Audios y chats vincularían a Richard Aguilar y Edwin Ballesteros con corrupción en Santander

Aguilar era gobernador del departamento durante los hechos, y Ballesteros era gerente de ESANT. Ambos están siendo investigados.

Richard Aguilar, senador por el Partido Cambio Radical. (Colprensa - Sofía Toscano)
Richard Aguilar, senador por el Partido Cambio Radical. (Colprensa - Sofía Toscano)

Una investigación de Noticias Caracol hizo públicos audios y chats de WhatsApp en los que los congresistas Richard Aguilar y Edwin Ballesteros se ven involucrados en lo que sería una red de corrupción en Santander, cuando Aguilar fue gobernador y Ballesteros era el gerente de la Empresa de Servicios Públicos del departamento (ESANT).

De acuerdo con la información revelada por ese medio, las conversaciones que tienen en su poder, y que fueron presentadas por dos testigos del caso ante la Fiscalía General de la Nación, probarían que Aguilar y Ballesteros sí están involucrados en contratos celebrados en el departamento que ascienden a los $500 mil millones por los que, actualmente, se investiga a los dos funcionario en la Corte Suprema de Justicia.

El punto de quiebre en el caso se da luego de que, la exsecretaria de infraestructura de Santander, Claudia Yaneth Toledo y su esposo, Lenin Darío Toledo, quienes hoy en día están también involucrados y enjuiciados por corrupción, por haber recibido un soborno de cerca de $3.000 millones en medio del contrato para la remodelación del estadio Alfonso López de Bucaramanga, aseguraran que tenían pruebas para inculpar a Aguilar y Ballesteros, y las presentaran ante el ente investigador y acusador.

En las pruebas, presentadas ante las autoridades competentes en el caso, y a las que tuvo acceso el equipo investigativo de Noticias Caracol, se escuchan conversaciones y se leen chats que evidencian la existencia de una red criminal de corrupción de la que ambos ambos funcionarios (Aguilar y Ballesteros) se vieron beneficiados.

El abogado de la pareja de esposos, Jaime Lombana, habló con ese canal de televisión y manifestó que, en efecto, las pruebas demostraban la existencia de una oficina paralela en donde se orquestaba toda la actividad criminal.

“Ellos declaran que existía una oficina paralela donde se estructuraban los pliegos, donde se elaboraban los pliegos, muy a la medida de la necesidad del respectivo contratista y de eso se derivaba una serie de coimas y de pagos y de comisiones que estaban regulados de una manera muy sofisticada (...) mi representada ha admitido que ella hizo parte de esa trama”, explicó Lombana, abogado defensor de la pareja.

En las pruebas entregadas por los esposos, se encontró, entre otras cosas, una conversación sostenida por Claudia Yaneth y Julián Libardo Jaramillo, ex exdirector de proyectos de la Secretaría de infraestructura y, según lo explica la investigación de Noticias Caracol, “persona de confianza de Richard Aguilar”.

El diálogo se dio cuando ella y su esposo ya se encontraban en prisión domiciliaria por haber recibido sobornos de $3.000 millones, y en donde se escuchaba a la mujer hablar de la cantidad de dinero que trataría de devolver para así llegar a un acuerdo con la justicia colombiana.

“Por eso, no, usted no me ha contestado, Julián, no ha contestado. La plata, usted viene aquí de emisario de los Aguilar a decir que la plata está”, dice Toledo, a lo que Jaramillo le contesta, “toda, toda, sí”, Claudia contrapregunta, “¿toda, indexada y toda?”, Jaramillo responde, “sí”.

Según la investigación de Caracol Noticias, lo que buscaba la pareja era devolver el dinero para, de esta manera, no tuvieran que delatar a nadie más en el caso por el que ambos están inculpados, a lo que Jaramillo, para tranquilizarla, le aseguró que el dinero se iba a conseguir para lograr con ese cometido: allí es cuando entran a relucir los nombres de Aguilar y Ballesteros.

“Un preacuerdo es que ustedes dicen vamos a preacordar con el fiscal Jorge Villamizar, deja una cifra con indexación, tiene rebaja, no tiene rebaja, tal. El man le presenta eso al juez, ahí se negocia el subrogado que es la medida que se deja en domiciliaria, debe ir ahí, por lo general va ahí (…) O sea que no sea la excusa la plata porque si son 3.000, 3.000 están el viernes, entonces la excusa no es la plata”, le explicó Julián Libardo Jaramillo a los esposos.

En medio de esos diálogos, Lenin, esposo de Claudia Yaneth le pregunta a Julián si Edwin (presuntamente Ballesteros) ya había aparecido, Julián le respondió que “él (Edwin) tiene que aportar y le vamos a pedir, si quiere saber la verdad, eso sí me ha estado llamando muchísimas veces. Uno que sí está como una ladilla es Richard (Aguilar), eso sí, mañana, tarde y noche”.

Incluso, en la conversación, Julián les aseguró que Richard estaba pendiente de ellos, y que pensaba en darles un pago mensual mientras solucionaban su situación legal.

Además de las llamadas, documentos, videos, y demás pruebas, la pareja entregó capturas de pantalla de un chat de WhatsApp en donde se evidenciaba la gestión de Edwin Ballesteros para pagarle a Lenin Pardo una coima de $650 millones de un contrato de obras públicas, cerrado en $4.346 millones. El contrato, según las confesiones de Lenin, habría sido concedido por el entonces Gobernador, Richard Aguilar, a cambio de un 15% del valor.