quede impune.

Paul Naranjo se entregó a las autoridades el 8 de febrero, y el martes que recién pasó se le imputó el cargo de femicidio agravado, al igual que a otro de los implicados, Julián Ortegón, que compareció el 27 de enero. Pese a la posibilidad de recibir una rebaja en la pena del 25 %, Naranjo no aceptó cargos. Su abogado, John Cadena Galvis manifestó que la Fiscalía no tenía las pruebas suficientes para atribuirle ese delito, pero el ente acusador afirmó lo contrario.

Paul Naranjo le habría hecho una escena de celos

Uno de los detalles que reveló la Fiscalía sobre la noche en que Ana María Castro salió con tres de sus amigos, Julián Ortegón, Paul Naranjo y Mateo Reyes del centro de entretenimiento Cantina Bar, con quienes se subió en un carro, donde el parecer fue golpeada y del cual fue arrojada, es que Naranjo le habría hecho una escena de celos.

El fiscal Gerardo Ariza argumentó que ese 10 de febrero “hubo una conducta celosa de Paul Arango en relación con la víctima”, al verla besándose con otro hombre. Así lo pudo comprobar el ente investigador tras revisar algunos chats que darían evidencia del comportamiento fundamentado en estereotipos de género, pieza clave para tipificar el delito.

Además de las pruebas de los celos, el fiscal manifestó tener evidencias de que en el interior del carro la mujer fue violentada. Para él, los politraumatismos que conllevaron a la muerte de Ana María Castro pudieron darse en dos momentos: al ser arrojada del vehículo y mientras se movilizaba en él. La coautoría de feminicidio agravado imputada por la Fiscalía radica también en que Paul Naranjo, quien conducía, no hizo nada para evitar su muerte.

En contra de Naranjo también juega que la noche del crimen se quedó con el celular de la víctima. “Su comportamiento social no fue el más adecuado, se burló de la justicia”, manifestó la Fiscalía, aduciendo que el dispositivo móvil habría dado pistas para dar celeridad al caso

Tres pruebas más en contra de Naranjo

Además de las mencionadas, hay tres pruebas más que dan sustento a la imputación realizada por la Fiscalía a Paul Naranjo. Una de ellas es la llamada del testigo Alejandro Vega a la línea de emergencia 123, asegurando que de un carro “botaron a una chica como si fuera un muñeco de trapo”. El audio de la comunicación dejó en evidencia la mentira de que Naranjo y Julián Ortegón bajaron del auto a Mateo Reyes y Ana María Castro, como los hoy imputados aseguraron alguna vez.

Línea123. Línea 123 Bogotá, ¿cuál es su emergencia?

Testigo. Buenas noches. Sobre la 80 llegando antes del puente a la Boyacá lanzaron a una chica de un carro y está botando mucha sangre. Está ahí acostada. Hay un muchacho hablando incoherencias y está tratando de ayudarla.

Testigo. Vi que el carro salió a toda, botaron la vieja, un man, un man.

Línea123. Me dice que de un carro botaron a una mujer y está herida sangrando, no me vaya a colgar.

Línea123. ¿Ella esta inconsciente?

Testigo. Yo la vi con ese chorrero de sangre. Pues yo la vi medio moverse. Creo que estaba medio agonizando.

La segunda prueba son los testimonios de quienes vieron al carro zigzagueando, pues de ella, según el ente acusador, se deduce que algo estaba pasando en el carro. Quizá los ocupantes estaban agrediendo a la víctima, de ahí los politraumatismos en su cuerpo. La tercera prueba, de la que la Fiscalía no tiene duda, es que tanto Naranjo como Ortegón mintieron en las versiones iniciales de lo ocurrido para desviar la investigación.

Defensa de Naranjo habría ofrecido una indemnización a la familia de la víctima

Antes de dar inicio a la audiencia, El Tiempo reveló que la defensa de Naranjo se reunió con integrantes de la Unidad de Vida de la Fiscalía General, para hacer una oferta de indemnización. Al parecer, el abogado del acusado buscaba que no se le imputara el delito de feminicidio sino el de homicidio culposo, que tiene una condena de hasta 8 años de cárcel.

La oferta tenía que ver con la camioneta marca Kia, de la que según contó un testigo fue arrojada Ana María Castro. El vehículo está en periodo de pago y tiene una “póliza que podría superar los 100 millones de pesos”, esa habría sido la oferta de la defensa de Naranjo para la familia de la joven.

Detención intramural, la petición de la Fiscalía

Argumentando que Paul Naranjo no se presentó de manera voluntaria en las primeras convocatorias para testificar sobre el caso, además de considerarlo un peligro para la sociedad, el Fiscal Gerard Ariza solicitó medidas de aseguramiento intramurales para Paul Naranjo.

La defensa del imputado manifestó su desacuerdo con la legalización de la captura, dado que, según ella, Naranjo no representa peligro para la comunidad, aportó las pruebas necesarias a la Fiscalía y no existe un riesgo de fuga. La tarde de este miércoles se conocerán las decisiones de la justicia.

También le puede interesar:





TE PUEDE INTERESAR