$4.200 costará una carrera mínima en Bogotá a partir de 2021

Las tarifas de los taxis capitalinos verán un incremento del 3,02 % ,de acuerdo al decreto de la Secretaría de Movilidad de Bogotá.

/AFP
/AFP

Año nuevo, tarifas nuevas. De acuerdo con Caracol Noticias, la Secretaría de Movilidad de Bogotá ya tiene listo el proyecto de acuerdo, decreto y resolución que autoriza los ajustes a los montos sobre las carreras de taxi en la capital colombiana.

La idea del organismo es otorgar un incremento del 3,02 % como resultado de la diferencia de canastas de costo de 2019 y 2020. De esta manera, los taxistas bogotanos empezarían, desde enero de 2021, a cobrar de la siguiente manera:

· Valor por unidad cada 100 metros: $85

· Banderazo o arranque: $2.400

· Por cada segundo de espera: $85

· Recargo hacia y desde aeropuerto: $4.200

· Recargo nocturno y dominical: $2.000

· Carrera mínima: $4.200

· Servicio puerta a puerta: $800

· Recargo al terminal: $500

Por otra parte, también se anunciaron los parámetros a tener en cuenta para aquellos taxis que utilicen mecanismo de cobro a través de plataformas tecnológicas, dependiendo de si tienen o no factor de calidad:

· Costo por kilómetro: $908/$1.029

· Banderazo o arranque: $2.500/$2.900

· Recargo hacia y desde aeropuerto: $4-500/$5.100

· Recargo nocturno y dominical: $2.200/$2.500

· Carrera mínima: $4.500/$5.100

· Servicio puerta a puerta: $800/$900

· Recargo al terminal: $500/$600

· Factor de seguridad vial: $500

Al anunciar los nuevos montos, el documento expresa que el cálculo cambió ligeramente debido al “Factor de Seguridad Vial -FSV, el cual está basado en datos históricos de siniestralidad vial con vehículos de transporte individual tipo Taxi, en períodos similares y bajo condiciones normales de movilidad”.

Esto quiere decir que, la Secretaría de Movilidad no pudo comparar los datos de accidentalidad entre 2019 y 2020 pues se llegó a la conclusión de que, dada la situación de pandemia y las condiciones atípicas de movilidad que se presentaron este año, no eran comparables, por lo que no se tuvo en cuenta dicho indicador.

Sin embargo, el mismo decreto advierte que la tarifa establecida podrá revisarse mediante acto administrativo una vez “se levante el Estado de Emergencia Sanitaria decretada por el Ministerio de Protección Social y el Estado de Calamidad Pública en el Distrito Capital”.

¿Crisis?

El incremento le cae muy bien a un sector conformado por al menos 52.000 trabajadores y 59 empresas que también se vieron afectados económicamente por el aislamiento provocado por el covid-19.

Después de todo, y según un informe de El Espectador, en el punto más álgido de la pandemia los taxistas producían diariamente, en promedio, $80.000 que palidecían frente a los $190.000 acostumbrados. Agregando que sobre ese monto hay que descontar por lo menos un 60 % que se va en gastos operacionales. Pasaron, dice el diario, de unas 40 carreras diarias a apenas 10.

Al respecto, Hugo Ospina, presidente de la Asociación de Propietarios y Conductores de Taxi, le comentó a RCN Radio que la demanda de pasajeros alcanzó a desplomarse en un 80% para agosto.

La situación continúa incluso hoy, pues un reporte de CityTV encontró por lo menos 145 taxis amontonados en una bodega en el centro occidente de Bogotá, pinchados y en malas condiciones. Esto, según Michel Barrero, secretario del Sindicato Nacional de Transporte de Colombia”, porque “no hay quien los maneje”.

Por supuesto, el gremio no solo atribuye su mala hora a los miedos detrás de la idea montarse en un transporte público, así sea individual, en medio de una pandemia, sino también a costos extra que difícilmente han podido cubrirse como el SOAT, los préstamos vehiculares y hasta los gastos en desinfección, así como a la presencia de aplicaciones de economía colaborativa como Uber, DiDi y Beat.

Al respecto, y a pesar de las nuevas tarifas, los taxistas continúan divididos ante la discusión de aumentar o no las tarifas que regulan sus operaciones en Colombia bajo un sistema dinámico. Algunos consideran prudente ofrecer una tarifa por oferta y demanda, mientras que otros conductores siguen apoyando las protestas para acabar con la supuesta ilegalidad de dichas plataformas.

Lee también: Los Bogoshorts concilian la virtualidad y la presencialidad para celebrar su edición 18