Constructora del Puente Pumarejo retira demanda, pero no desiste del pleito jurídico

La firma española Sacyr confirmó el retiro del recurso judicial, pero anunció que lo presentará nuevamente para contar con un nuevo panel de árbitros.

Puente Pumarejo entre el Atlántico y Magdalena. Foto: Invías
Puente Pumarejo entre el Atlántico y Magdalena. Foto: Invías

Mediante un comunicado, la firma española Sacyr, confirmó que retiró su demanda arbitral contra el Instituto Nacional de Vías (Invías), presentada ante el tribunal de arbitramento de la Cámara de Comercio por presuntos sobrecostos en la construcción del nuevo puente Pumarejo, estructura que une el departamento del Atlántico con Magdalena, al norte del país. Si bien hizo el retiro del recurso mediante una carta con fecha del 20 de octubre, Sacyr aseguró que no abandonará sus pretensiones.

La constructora española argumenta que, en 2011, se solicitaron los modelos de diseño y estudios del puente y la firma realizó la labor pertinente. Sin embargo, en 2015, con el contrato adjudicado, Colombia hizo cambios en la reglamentación técnica en la construcción de puentes. Esto hizo que la empresa incurriera en sobrecostos al momento de ajustarse a dichas reglas.

Según el Ministerio de Transporte, las obras del puente Pumarejo, al principio, tenían un valor de $615.000 millones, pero, el balance al finalizar ascendía a $800.000 millones.

En un comunicado, Sacyr explica que, si bien no existen dudas sobre la imparcialidad de los árbitros dispuestos para el caso en la Cámara de Comercio, el motivo principal del retiro es la nueva conformación de árbitros y reafirma que no desistirán hasta encontrar un arreglo.

“Se ha decidido retirar la demanda (no desistir de la misma) y volverla a presentar en aras de que se vuelva a integrar un nuevo panel de árbitros en un ambiente de serenidad, confianza y garantías para ambas partes”, aseveró la firma en su comunicado.

Además, recalcan que la demanda no es una acción en contra del Estado colombiano. En el documento, Sacyr señala que “la demanda no va dirigida contra Colombia. Son acciones que se dan para dirimir las diferencias entre las partes de un contrato, son acciones contractuales y en este caso entre contratistas y las entidades contratantes”.

La constructora española afirma estar ejerciendo su derecho al arbitraje como empresa amparada por la ley, de manera que busca “defender sus intereses frente a las entidades públicas y privadas con las que contrata, por lo que no se trata de una demanda de Sacyr contra Colombia sino un arbitraje con las entidades contratantes en defensa de los derechos, y al revés”.

La otra demanda de Sacyr en Colombia

La española Sacyr también fue contratada para la construcción del puente Hisgaura, en Santander, famoso por presentar ondulaciones en su estructura. El llamado “puente de acordeón”, en redes sociales, fue inaugurado en enero de 2020, después de dos años de retrasos.

Hisgaura, que pasó pruebas de carga en 2018, se deterioró de manera acelerada con grietas en la parte inferior, deformaciones en la estructura externa y huecos en la vía. En 2019, el contratista instaló faldones de metal para que no fueran evidentes las ondulaciones, lo cual denunció la comunidad.

El 15 de octubre, se conoció que Sacyr demandó al Fondo de Adaptación, entidad que lo contrató, porque no se incluyeron en los $110.000 millones pactados los montos correspondientes a costo de las pruebas de carga, patologías y faldones para maquillar las ondulaciones. Las pretensiones de la firma superan los 3.000 millones de pesos.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos