La NASA reveló las primeras imágenes del telescopio espacial James Webb, con selfie incluida

El mayor instrumento de observación espacial de la historia logró captar su primera estrella: un astro luminoso y solitario situado en la Constelación de la Osa Mayor

El telescopio James Webb ha sido descrito como una “máquina del tiempo” que podría ayudar a desentrañar los secretos de nuestro universo (Crédito de imagen: NASA)
El telescopio James Webb ha sido descrito como una “máquina del tiempo” que podría ayudar a desentrañar los secretos de nuestro universo (Crédito de imagen: NASA)

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio, más conocida como NASA, publicó las primeras imágenes de su telescopio espacial James Webb, incluida una selfie de su espejo principal. El observatorio de 10 mil millones de dólares (más de 8 mil millones de euros) se instaló en su órbita a un millón de millas de nuestro planeta el mes pasado, y se está preparando para mirar hacia atrás en el tiempo hacia el amanecer del universo.

Se esperaba que tomara sus primeras imágenes de estrellas en mayo, para su lanzamiento al público en junio, pero la agencia espacial de los Estados Unidos reveló planes para compartir instantáneas preliminares hoy. El resultado es un mosaico de imágenes de 18 puntos de luz estelar organizados al azar, el producto de los segmentos de espejo no alineados de Webb que reflejan la luz de la misma estrella en su espejo secundario y en la cámara principal del telescopio, llamada Cámara de Infrarrojo Cercano (NIRCam).

“Lo que parece una imagen simple de la luz de las estrellas borrosa ahora se convierte en la base para alinear y enfocar el telescopio para que Webb brinde vistas sin precedentes del universo este verano”, dijo la NASA. Durante el próximo mes, un equipo de científicos ajustará gradualmente los segmentos del espejo hasta que las 18 imágenes se conviertan en una sola estrella.

La NASA había advertido anteriormente que las imágenes no se parecerían a las impresionantes fotos del cosmos tomadas por telescopios espaciales similares. En cambio, la agencia espacial dijo que serían borrosas y repetitivas porque se tomaron como parte del proceso de ajuste del telescopio. “Todo el equipo de Webb está encantado con lo bien que se están dando los primeros pasos para tomar imágenes y alinear el telescopio. Estábamos tan felices de ver que la luz llegaba a NIRCam”, sostuvo Marcia Rieke, investigadora principal del instrumento NIRCam y profesora regente de astronomía de la Universidad de Arizona.

El telescopio espacial siendo empaquetado para su envío a su sitio de lanzamiento en Kourou, Guayana Francesa en una fotografía en el Parque Espacial de Northrop Grumman en Redondo Beach, California (REUTERS)
El telescopio espacial siendo empaquetado para su envío a su sitio de lanzamiento en Kourou, Guayana Francesa en una fotografía en el Parque Espacial de Northrop Grumman en Redondo Beach, California (REUTERS)

El primer trabajo del telescopio más grande y poderoso jamás lanzado al espacio fue enfocarse en la estrella similar al Sol HD 84406, en la constelación Ursa Major, que incluye el patrón estelar de la Osa Mayor que se encuentra a unos 260 años luz de distancia.

James Webb, que es el sucesor del icónico telescopio Hubble de tres décadas, tiene la ambiciosa misión de estudiar el universo primitivo, determinar qué tan rápido se está expandiendo ahora y analizar objetos en todo el cosmos, desde galaxias hasta exoplanetas.

Los científicos tenían dos objetivos principales con las imágenes que se acaban de publicar: confirmar que NIRCam estaba listo para recolectar luz de los objetos celestes y luego identificar la luz estelar de la misma estrella en cada uno de los 18 segmentos del espejo primario.

La NASA reveló que durante el proceso de captura de imágenes, que comenzó el 2 de febrero, Webb fue redireccionado a 156 posiciones diferentes alrededor de la ubicación prevista de la estrella y generó 1560 imágenes utilizando los 10 detectores de NIRCam, lo que equivale a 54 gigabytes de datos sin procesar.

Todo el proceso duró casi 25 horas, pero el observatorio pudo ubicar la estrella objetivo en cada uno de sus segmentos de espejo dentro de las primeras seis horas y 16 exposiciones. Luego, estas imágenes se unieron para producir un solo mosaico grande que captura la firma de cada segmento del espejo primario en un cuadro, dijeron los científicos.

Este mosaico de imágenes se creó apuntando el telescopio a HD 84406, una estrella brillante y aislada en la constelación de la Osa Mayor. Esta estrella se eligió específicamente porque es fácilmente identificable y no tiene estrellas de brillo similar cercanas, lo que ayuda a reducir interferencias de fondo. Cada punto dentro del mosaico está etiquetado con el segmento de espejo primario que lo capturó. Estos resultados iniciales coinciden estrechamente con expectativas y simulaciones (Créditos de la imagen: NASA)
Este mosaico de imágenes se creó apuntando el telescopio a HD 84406, una estrella brillante y aislada en la constelación de la Osa Mayor. Esta estrella se eligió específicamente porque es fácilmente identificable y no tiene estrellas de brillo similar cercanas, lo que ayuda a reducir interferencias de fondo. Cada punto dentro del mosaico está etiquetado con el segmento de espejo primario que lo capturó. Estos resultados iniciales coinciden estrechamente con expectativas y simulaciones (Créditos de la imagen: NASA)

Las imágenes publicadas son solo una parte de ese mosaico más grande, una imagen enorme con más de 2 mil millones de píxeles. “Esta búsqueda inicial cubrió un área del tamaño de la luna llena porque los puntos del segmento podrían haber sido los que se extendieron por el cielo”, subrayó Marshall Perrin, científico adjunto del telescopio de Webb y astrónomo del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial.

Y añadió: “Tomar tantos datos correctamente el primer día requirió que todas las operaciones científicas y los sistemas de procesamiento de datos de Webb aquí en la Tierra funcionaran sin problemas con el observatorio en el espacio desde el principio. ¡Y encontramos luz de los 18 segmentos muy cerca del centro al principio de esa búsqueda! Este es un gran punto de partida para la alineación de espejos”.

Cada punto en el mosaico es la misma estrella representada por cada uno de los 18 segmentos del espejo primario de Webb, un tesoro de detalles que los expertos en óptica y los ingenieros utilizarán para alinear todo el telescopio. En el futuro, las imágenes solo se volverán más claras, más detalladas y más complejas a medida que sus otros tres instrumentos comiencen a capturar datos.

La misión, que tanto se retrasó, finalmente entró en órbita el 25 de diciembre, marcando el comienzo de una nueva era en la exploración espacial, y hasta ahora ha estado funcionando sin problemas. El mes pasado desplegó todos sus espejos, para deleite de los ingenieros, y días después el observatorio espacial llegó a su lugar de estacionamiento en Lagrange Point 2.

“Las primeras imágenes de ingeniería producidas durante esta etapa del proceso, llamadas ‘identificación de imágenes de segmentos’, unen más de 1.000 imágenes para formar 18 versiones desenfocadas de una sola estrella”, escribió la NASA en una actualización ayer. “Esto sirve como punto de partida para alinear gradualmente los segmentos del espejo de Webb en un sistema preciso”.

Los equipos de ingeniería del Centro de Operaciones de la Misión del Telescopio Espacial James Webb de la NASA monitoreando el progreso mientras el segundo espejo primario del observatorio gira a su posición, en el Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial. en Baltimore (EFE)
Los equipos de ingeniería del Centro de Operaciones de la Misión del Telescopio Espacial James Webb de la NASA monitoreando el progreso mientras el segundo espejo primario del observatorio gira a su posición, en el Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial. en Baltimore (EFE)

El telescopio pasó la mayor parte de enero desplegándose lentamente en su camino hacia el segundo punto de Lagrange (L2), un área de gravedad equilibrada entre el sol y la Tierra donde permanecerá durante una década. Debido a su tamaño, más grande que una cancha de tenis cuando está completamente desplegado, Webb tuvo que plegarse para caber dentro del cohete Ariane 5 cuando se lanzó desde el puerto espacial de la Agencia Espacial Europea en la Guayana Francesa.

El famoso espejo dorado se compone de 18 segmentos hexagonales individuales. Cada uno de estos segmentos está controlado por siete actuadores que permiten un movimiento y enfoque precisos. Ahora están todos en sus posiciones desplegadas, pero se espera que su alineación tarde hasta tres meses. Una vez que esto esté completo, Webb estará listo para su misión de mirar más profundamente en el universo que nunca.

Descrito por la NASA como el principal observatorio de ciencia espacial de la próxima década, Webb observará principalmente el cosmos en el espectro infrarrojo, lo que le permitirá mirar a través de las nubes de gas y polvo donde nacen las estrellas.

En comparación, su predecesor Hubble ha operado principalmente en longitudes de onda ópticas y ultravioleta desde su lanzamiento en 1990. Webb es unas 100 veces más potente, lo que le permite observar objetos a mayores distancias, por lo tanto, más atrás en el tiempo que el Hubble o cualquier otro telescopio. Esto traerá a la vista un pantallazo del cosmos nunca antes visto, que data de solo 100 millones de años después del Big Bang, el punto crítico teórico que puso en marcha la expansión del universo observable hace aproximadamente 13.800 millones de años.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR