El caparazón de las tortugas, una clave para entender por qué envejecen tan lento

Un nuevo estudio publicado en la revista científica “Science” es el más completo sobre longevidad y envejecimiento en animales de sangre fría. 114 científicos analizan 107 poblaciones silvestres que cubren 77 especies diferentes. Los detalles

El estudio encontró que algunas especies de tortugas no envejecían y mantenían el mismo prospecto de vida sin importar su edad
El estudio encontró que algunas especies de tortugas no envejecían y mantenían el mismo prospecto de vida sin importar su edad

Un nuevo estudio sobre los tetrápodos ectotérmicos (reptiles y anfibios) analiza las razones por las que los animales de sangre fría tienden a tener una esperanza de vida tan larga en relación con su tamaño.

Es el estudio más completo sobre longevidad y envejecimiento jamás publicado: 114 científicos analizan 107 poblaciones silvestres que cubren 77 especies diferentes. Se recopilaron y analizaron datos de décadas sobre el modo de regulación de la temperatura de los animales, la temperatura ambiental, las características distintivas y el ritmo de vida.

De las 30 especies de vertebrados conocidas que pueden sobrevivir más allá de los 100 años, 26 de ellas son ectotermos, por lo que los científicos estaban ansiosos por descubrir cómo estos animales se las arreglan para evitar la inevitabilidad de la muerte durante tanto tiempo.

Entre sus muchos hallazgos, que informan en la revista Science, los investigadores documentan por primera vez que las tortugas, los cocodrilos y las salamandras tienen tasas de envejecimiento particularmente bajas y una vida útil prolongada para su tamaño. El equipo también descubrió que los fenotipos protectores, como los caparazones duros de la mayoría de las especies de tortugas, contribuyen a un envejecimiento más lento y, en algunos casos, incluso a un “envejecimiento insignificante”, o falta de envejecimiento biológico.

“Estos diversos mecanismos de protección pueden reducir las tasas de mortalidad de los animales dentro de generaciones”, dice la bióloga evolutiva Beth Reinke, de la Universidad del Noreste de Illinois. “Por lo tanto, es más probable que vivan más tiempo y eso puede cambiar el panorama de selección entre generaciones para la evolución de un envejecimiento más lento”.

“Suena dramático decir que algunas especies no envejecen en absoluto, pero básicamente su probabilidad de morir no cambia con la edad una vez que han dejado de reproducirse”, afirmó.

Si un animal tiene una posibilidad entre 100 de morir a los 10 años, y una posibilidad entre 100 de morir a los 90 años, es un envejecimiento insignificante.

Tortuga Gigante de San Cristóbal, habita solamente en la isla del mismo nombre en las Galápagos y se encuentra clasificada como En Peligro de extinción (Fotografía: Diego F. Cisneros-Heredia /Archivo Laboratorio de Zoología Terrestre, Instituto IBIOTROP-USFQ)
Tortuga Gigante de San Cristóbal, habita solamente en la isla del mismo nombre en las Galápagos y se encuentra clasificada como En Peligro de extinción (Fotografía: Diego F. Cisneros-Heredia /Archivo Laboratorio de Zoología Terrestre, Instituto IBIOTROP-USFQ)

Se observó un envejecimiento insignificante en al menos una especie en cada grupo de ectotermos, incluidas ranas, salamandras, lagartijas, cocodrilos y tortugas.

Sin embargo, la investigación no respaldó una hipótesis diferente: confiar en las temperaturas externas para regular su temperatura corporal (como lo hacen los animales de sangre fría) y el metabolismo más bajo asociado no era garantía de una larga vida. El equipo descubrió que los ectotermos pueden vivir vidas mucho más largas o mucho más cortas en comparación con los endotermos de tamaño similar (animales de sangre caliente).

Esta variación en las tasas de envejecimiento y la longevidad fue mucho mayor que en las aves y los mamíferos. Los investigadores destacaron a las tortugas silvestres que envejecen lentamente: fue la única especie estudiada donde un metabolismo más bajo se vinculó con un envejecimiento más lento y una vida útil más larga, y fue la especie donde el efecto del fenotipo protector fue más fuerte.

“Podría ser que su morfología alterada con caparazones duros brinde protección y haya contribuido a la evolución de sus historias de vida, incluido un envejecimiento insignificante, o la falta de envejecimiento demográfico, y una longevidad excepcional”, dice la bióloga evolutiva Anne Bronikowski, de la Universidad Estatal de Michigan.

Se aplicaron métodos filogenéticos comparativos a datos de animales que habían sido capturados, etiquetados, liberados en la naturaleza y observados.

Es probable que la investigación detallada en este estudio resulte útil en el futuro en todo tipo de formas, ya sea investigando los patrones de envejecimiento en humanos o trabajando en esfuerzos de conservación para animales de sangre fría , y eso se debe en parte a la amplitud de tiempo que cubre.

Es el estudio más completo sobre longevidad y envejecimiento jamás publicado de animales de sangre fría
Es el estudio más completo sobre longevidad y envejecimiento jamás publicado de animales de sangre fría

También hay mucho más para investigar en la parte posterior del estudio: el equipo quiere ver cómo las tortugas de caparazón blando y las tortugas de caparazón duro difieren en términos de envejecimiento, lo que puede ser suficiente para identificar más claramente las razones detrás de esto.

“La investigación longitudinal es responsable de muchos hallazgos de investigación, como la monogamia y las relaciones huésped-parásito en los lagartos dormidos”, dice el ecologista Mike Gardner , de la Universidad de Flinders en Australia.

Estos conjuntos de datos a largo plazo que sustentan la esperanza de vida de los animales también son vitales para los esfuerzos de conservación de los reptiles”, concluye.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR