La resistencia de los murciélagos al COVID-19 podría ser la llave para nuevos tratamientos

Estos animales desarrollan una enfermedad leve tras la infección por SARS-CoV-2. Esa reacción podría ayudar en la búsqueda de nuevas terapias para humanos, según un estudio publicado en Science Immunology

"El uso de las respuestas de los murciélagos al SARS-CoV-2 puede proporcionar información clave sobre las terapias para COVID-19 en humanos", determinó el estudio (Europa Press)
"El uso de las respuestas de los murciélagos al SARS-CoV-2 puede proporcionar información clave sobre las terapias para COVID-19 en humanos", determinó el estudio (Europa Press)

El conocimiento sobre la respuesta inmune de los murciélagos, que desarrollan una enfermedad leve en respuesta a la infección por SARS-CoV-2, ofrece una nueva perspectiva y pueden orientar el desarrollo futuro de nuevas terapias.

A esa conclusión llegaron investigadores del Departamento de Pediatría de la Universidad de Monash y del Instituto de Investigación Médica de Hudson, según los que “el conocimiento detallado sobre las respuestas inmunitarias que sustentan COVID-19 y sobre las estrategias que utiliza el SARS-CoV-2 para evadirlas, puede proporcionar una guía fundamental para los investigadores y médicos que desarrollan y administran terapias inmunomoduladoras que pueden salvar vidas”.

En colaboración con colegas en Australia y China, los investigadores publicaron sus conclusiones en la revista Science Immunology, entre las que aseguraron que “el uso de las respuestas de los murciélagos al SARS-CoV-2 puede proporcionar información clave sobre las terapias para COVID-19 en humanos”.

La revisión dirigida por el profesor Marcel Nold y la profesora asociada Claudia Nold se centró en observar cómo el virus que causó la actual pandemia genera estragos en el sistema inmunológico humano.

Desde que se identificó por primera vez en diciembre de 2019, el SARS-CoV-2 mutó y las variantes Alpha, Beta y Delta son más infecciosas que la versión original. Específicamente, el linaje Delta es 60-79% más transmisible que Alfa, y presumiblemente más mortal, según Nold.

Los autores analizaron las mejores estrategias con respecto a la elección y el momento de los diversos tratamientos disponibles en la actualidad (Europa Press)
Los autores analizaron las mejores estrategias con respecto a la elección y el momento de los diversos tratamientos disponibles en la actualidad (Europa Press)

Las variantes de SARS-CoV-2 con mutaciones de proteínas de pico comenzaron a aparecer en el tercer trimestre de 2020. Algunas de estas variantes se transmiten más fácilmente, pueden provocar una sintomatología alterada y / o la gravedad de la enfermedad COVID-19 y también pueden afectar la edad y el sexo perfiles y tasas de reinfección.

Probablemente debido a las diferencias en su pico y nucleoproteínas, el SARS-CoV y el MERS-CoV pueden precipitar una enfermedad grave del tracto respiratorio inferior, agotamiento inmunológico, hiper inflamación sistémica, tormenta de citocinas, insuficiencia multiorgánica y muerte.

Los murciélagos contraen el virus pero muestran una enfermedad mínima. Los autores dicen que “prevenir la progresión a una enfermedad grave o tratarla eficazmente, en otras palabras, emular a los murciélagos, aliviaría notablemente el sufrimiento y salvaría vidas”.

Según el profesor asociado Nold, estudiar la forma en que los murciélagos resisten a los coronavirus es una promesa sustancial no sólo para las infecciones con SARS-CoV-2, sino que también brinda más herramientas “para la próxima epidemia o pandemia”.

La revisión dice que el ancestro común del actual coronavirus probablemente apareció en murciélagos hace entre 40 y 70 años, “aunque la especie exacta de murciélago o el huésped intermedio involucrado en el brote de 2019 sigue siendo difícil de alcanzar”.

Los autores dicen que "prevenir la progresión a una enfermedad grave o tratarla eficazmente, en otras palabras, emular a los murciélagos, aliviaría notablemente el sufrimiento y salvaría vidas" (Europa Press)
Los autores dicen que "prevenir la progresión a una enfermedad grave o tratarla eficazmente, en otras palabras, emular a los murciélagos, aliviaría notablemente el sufrimiento y salvaría vidas" (Europa Press)

Si bien los murciélagos pueden infectarse entre sí con SARS-CoV-2, no muestran efectos clínicos ni muestran los mismos problemas en los pulmones que afectan tanto a los humanos.

Los autores sugieren que algunas de las formas en que los murciélagos parecen resistir al COVID podrían usarse en terapias, como el ajuste fino de la respuesta inmune humana al virus en formas que los murciélagos parecen usar, incluido el aumento de las respuestas de interferón de tipo I y III o, una vez grave se desarrolló una enfermedad que bloquea los inflamasomas para imitar lo que sucede en los murciélagos.

Según Nold, esto “podría minimizar la inflamación excesiva, el agotamiento inmunológico y las tormentas de citocinas que se experimentan en los humanos”.

Con base en estos conocimientos, los autores analizaron las mejores estrategias con respecto a la elección y el momento de los diversos tratamientos disponibles en la actualidad, y las vías actualmente subdesarrolladas que pueden ser prometedoras para aliviar el sufrimiento causado por el COVID-19 en todo el mundo.

SEGUIR LEYENDO




TE PUEDE INTERESAR