La palabra de Pfizer: el laboratorio celebró el acuerdo con el gobierno argentino por la compra de 20 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19

El laboratorio productor de la vacuna de ARN mensajero contra el COVID-19 junto a su socio alemán Biontech integrarán finalmente el portfolio de dosis disponibles contra el nuevo coronavirus, a partir de la firma de un “acuerdo vinculante” con la Argentina. ¿Por qué el DNU del Gobierno fue fundamental para destrabar una negociación que estaba estancada? Las razones cientificas sobre por qué era importante contar con esta vacuna sintética

“Destacamos y celebramos la firma de este primer acuerdo vinculante con el gobierno de Argentina, que representa nuestra intención de proveer a la población del país la vacuna de Pfizer y BioNTech contra el SARS-CoV-2", dijo el laboratorio (REUTERS/Dado Ruvic/Illustration/File Photo)
“Destacamos y celebramos la firma de este primer acuerdo vinculante con el gobierno de Argentina, que representa nuestra intención de proveer a la población del país la vacuna de Pfizer y BioNTech contra el SARS-CoV-2", dijo el laboratorio (REUTERS/Dado Ruvic/Illustration/File Photo)

A pocas horas del anuncio realizado por el gobierno nacional sobre el acuerdo de compra de 20 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech, el laboratorio norteamericano a través de una escueta declaración la que tuvo acceso Infobae expresó, “su satisfacción y garantizó su disposición para “colaborar” con la Argentina en la superación de la pandemia”.

La llegada de las primeras inoculaciones de la plataforma de ARN mensajero se estiman para este año. Fuentes inobjetables del laboratorio expresaron a Infobae que, “celebramos la firma de este primer acuerdo vinculante con el gobierno argentino, que representa la intención de proveer a la población del país la vacuna de Pfizer y BioNTech contra el SARS-CoV-2. Reconocemos el gran esfuerzo de Argentina en la lucha contra esta pandemia y reiteramos nuestra disposición para concretar los pasos siguientes”, manifestó el laboratorio.

Entre los diferentes contratos de adquisición firmados por el Estado Nacional para la compra de vacunas contra el nuevo coronavirus -con el laboratorio AstraZeneca y los estados de Rusia y China- hasta hoy el eslabón perdido había resultado el acuerdo con el laboratorio Pfizer-Biontech para la adquisición de una vacuna de matriz genética bajo la tecnología de ARN mensajero, producida por la farmacéutica estadounidense y junto a la biotecnológica alemana. Cabe señalar que las otras dos vacunas disponibles en suelo argentino - Covishield y Moderna- llegaron a través de mecanismos de donación, vía Covax y Estados Unidos, respectivamente.

Alrededor de la llegada al país de la vacuna de Pfizer-Biontech se sucedieron por lo menos dos paradojas locales : la primera, la vacuna de Pfizer-BioNTech fue la primera inmunización contra el COVID-19 aprobada en la Argentina por la ANMAT bajo uso de emergencia contra la enfermedad causada por el virus SARS-Cov-2. La segunda fue que el ensayo clínico de la vacuna de Pfizer-Biontech para adultos en el 2020 se realizó en el Hospital Militar de CABA, y fue considerado, el más grande del mundo. Lo lideró el infectólogo Fernando Polack, quien firmó y encabezó luego en la revista The New England Journal of Medicine el paper global sobre eficacia y seguridad de la vacuna más innovadora y oportuna contra el COVID-19.

Ventajas teóricas

Hay conceptos que adquieren mayor relevancia con el paso del tiempo. Y esto pareció ocurrir con una declaración que a mediados de la pandemia en 2020, brindó a Infobae Alejandro Cané, una de las mentes brillantes argentinas que participó del desarrollo científico de la vacuna de Pfizer-Biontech: “Las vacunas basadas en ARNm tienen algunas ventajas teóricas”, sentenció. Cané es jefe de investigación científica de la División Vacunas de Pfizer e Infobae tuvo el privilegio de consultarlo varias veces durante el proceso de producción de la vacuna sintética contra el coronavirus.

Las vacunas basadas en ARNm actúan en el citoplasma celular, sin necesidad de llegar hasta el núcleo, ni de interactuar con el genoma de las células huésped. El proceso de fabricación es más corto que el estándar actual y los dispositivos inyectores sin aguja permiten abordar con seguridad las campañas de vacunación de grandes cantidades de personas con dispositivos multidosis”, explicó Cané a este medio.

La reflexión de Cané sirve con mirada actual para comprender y ahondar por qué hoy resulta relevante que una vacuna contra el COVID -19 de plataforma genética integre el portofolio de inoculaciones disponibles contra el COVID-19 en suelo argentino. Y aquí agregamos otras buenas razones científicas :

- Son vacunas que por su origen sintético - se producen a través de ingeniería genética- pueden escalar el volumen de su producción y a pesar del contexto de escasez que aún sobrevuela a todos los productores de vacunas contra el COVID, pueden producirse en escala con menos contingencias que las vacunas de virus cultivados-. Por lo tanto el compromiso de producción, entregas y cantidades es más eficiente .

Pfizer lidera ensayos clínicos de vacunas contra el COVID-19 en adolescentes, niños y bebés - de 12 años a 6 meses-. Serán las nuevas poblaciones target de esta pandemia.  REUTERS/Stoyan Nenov
Pfizer lidera ensayos clínicos de vacunas contra el COVID-19 en adolescentes, niños y bebés - de 12 años a 6 meses-. Serán las nuevas poblaciones target de esta pandemia. REUTERS/Stoyan Nenov

- La sólida y proactiva sociedad entre el gigante nortenamericano Pfizer y el hub biotecnólogico alemán Biontech es el mejor garante para ese compromiso de producción global en escala, se trata de un gigante pharma y un hub especializado en biotecnología. Sepamos que la pandemia global a través de la sucesiva aparición de nuevas variantes y hasta que se logren sociedades completamente inmunizadas perdurará en el tiempo y requerirá del refuerzo de vacunas contra el COVID, por lo menos cada 2 años, analizan los expertos.

- La plataforma de ARN mensajero permite actualizar la formula original contra las nuevas variantes a través de su condición de fórmulas sintéticas con ingeniería genética, y así se obtiene una vacuna que protege contra las nuevas variantes, en las que va mutando el sagaz virus SARS-COV-2

- Pfizer tiene muy avanzados los ensayos clínicos en adolescentes, niños y bebés - de 12 años a 6 meses- que serán las nuevas poblaciones target de esta pandemia. Y es importante tener en cuenta que cuanto más gente de otras edades esté vacunada, serán los niños y los adolescentes quienes puedan transformarse en reservorios del virus.

Así, con efecto pinza Pfizer- Biontech encara con velocidad y ciencia la carrera para liderar competitivamente el segmento de las vacunas contra el COVID-19

Controversias

La ministra de Salud Carla Vizzotti fue enfática al anunciar la noticia del acuerdo con Pfizer y no acultó cierto alivio por todo el background junto al resto de la cartera de vacunas contra el COVID disponibles en el país, que le aportan las vacunas sintéticas - Pfizer-Biontech y Moderna- para encarar las futuras estrategias sanitarias frente a la pandemia :

La firma de un contrato con Pfizer por la compra de su inoculante había generado controversias a partir de una cláusula de la ley de vacunas sancionada el año pasado, que luego fue reparada a a comienzos de este mes por un DNU. Este Decreto de Necesidad y Urgencia que fue ratificado por ambas cámaras parlamentarias , sin duda, fue la llave maestra que destrabó la negociación con Pfizer para la adquisición de las 20 millones de dosis. Atemperar la cláusula de indemnidad -algo que reclamaron la mayoría de los laboratorios productores de vacunas contra el COVID-19 fue central , para diluir y precisar a la vez las eventuales responsabilidad penal.

Las razones para retocar las clausulas de indenmidad para la ciencia -y más aún para los productores de vacunas- eran muy válidas en este contexto pandémicco: hay que entender que las vacunas contra el nuevo coronavirus fueron todas aprobadas bajo condiciones de emergencia , sin la totalidad de los procesos completos de investigación que requeiren las reguladoras. El DNU logró enterrar las diferencias jurídicas entre el Estado Nacional y la empresa farmacéutica Pfizer.

“Tenemos una noticia muy relevante, fruto del esfuerzo de meses de intensas negociaciones; ayer firmé el acuerdo vinculante con el laboratorio Pfizer, es un acuerdo por 20 millones de dosis de vacunas durante 2021. Resta el acuerdo final para la logística y a partir de allí definir el tiempo de entrega y las recepciones, antes de diciembre”, explicó la funcionaria en conferencia de prensa.

Vizzotti explicó que “quedan cuestiones logísticas en función de la propuesta del laboratorio” y “reuniones de las áreas técnicas de inmunizaciones para la conservación” de las dosis.  (EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo)
Vizzotti explicó que “quedan cuestiones logísticas en función de la propuesta del laboratorio” y “reuniones de las áreas técnicas de inmunizaciones para la conservación” de las dosis. (EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo)

Asimismo, Vizzotti explicó que “quedan cuestiones logísticas en función de la propuesta del laboratorio” y “reuniones de las áreas técnicas de inmunizaciones para la conservación” de las dosis.

Desde el laboratorio Pfizer- Biontech reiteraron que su formulación es eficaz contra la variante Delta e incluso agregaron que planean estudiar una fórmula pensada y dirigida contra esta variación del SARS-CoV-2. Informaron que lanzarán ensayos clínicos en agosto.

De acuerdo con los estudios iniciales realizados por la compañía, la tasa de efectividad de ese inoculante es del 94,5%. Dos meses después de la segunda dosis de vacuna tuvo una tasa de eficacia del 94,6%. Entre los mayores de 55 años, la vacuna tuvo una eficacia del 93,8%. Entre aquellos con comorbilidades que los ponen en riesgo de contraer COVID-19, como obesidad y diabetes, la vacuna tuvo una efectividad del 95,4%.

La vacuna de ARN mensajero consta de dos inyecciones cada 21 días (EFE/EPA/TOMS KALNINS)
La vacuna de ARN mensajero consta de dos inyecciones cada 21 días (EFE/EPA/TOMS KALNINS)

Consultado por Infobae, Alejandro Cané de Pfizer explicó que, “todas las vacunas contra el COVID tienen el mismo objetivo entrenar el sistema inmunológico para que reconozca al coronavirus y así elevar sus defensas de forma preventiva, con el fin de neutralizar el virus real de producirse el contagio”.

Yendo a la variante Delta que es actualmente la más contagiosa y tiene en vilo al mundo, con una aplicación de la vacuna de Pfizer BioNTech es probable que se esté protegido contra la infección sintomática de la variante Delta. Diversos estudios muestran que en Canadá se logró un 56% de protección; ensayos en Escocia mostraron un 33% de inmunidad y pruebas similares en Inglaterra, también un 33%.

También con una dosis de esta vacuna es probable que se esté protegido contra la hospitalización frente a la variante Delta. Así lo muestra la eficacia registrada en estudios realizados en Inglaterra que mostraron un 94% de protección y un 78% en ensayos llevados adelante en Canadá, 78%.

Con el esquema completo de la vacuna de ARN mensajero que consta de dos inyecciones cada 21 días, es probable que se esté protegido contra la infección asintomática de la variante Delta. En este caso con dos dosis, la eficacia registrada en estudios hechos en Inglaterra se llegó a un 88% de cobertura, en Canadá 87%, en Escocia 83% y en Israel 63%.

Frente a la hospitalización en pacientes con la variante Delta en vacunados con Pfizer, la eficacia registrada en estudios fue del 96% en Inglaterra y 93% en Israel. También Pfizer participa de varios ensayos clínicos alrededor del globo - incluida la Argentina- denominados vacunación heteróloga o combinación de vacunas de distintas plataformas para ayudar paliar la escasez de las dosis.

SEGUIR LEYENDO