¿Estamos más cerca de la vacuna nasal?: por qué para los expertos tienen una ventaja superadora

Si bien hasta ahora todas las formulaciones de este tipo se encuentran en Fase I, los últimos avances son “muy alentadores” sobre la inmunidad que generan. Cuál es el plus que ilusiona a los investigadores

"Una limitación fundamental de las vacunas intramusculares es que no están diseñadas para provocar inmunidad mucosa" (Getty)
"Una limitación fundamental de las vacunas intramusculares es que no están diseñadas para provocar inmunidad mucosa" (Getty)

A un año y seis meses de la pandemia por COVID-19, bien se sabe que la entrada del virus al organismo ocurre a través de las fosas nasales.

De allí que generar una “barrera” contra el SARS-CoV-2 en el mismísimo lugar por el que ingresa al cuerpo y antes de que se propague a los pulmones es un objetivo que persigue la ciencia desde el inicio de la actual emergencia sanitaria.

Y eso es lo que prometen las vacunas nasales que están en estudio.

En un reciente trabajo publicado en la revista iScience, investigadores del MD Anderson de la Universidad de Houston, en los Estados Unidos, presentaron datos muy alentadores de una vacuna intranasal que proporciona inmunidad local duradera contra los patógenos inhalados.

Según explicaron los investigadores, “las vacunas intramusculares provocan inmunidad celular y humoral sistémica que previene la enfermedad grave y la mortalidad. Sin embargo, en el contexto de virus respiratorios como el SARS-CoV-2, esto es inadecuado para prevenir la transmisión viral”. “La nariz y el tracto respiratorio superior son las principales vías de entrada de patógenos por inhalación como el SARS-CoV-2 -argumentaron-. Como era de esperar, el compartimento nasal mostró una susceptibilidad particular a la infección por SARS-CoV-2 y puede servir como reservorio inicial para la posterior siembra del virus en el pulmón. En consecuencia, la inmunidad preexistente dentro del tracto respiratorio es muy deseable para prevenir la invasión de patógenos”.

La nariz y el tracto respiratorio superior son las principales vías de entrada de patógenos por inhalación como el SARS-CoV-2
La nariz y el tracto respiratorio superior son las principales vías de entrada de patógenos por inhalación como el SARS-CoV-2

Los datos emergentes respaldan la función de las respuestas de las células T para contribuir a la protección independientemente de las respuestas de los anticuerpos. “Evaluamos las respuestas de las células T en los ratones inmunizados utilizando un grupo de 15 meros que se dirigen a regiones altamente conservadas de la proteína S entre el SARS-CoV y el SARS-CoV-2 -detallaron-. Los cinco animales inmunizados con la NanoSTING-Trimer mostraron respuestas de células T esplénicas con una media de 144 IFN-gamma puntos / 10 6 células. En conjunto, estos resultados muestran que una única administración intranasal usando NanoSTING-Trimer provocó sólidos anticuerpos neutralizantes en suero y respuestas de células T”.

“La vacunación a través de las mucosas puede estimular la inmunidad tanto sistémica como de las mucosas y tiene la ventaja de ser un procedimiento no invasivo adecuado para la inmunización de grandes poblaciones”. Navin Varadarajan es el autor del informe y precisó que “sin embargo, la vacunación de las mucosas se ha visto obstaculizada por la falta de una administración eficaz del antígeno y la necesidad de adyuvantes apropiados que puedan estimular una respuesta inmune robusta sin toxicidad”.

Para resolver esos problemas, el equipo pudo encapsular el agonista del estimulador de genes de interferón (STING) dentro de partículas liposomales para producir el adyuvante llamado NanoSTING. La función del adyuvante es promover la respuesta inmunológica del cuerpo.

NanoSTING tiene un tamaño de partícula pequeño de alrededor de 100 nanómetros, que exhibe propiedades físicas y químicas significativamente diferentes al adyuvante convencional.

La distribución equitativa requiere vacunas que sean estables y que se puedan enviar fácilmente (Getty)
La distribución equitativa requiere vacunas que sean estables y que se puedan enviar fácilmente (Getty)

“Nuestros resultados muestran que la formulación de la vacuna candidata es segura, produce respuestas inmunitarias rápidas, dentro de siete días y genera una inmunidad integral contra el SARS-CoV-2” , subrayó Varadarajan.

Y tras señalar que “una limitación fundamental de las vacunas intramusculares es que no están diseñadas para provocar inmunidad mucosa”, destacó que “la vacuna nasal también servirá para distribuir equitativamente las vacunas en todo el mundo”.

Se estima que los países del primer mundo ya se aseguraron dosis y vacunaron a la mayor parte de sus poblaciones con las formulaciones intramusculares, mientras que miles de millones de personas en países como India, Sudáfrica y Brasil no están inmunizadas. Y la existencia de nuevos brotes en esas zonas y la propagación del virus facilitan la evolución viral, lo que reduce la eficacia de todas las vacunas.

“La distribución equitativa requiere vacunas que sean estables y que se puedan enviar fácilmente. Como hemos mostrado, cada uno de nuestros componentes, la proteína (liofilizada) y el adyuvante (NanoSTING) son estables durante más de 11 meses y pueden almacenarse y enviarse sin la necesidad de congelación” , añadió Varadarajan otras de las ventajas de la formulación nasal que estudia.

SEGUIR LEYENDO





TE PUEDE INTERESAR