Club El Nogal tendrá que pagar millonaria indemnización por atentado de las Farc

La condena fue imputada por la Corte Suprema de Justicia, la cual ordenó al club entregar la suma de dinero a los familiares de una de las victimas.


El atentado terrorista del Club El Nogal dejó 36 muertos y más de 200 heridos. Foto: Archivo de la Presidencia de la República.
El atentado terrorista del Club El Nogal dejó 36 muertos y más de 200 heridos. Foto: Archivo de la Presidencia de la República.

La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia anunció este jueves el fallo que condena al Club El Nogal a pagar una indemnización de cerca de $900 millones a los familiares de una de las víctimas del atentado que realizaron las Farc en las instalaciones de este club el 07 de febrero de 2003, y que dejó como saldo a 36 personas fallecidas y más de 200 heridas.

La condena se da por la solicitud de la familia de Gustavo Forero Rubio, quienes pidieron declarar civil y extracontractualmente responsable al Club El Nogal por la muerte de Rubio, debido a la “falta de diligencia” tanto en la prestación de la seguridad como en la selección de los socios, lo que derivo en el ingreso del carro con los explosivos.

Según información de la Revista Semana, en el fallo se indica que el Jefe de la Unidad Nacional contra el Terrorismo de la Fiscalía General de la Nación había dado a conocer el año anterior al suceso que, en la capital del país habían ocurrido seis atentados con explosivos, por lo que en la ciudad ningún establecimiento público o privado estaba exento de que le ocurrieran estos hechos. Por lo tanto, aunque el club fue víctima de la explosión, fue señalado de tener acción de omisión por el cumplimiento en su esquema de seguridad.

Con una autorización del beneficiario de una acción empresarial, sobrepasaron casi todas las reglas de seguridad, incumpliendo con la obligación de velar por la seguridad de las personas”, señala el apartado de la sentencia, de acuerdo con información de El Tiempo.

El Club intentó defenderse argumentando que se había tratado de un acto terrorista que había sido “imprevisible”, el cual fue perpetrado por las Farc, tal y como lo probarían cartas de la Fiscalía, las Fuerzas Militares, y la Policía donde se evidenciaba que no se tenía información sobre un ataque de ese tipo en la ciudad.

De acuerdo con El Espectador, la defensa del Nogal además añadió testimonios de sus empleados donde constataban las fuertes medidas de seguridad que tenía el club en ese entonces, y que de acuerdo con ellos era la mejor de estos centros en Bogotá, y aunque estos argumentos le sirvieron a la defensa para tener un fallo a su favor en 2013, la apelación de la familia de Forero Rubio logró que el Club El Nogal fuera declarado culpable.

Resultaba indiferente que se hubieran contratado los más exigentes servicios de vigilancia y control de acceso para el segmento, toda vez que se constataron debilidades en su prestación, lo que redundaba en un riesgo en la seguridad debida a quienes departían en las instalaciones sociales.”, indicó la Corte Suprema de Justicia en su fallo, de acuerdo con información dada a conocer por el mismo medio.

Inclusive en el mismo documento se señala que el Nogal no se consideraba un centro exento de un ataque de esa magnitud, pues de acuerdo con Semana, el club tenía una póliza de seguro que los amparaba por riesgo de terrorismo, y que además desde agosto de 2002, su esquema de seguridad incluía perros de vigilancia entrenados en antiexplosivos, los cuales ni siquiera estaban en la entrada del recinto el día de los hechos.

El fallo de la Corte también señala que además de tener que pagar la cuantía indicada a la familia de Forero Rubio, el Club El Nogal, también tendrá que “resarcir a todos ellos los daños morales, según los parámetros de la doctrina y la jurisprudencia.


TAMBIÉN PUEDE LEER

La MOE alerta del incremento de la violencia contra líderes sociales

Qué sigue en el proceso de imputación a responsables por caso Hidroituango

De ‘incoherente’ y ‘descarada’ tildaron a Juanita Goebertus por defender a Fajardo