Científicos buscan crear vacunas “universales” para combatir cualquiera de los coronavirus

Se trata de distintas iniciativas científicas que trabajan en ese sentido, una de las cuales está liderada por la asociación mundial Coalition for Epidemic Preparedness Innovation. Aspiran a evitar que se repita una pandemia como la de COVID-19

Coalition for Epidemic Preparedness Innovations (CEPI, por sus siglas en inglés), una asociación mundial que desarrolla inmunizantes, avanza en la generación de una vacuna “todo en uno” (EFE/Nathalia Aguilar/Archivo)
Coalition for Epidemic Preparedness Innovations (CEPI, por sus siglas en inglés), una asociación mundial que desarrolla inmunizantes, avanza en la generación de una vacuna “todo en uno” (EFE/Nathalia Aguilar/Archivo)

Cuando la salida de la pandemia de COVID-19 aún se ve lejos, científicos están pensando en evitar futuras crisis similares a través de distintas alternativas. Una de ellas fue la anunciada la semana pasada por el infectólogo asesor del gobierno de EEUU Anthony Fauci, quien habló de crear “vacunas prototipo” para combatir los diferentes virus que potencialmente tengan capacidad de expandirse por el mundo, en tanto que la Coalition for Epidemic Preparedness Innovations (CEPI, por sus siglas en inglés), una asociación mundial que desarrolla inmunizantes, avanza en la generación de una vacuna “todo en uno” para proteger contra una amplia gama de coronavirus, incluido el SARS-CoV-2 y sus diferentes variantes. Una iniciativa similar explora VBI Vaccines, una compañía estadounidense, que trabaja en inoculantes contra las diferentes variantes del nuevo coronavirus.

Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo que está pidiendo a las autoridades de EEUU que liberen fondos por varios miles de millones de dólares para que en los próximos 5 años sea posible prepararse para afrontar una nueva pandemia a través de la creación de “vacunas prototipo” para enfrentar la posible aparición de otros virus.

La iniciativa consistirá en fabricar “vacunas prototipo” contra unas 20 familias de virus con capacidad potencial de generar una nueva pandemia. Las herramientas científicas que se utilizarían serían las mismas que resultaron exitosas para elaborar los inoculantes contra el COVID-19. Los investigadores deberán descubrir la estructura molecular de cada virus y aprenderían como generar en el organismo humano los anticuerpos exactos para combatir esos virus.

“Si obtenemos el financiamiento, que creo que lo haremos, probablemente comenzará en 2022”, reveló entonces Fauci, y agregó que ha estado promoviendo la idea “en discusiones con la Casa Blanca y otros” organismos del estado norteamericano.

Por su parte, la Coalition for Epidemic Preparedness Innovations, una asociación mundial que desarrolla vacunas contra enfermedades infecciosas, lanzó un plan quinquenal de 2.500 millones de libras esterlinas para ``reducir o incluso eliminar el riesgo futuro de pandemias‘’. La nueva campaña incluye una asociación de 24 millones de libras con VBI Vaccines, una compañía estadounidense, para desarrollar vacunas contra todas las variantes del SARS-CoV-2, incluidas las cepas Delta, Beta (sudafricanas) y Gamma (brasileñas) que se cree que son más transmisibles y mortales. CEPI, que ha recibido 276 millones de libras esterlinas en fondos del gobierno del Reino Unido, también está buscando propuestas de investigadores que trabajan en vacunas “todo en uno” que podrían proteger contra una amplia gama de coronavirus, incluidos el SARS, MERS y COVID-19.

En Reino Unido, principal impulsor de una de estas iniciativas, los casos de COVID-19 han comenzado a bajar, paradójicamente coincidiendo con el levantamiento de la mayoría de las restricciones reglamentadas desde el inicio de la pandemia, aunque los científicos de ese país continúan viendo con escepticismo esa situación y no descartan un repunte de los contagios.

El asesor del gobierno de EEUU Anthony Fauci pidió fondos para crear "vacunas prototipo" (J. Scott Applewhite/Pool via REUTERS)
El asesor del gobierno de EEUU Anthony Fauci pidió fondos para crear "vacunas prototipo" (J. Scott Applewhite/Pool via REUTERS)

“Un brote de un miembro diferente de la familia de virus del coronavirus es inevitable, debido a una confluencia de factores ambientales y de estilo de vida, como los viajes rápidos y las grandes ciudades”, dijo Ted Schenkelberg, cofundador del Proyecto de Vacunas Humanas, una organización de investigación internacional con sede en Nueva York.

“Vivimos en un mundo propicio para las pandemias”, aseguró, por eso podría acercar una solución una vacuna universal, un único pinchazo que ofreciera protección contra COVID-19, todas sus variantes y todos los miembros de la familia del coronavirus.

El virus SARS-CoV-2, que causa el COVID-19, es el tercer coronavirus que pasa de animales a humanos en las últimas dos décadas. En 2002, el SARS (síndrome respiratorio agudo severo) surgió en China e infectó a más de 8.000 personas, de las cuales 774 murieron. Luego, en 2012, apareció el MERS (síndrome respiratorio de Oriente Medio) en Arabia Saudita y causó la muerte de 881 personas en todo el mundo.

Con 198 millones de casos de COVID-19 en todo el mundo y más de 4,2 millones de muertes, muchos científicos, con el respaldo de gobiernos, aspiran a evitar que se repita lo que comenzó a fines de 2019.

El SARS y el MERS eran menos infecciosos que el COVID-19 pero mucho más mortales, ya que este último mató a un tercio de los infectados. El temor es que una cepa futura pueda combinar la fácil transmisión del COVID-19 y la letalidad del MERS.

Todavía la ciencia trabaja para obtener la vacuna adecuada para el SARS-CoV-2 y las nuevas cepas que están surgiendo, pero dado que todos los coronavirus tienen algunas características comunes, las investigaciones han comenzado.

A principios de este año, la CEPI, una asociación mundial que desarrolla vacunas contra enfermedades infecciosas, lanzó un plan quinquenal de 2.500 millones de libras esterlinas para ``reducir o incluso eliminar el riesgo futuro de pandemias‘’.

La nueva campaña incluye una asociación de 24 millones de libras esterlinas con VBI Vaccines, una compañía estadounidense, para desarrollar una vacuna contra todas las variantes del SARS-CoV-2, incluidas las distintas cepas que se creen son más contagiosas. CEPI, que ha recibido 276 millones de libras esterlinas en fondos del gobierno del Reino Unido, también está buscando propuestas de investigadores que trabajan en vacunas “todo en uno” que podrían proteger contra una amplia gama de coronavirus, incluidos el SARS, MERS y COVID-19.

“Es muy poco probable que el SARS-CoV-2 sea el último coronavirus”, dijo Richard Hatchett, director ejecutivo de CEPI. “Sabemos por la historia que es casi seguro que más coronavirus volverán a pasar de animales a humanos y causarán enfermedades‘’, destacó Ted Schenkelberg, quien tiene experiencia en enfermedades infecciosas y trabajó en programas de vacunas contra el VIH.

La idea de una vacuna universal es que debe funcionar con cualquiera de los coronavirus conocidos, o con cualquier otro que esté al acecho en los reservorios animales. “Idealmente, queremos estar en una posición en la que tengamos vacunas almacenadas antes de que ocurra un brote; o mejor aún, tener a las personas vacunadas para que estén protegidas antes de la próxima pandemia”, agregó Shenkelberg.

“Idealmente, queremos estar en una posición en la que tengamos vacunas almacenadas antes de que ocurra un brote; o mejor aún, tener a las personas vacunadas para que estén protegidas antes de la próxima pandemia”, dijo el médico Shenkelberg  (EFE/Archivo)
“Idealmente, queremos estar en una posición en la que tengamos vacunas almacenadas antes de que ocurra un brote; o mejor aún, tener a las personas vacunadas para que estén protegidas antes de la próxima pandemia”, dijo el médico Shenkelberg (EFE/Archivo)

Para crear una vacuna universal, los científicos deben centrarse en las características y estructuras comunes entre los coronavirus y luego explotarlos. Un enfoque que se está investigando es apuntar al núcleo del virus, no solo a la proteína de pico de marca registrada, que es la forma en que los coronavirus ingresan a una célula y el objetivo de las vacunas existentes.

Los científicos de la Universidad de Nottingham y la empresa británica Scancell están desarrollando una vacuna universal COVID-19 que, además de los picos superficiales, se dirige a una proteína en el núcleo del virus que tiene muchas menos probabilidades de mutar.

Se espera que los ensayos en humanos comiencen este año después de que los resultados positivos en ratones mostraran que la fórmula puede inducir una respuesta inmune. Las empresas de biotecnología en Bélgica y Francia están trabajando en inmunizantes similares. El modelado informático y la inteligencia artificial podrían acelerar drásticamente el proceso de identificación de otras “debilidades” estructurales, dice Schenkelberg.

“Podemos usar la ciencia para comprender qué coronavirus serán una amenaza para los humanos, así como qué respuestas inmunitarias son más protectoras, ayudando a los científicos a diseñar vacunas que protejan contra nuevas amenazas”, sostuvo.

Otros científicos son menos optimistas respecto de un eventual logro en ese sentido. “Sí, deberíamos buscar una vacuna universal contra el coronavirus, pero eso no significa que será fácil de desarrollar”, advirtió Chris Smith, virólogo consultor, profesor de la Universidad de Cambridge y presentador del programa de radio The Naked Scientists.

“Los virus son clientes difíciles. Ellos ‘saben’ dónde están sus talones de Aquiles y disfrazan las partes del virus que no cambian mucho entre las diferentes cepas para salvaguardarse y protegerse activamente. Eso hace que sea mucho más difícil explotar esas vulnerabilidades”, manifestó.

‘Entonces, si bien creo en el poder de la ciencia, estos son frutos secos difíciles de romper y, a veces, es más fácil, barato, seguro y rápido optar por la fruta más fácil, actualizando regularmente las vacunas que tenemos, como lo hacemos para la gripe”, opinó .

Las vacunas no son nuestra única opción. Como explica Schenkelberg: “Podemos hacer las cosas de manera diferente para reducir la posibilidad de otra epidemia. Necesitamos una mejor gestión del medio ambiente y una mejor vigilancia de los virus en los animales, para saber qué coronavirus están circulando. No podemos volver a la complacencia. No podemos volver a pasar por 2020″, remarcó.

SEGUIR LEYENDO