Un físico arhuaco en el Centro Internacional Abdus Salam de Física Teórica

Teyrungūmū Torres, quien pertenece a la comunidad indígena arhuaca, estudió física en la Universidad Nacional de Colombia y es el primer colombiano que ha tenido la oportunidad de conocer el centro de investigación auspiciado por las Naciones Unidas

Teyrungumu Torres es el primer colombiano invitado al Centro Internacional Abdus Salam de Física Teórica.
Teyrungumu Torres es el primer colombiano invitado al Centro Internacional Abdus Salam de Física Teórica.

Teyrungūmū Torres Zalabata es el primer físico Arhuaco de Colombia; graduado de la Universidad Nacional de Colombia es tutor del programa “Todos a Aprender”, del Ministerio de Educación. A mediados de enero de este año, Torres Zalabata visitó las instalaciones del Centro Europeo para la Investigación Nuclear, CERN.

La sede de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) se encuentra ubicada en la frontera franco-suiza, cerca de Ginebra, y en ella se encuentra uno de los nueve aceleradores de partículas del Centro Europeo para la Investigación Nuclear, organización que comenzó a funcionar el 10 de septiembre de 2008 y es conocida por el descubrimiento de lo que se llamó la “Partícula de Dios”.

Bosón de Higgs o la Partícula de Dios es un elemento que recoge la masa y le da tamaño y forma, permitiendo la formación de los átomos que conforman todo el universo. La teoría tiene su origen en 1964, aunque este elemento solo fue descubierto por el CERN en Suiza en 2012.

Hasta ese símbolo de la investigación científica llegó Torres Zabala, quien en su cuenta de Twitter, comentó: “Mi visita al CERN. Estar ahí creció en mí lo que mi comunidad (Comunidad indígena Arhuaco) me enseñó: comprender, apreciar y valorar la naturaleza”.

infobae-image

El interés de Torres Zabala por entender el origen y la profundidad de la naturaleza nació por la herencia que ha recibido de los abuelos mayores, los mamos y sabedores, de la Sierra Nevada de Santa Marta sobre la conexión entre la espiritualidad y la naturaleza.

“La comunidad pensó que una forma de lidiar con esto era llegar a conocer mucho sobre el conocimiento occidental en derecho, ciencia y otros campos, preservando sus propios valores y tradiciones”, explicó Torres para una entrevista para la Universidad Nacional. Teyrungūmū Torre se preguntó que qué podía enseñarle la visión y educación occidental a la naturaleza y, por este cuestionamiento, a los 14 años decidió que la física era el camino a seguir: “Es la ciencia fundamental la que trata y explica el fenómeno natural. Mi meta es encontrar la Esencia de los mecanismos y leyes que gobiernan los fenómenos a las muy pequeñas escalas”.

Según el arhuaco la física es una historia de dos culturas que ilustra perfectamente el poder de la ciencia como un lenguaje universal. Por medio de una donación del Centro Internacional Abdus Salam de Física Teórica (CIPT), Teyrungumu Torres pudo viajar a la planta de física y enriquecer sus estudios en el mecanismo de la ruptura de simetría espontánea y mecánica cuántica, al participar en una Escuela de Verano de Física de Partículas, de dos semanas de duración, su primera vez fuera de Colombia, en Trieste, Italia.

Me gustaría regresar a mi comunidad después de terminar mi educación y lograr una carrera como científico. Espero que al volver, haya la oportunidad de que muchas personas de todas las edades se familiaricen con la física. También animaría a otros jóvenes miembros de mi comunidad a seguir mis pasos para estudiar ciencias y matemáticas”, concluyó Torres.