Luciana y Emmanuel, los nombres con los que más bautizaron a los bebés nacidos en el año de la pandemia

Registraduría presentó su top de nombres comunes además de los únicos, o “sin tocayos”, utilizados por los padres para nombrar a sus hijos.

Durante la pandemia, en Colombia, los padres acudieron a nombres comunes para llamar a sus bebés.
Durante la pandemia, en Colombia, los padres acudieron a nombres comunes para llamar a sus bebés.

Que el año anterior fue el más difícil de la historia reciente en el país, es un hecho que nadie discute. Sin embargo, la vida no se detuvo, y durante el transcurso de 2020, los padres de familia se acercaron a registrar sus hijos eligiendo nombres comunes como Luciana, Isabella, José; también, por supuesto, acudieron a la creatividad y llamaron a sus hijos con denominaciones poco comunes, los populares “sin tocayo”.

Esto último es significativo, dado que en Colombia hay más de 37.000 homónimos, es decir, personas que cuentan con el mismo nombre o apellido, pero, en la tierra del realismo mágico, los padres no se quedan atrás cuando deciden acudir a la recursividad e imaginación para nombrar a sus vástagos.

De acuerdo con reportes de la Registraduría Nacional del Estado Civil, los denominados “sin Tocayo”, personas que cuentan con un nombre fuera de lo común, difíciles de pronunciar, vinculados con gentilicios, personajes de la cultura popular, e incluso objetos, superan los 2.100.000 colombianos.

Para 2020, en un balance realizado por la entidad, se presentó el listado de dichos nombres singulares, así como las tendencias en nombres más comunes del país. Lo que es un espejo de cómo son nombrados e identificados a quienes serán el futuro del país.

Para los “sin tocayo” la Registraduría presentó los nombres más populares que usaron los ingeniosos padres: Alcario, Braider, Eferson, Kael Asaf, Leam Emir y Max Müller, para los niños.

En cuanto a las niñas, los nombres únicos que presentó la Registraduría fueron: Eudy, Liyi, Daela, Eliz Yael, Gia Tani, Laia Milu, entre otros que la misma entidad prefirió no divulgar.

Por otro lado, los denominados nombres comunes, o los más utilizados en el año 2020, de la pandemia, demuestran que la apuesta por lo seguro fue una tendencia de los padres:

Luciana: 4.216 registros

Isabella: 3.505 registros

Salomé: 2.829

Emmanuel: 2.688

Antonella: 2.643

Emiliano: 2454

Santiago: 2.383

Samuel: 2.256

Jerónimo: 2.167

Mariana: 2.160

En cuanto a los apellidos, la creatividad nacional quedó corta: el apellido Rodríguez es el más común del país, y está acompañado por González, Martínez y García.

Cabe señalar que Rodríguez lleva cinco años siendo el apellido más común de Colombia, con 9.883 registros.

González, el segundo, alcanza los 7.993 y Martínez con 7.605

Dado que el informe fue presentado durante la anterior temporada decembrina, la Registraduría Nacional recalcó que los nombres vinculados con las tradiciones religiosas hacen parte del ADN de la colombianidad: José, María, Jesús, incluso los personajes del Pesebre de Belén son utilizados frecuentemente por los padres que registran a sus hijos: Gaspar, Melchor y Baltasar.

Para María, los registros alcanzaron los 21.404; José tuvo 24.279, y Jesús cuenta con 13.782.

El nombre “Belén” tuvo 2.742 registros en 2020. Y “Nazareth” llegó a 316.

Otros nombres “fuera de lo común”

En Colombia ha hecho carrera que los padres asignen nombres curiosos, vinculándolos a fenómenos de la cultura popular o, en modo extremo, para buscar un diferencial en la identidad de sus vástagos, Entre los registros de antología se encuentran: Teotriste, Abalgamar, Atilio, Aristipo, Abaracuatira, Ariccksson, Abejo, Leonerso, Pascadio, Santoprimo, Siniberto, Ababdon de Jesús, Valduvino de Jesús y Gildardo Estanislao,reportados como “sin tocayo” por la Registraduría Nacional, además de no contar con homónimo.

Para las mujeres, nombres como Hildari, A Orfa, Epimenia, Sayuris Yudina, Sayuris Yurina, Deivis Isolina, Migleyxy, Diomarluvy, Diomar Suleiny, Edakatherinee, Zyryy Dulfiria y Mingris Mengris, están clasificadas como “sin tocayo” y tienen una ventaja: son inolvidables dado que no podrán ser confundidas con otras personas.

También le puede interesar

El plan de Ministerio de Educación para el regreso a clases en medio del segundo pico de la pandemia

Distrito, Ministerio de Salud y gerentes de IPS llegaron a un acuerdo para mejorar la capacidad hospitalaria en Bogotá

ONU y Gobierno Nacional invertirán 11 mil millones de pesos para proteger la vida de los líderes sociales durante los próximos dos años