COVID-19: el nivel de una proteína podría predecir quién sufrirá un cuadro grave

Lo descubrió un equipo internacional de científicos. Afirmaron que el hallazgo permitirá pronosticar que un paciente necesitará hospitalización con una precisión del 78 por ciento

Un estudio realizado por científicos de diversos países sugirió que el nivel de una proteína específica podría ser útil para identificar quiénes pueden sufrir COVID-19 grave (REUTERS/Callaghan O'Hare)
Un estudio realizado por científicos de diversos países sugirió que el nivel de una proteína específica podría ser útil para identificar quiénes pueden sufrir COVID-19 grave (REUTERS/Callaghan O'Hare)

El continente americano ha sido hasta el momento el más afectado por la pandemia del coronavirus desde diciembre de 2019. Más de 92 millones de personas han recibido el diagnóstico de la enfermedad COVID-19. A nivel mundial, hay más de 240 millones de casos confirmados de COVID-19. La mayoría evoluciona con cuadros leves y moderados de la infección, pero el gran desafío aún es advertir a tiempo que una persona puede correr riesgos para su vida con el desarrollo de la afección. Un estudio realizado por científicos de Dinamarca, Estados Unidos, Portugal, Australia, Japón, Suiza, España y Alemania sugirió que el nivel de una proteína específica podría ser útil como marcador de riesgo de COVID-19 grave.

El trabajo fue realizado por investigadores de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, y podría ser una ayuda muy necesaria para combatir el virus. El estudio demuestra que el análisis de una proteína concreta de la superficie celular puede predecir quién está en peligro de sufrir una infección grave causada por el virus, según explicó el profesor adjunto Rajan Gogna, autor principal del nuevo estudio que fue publicado en la revista EMBO Molecular Medicine

“Las células tienen un llamado estado de aptitud, y analizándolo podríamos predecir la hospitalización o la muerte en los pacientes con COVID-19, lo que podría convertir este biomarcador en una herramienta de predicción temprana, sobre todo porque puede detectarse a partir de las pruebas comunes de hisopado nasal de COVID-19″, afirmó Gogna, quien forma parte del Grupo Won del Centro de Investigación e Innovación Biotecnológica.

Arutha Kulasinghe es investigador de la Universidad de Queensland, en  Australia, y participó en la investigación sobre el biomarcador de cuadros graves de COVID-19
Arutha Kulasinghe es investigador de la Universidad de Queensland, en Australia, y participó en la investigación sobre el biomarcador de cuadros graves de COVID-19

Si el estado de aptitud es malo, indica que la célula no se desarrolla bien, ya sea porque está envejecida, carece de fiabilidad, tiene un metabolismo que funciona mal o es propensa a las enfermedades, entre otras razones. En 2021, el equipo de investigación descubrió que el estado de salud se expresa en unas proteínas que llaman “hFwe-Lose”. Estas proteínas están en la superficie de la célula y se expresan de dos formas, explicó Gogna.

“En una forma, indican a las células circundantes que esta célula está bien. En la otra forma, indican al tejido circundante que esta célula en particular no está bien y, por lo tanto, tiene un mal estado de salud. Si el estado de salud de la célula no es bueno, la célula será eliminada por las células circundantes”, especificó.

El hallazgo sería especialmente útil en los casos de la fase inicial de la enfermedad COVID-19. Porque la expresión de la proteína “hFwe-Lose” podría predecir con exactitud la hospitalización o la muerte, así como predecir quién tendría una infección menos grave, según los investigadores.

Los investigadores afirman que el método podía predecir quiénes necesitan hospitalización con una precisión del 78,7 por ciento (Inquam Photos/Octav Ganea via REUTERS /Archivo)
Los investigadores afirman que el método podía predecir quiénes necesitan hospitalización con una precisión del 78,7 por ciento (Inquam Photos/Octav Ganea via REUTERS /Archivo)

“El método podía predecir quiénes necesitaban hospitalización con una precisión del 78,7 por ciento. Con los pacientes de COVID-19 que no tendrían una infección grave, la predicción fue precisa en un 93,9 por ciento”, afirma el profesor asociado y jefe de grupo Kyoung Jae Won, que analizó los datos utilizando la tecnología de “machine learning”.

Para analizar los datos, los investigadores realizaron un examen post-mortem del tejido pulmonar infectado en pacientes de COVID-19 fallecidos para determinar el papel biológico de las proteínas “hFwe-Lose” en la lesión pulmonar aguda, que es la principal causa de muerte de la enfermedad.

Mediante el uso de muestras a partir de hisopados nasales, también realizaron un estudio observacional para evaluar si la expresión de la proteína podía predecir con exactitud la hospitalización o la muerte. “La aptitud celular, expresada por la proteína “hFwe-Lose”, podría ayudar a explicar por qué algunas personas responden mal a la COVID-19 y ofrecer la oportunidad de preidentificar a los individuos de alto riesgo. Este descubrimiento tiene el potencial de ayudar a salvar sus vidas alertándoles gravemente para que se protejan más, o hasta que tengan la suerte de conseguir una vacuna”, argumentaron.

Los casos graves de COVID-19 también pueden producirse en personas jóvenes con comorbilidades (REUTERS/Gleb Garanich)
Los casos graves de COVID-19 también pueden producirse en personas jóvenes con comorbilidades (REUTERS/Gleb Garanich)

La edad influye en la aptitud de las células, pero los investigadores han visto muchos casos en su base de datos en los que personas de 80 años tienen un perfil de aptitud pulmonar muy bueno, que es la principal área en la que se mide la aptitud celular para predecir el resultado de la infección por COVID-19, explicó Rajan Gogna.

“También hemos visto morir a gente joven en países como India, Indonesia y Brasil. Porque no es sólo la edad sino las comorbilidades lo que repercute en el nivel de aptitud de la célula tanto en el tracto respiratorio superior como en el inferior. También se sabe que la señalización de la insulina, la diabetes y la hipertensión desempeñan un papel en la determinación de la aptitud celular”, añadió el científico.

La señalización de la insulina, la diabetes y la hipertensión desempeñan un papel en la determinación de la aptitud celular asociada al riesgo de complicaciones por COVID-19 (REUTERS/Gleb Garanich)
La señalización de la insulina, la diabetes y la hipertensión desempeñan un papel en la determinación de la aptitud celular asociada al riesgo de complicaciones por COVID-19 (REUTERS/Gleb Garanich)

Los investigadores esperan que su descubrimiento sea oportuno, debido a la persistencia del COVID-19 y al aumento de casos y muertes en varias naciones fuera del mundo occidental a pesar de las vacunas. “En muchos países, las poblaciones necesitan protegerse de los peores resultados. Creemos que estos lugares podrían beneficiarse de nuestro descubrimiento”, dijo Gogna.

Consultada por Infobae, la doctora Elisa Estenssoro, especialista en cuidados intensivos, asesora de la Escuela de Gobierno en Salud Floreal Ferrara, que depende del Ministerio de Salud bonaerense e integrante del comité ejecutivo de la Federación Mundial de Sociedades de Terapia Intensiva, opinó sobre el hallazgo del equipo internacional: “En medicina crítica y en enfermedades como COVID-19, se han postulado diferentes biomarcadores para pronosticar los casos graves pero hasta el momento no hay alguno que haya demostrado ser consistentemente eficaz para determinar el diagnóstico, el pronóstico y el tratamiento de los pacientes. Este estudio publicado en EMBO Molecular Medicine con el biomarcador de la proteína “hFwe-Lose” es interesante, pero debería ser continuado en una muestra mayor de pacientes para evaluar si realmente tiene utilidad y pasa la prueba del tiempo”.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR