Qué dice el paper científico sobre la vacuna de Pfizer y BioNTech encabezado por el infectólogo argentino Fernando Polack

Los resultados del más reciente estudio publicado en The New England Journal of Medicine que dirigió el médico argentino Fernando Polack son la base para una solicitud de autorización de uso de emergencia

En un estudio global publicado en The New England Journal of Medicine y liderado por el doctor Fernando Polack, la vacuna de Pfizer y BioNTech previno el 95 por ciento de los casos de coronavirus en 43.548 participantes: 162 casos de COVID-19 en voluntarios que recibieron placebo contra 8 casos en personas que recibieron la vacuna
En un estudio global publicado en The New England Journal of Medicine y liderado por el doctor Fernando Polack, la vacuna de Pfizer y BioNTech previno el 95 por ciento de los casos de coronavirus en 43.548 participantes: 162 casos de COVID-19 en voluntarios que recibieron placebo contra 8 casos en personas que recibieron la vacuna

La ansiedad por la obtención de tratamiento seguro o vacunas eficaces para combatir la pandemia es creciente. En vistas a la segunda ola de contagios ya observada en Europa, las profilácticas seguras y eficaces para contener la pandemia que ha tenido devastadoras consecuencias médicas, económicas y sociales se hace más ingente.

En el pasado ya se había informado de los resultados de inmunogenicidad y seguridad de Fase 1 de los ensayos clínicos de la vacuna candidata de Pfizer y BioNTech, conocida como BNT162b2. Los resultados de estudios realizados en los Estados Unidos y Alemania entre hombres y mujeres sanos mostraron que dos dosis de 30 μg de BNT162b2 provocaron títulos altos de anticuerpos neutralizantes del SARS-CoV-2 y respuestas sólidas de células T CD8 + y CD4 + de tipo Th1 específicas de antígeno.

Los títulos medios geométricos neutralizantes del 50% en adultos mayores y jóvenes excedieron el título medio geométrico medido en un panel de suero convaleciente humano, a pesar de una respuesta neutralizante más baja en adultos mayores que en adultos jóvenes. Además, el perfil de reactogenicidad de la BNT162b2 representó principalmente respuestas locales (es decir, lugar de inyección) y sistémicas a corto plazo. Estos hallazgos respaldaron la progresión de la vacuna candidata BNT162b2 a la Fase3.

Un equipo encabezado por el doctor argentino Fernando Polack, de la Fundación INFANT (F.P.P.) y del Hospital Militar Central (G.P.M.) de Buenos Aires, informa los hallazgos de seguridad y eficacia de la Fase2/3 de un ensayo global de Fase1/2/3 que evalúa la seguridad, inmunogenicidad y eficacia de 30 μg de BNT162b2 para prevenir el COVID-19 en personas de 16 años de edad o mayores. Este conjunto de datos y los resultados de estos ensayos son la base para una solicitud de autorización de uso de emergencia.

Las cifras del análisis

La eficacia de la vacuna entre los subgrupos definidos por edad, sexo, raza, etnia, obesidad y presencia de una afección coexistente fue en general consistente con la observada en la población general (REUTERS)
La eficacia de la vacuna entre los subgrupos definidos por edad, sexo, raza, etnia, obesidad y presencia de una afección coexistente fue en general consistente con la observada en la población general (REUTERS)

Entre los 36.523 participantes que no tenían evidencia de infección por SARS-CoV-2 existente o previa, se observaron 8 casos de COVID-19 con inicio al menos 7 días después de la segunda dosis entre los que recibieron la vacuna y 162 entre los que recibieron placebo. Esta división de casos corresponde a una eficacia de la vacuna del 95,0%

Entre los participantes con y sin evidencia de infección previa por SARS CoV-2, se observaron 9 casos de COVID-19 al menos 7 días después de la segunda dosis entre los que recibieron la vacuna y 169 entre los que recibieron placebo, lo que corresponde a una eficacia de la vacuna del 94,6%. Los análisis complementarios indicaron que la eficacia de la vacuna entre los subgrupos definidos por edad, sexo, raza, etnia, obesidad y presencia de una afección coexistente fue en general consistente con la observada en la población general.

La eficacia de la vacuna entre los participantes con hipertensión se analizó por separado, pero fue consistente con los otros análisis de subgrupos (eficacia de la vacuna, 94,6%). Entre la primera y la segunda dosis, se observaron 39 casos en el grupo de BNT162b2 y 82 casos en el grupo de placebo, lo que resultó en una eficacia de la vacuna del 52% durante este intervalo e indica una protección temprana por la vacuna, comenzando tan pronto como 12 días después de la primera dosis.

Se detectó que un régimen de dos dosis de BNT162b2 (30 μg por dosis, administrados con 21 días de diferencia) era seguro y tenía una eficacia del 95% contra el COVID-19. La vacuna cumplió con los dos criterios de valoración principales de eficacia, con más de un 99,99% de probabilidad de una verdadera eficacia de la vacuna superior al 30%. Estos resultados cumplieron con los criterios de éxito preespecificados que se impuso el equipo de trabajo, los que consistían en establecer una probabilidad superior al 98,6% de que la verdadera eficacia de la vacuna fuera superior al 30%, y excedieron en gran medida los criterios mínimos de autorización de la FDA.

En el intervalo entre la primera y la segunda dosis, la eficacia vacunal observada frente a COVID-19 fue del 52%, y en los primeros 7 días después de la dosis 2 fue del 91%, alcanzando la máxima eficacia frente a la enfermedad con inicio de al menos 7 días. después de la dosis 2 (REUTERS)
En el intervalo entre la primera y la segunda dosis, la eficacia vacunal observada frente a COVID-19 fue del 52%, y en los primeros 7 días después de la dosis 2 fue del 91%, alcanzando la máxima eficacia frente a la enfermedad con inicio de al menos 7 días. después de la dosis 2 (REUTERS)

Aunque el estudio no tuvo el poder estadístico para evaluar definitivamente la eficacia por subgrupo, las estimaciones puntuales de eficacia para subgrupos basadas en edad, sexo, raza, etnia, índice de masa corporal o la presencia de una condición subyacente asociada con un alto riesgo de COVID-19 complicaciones también son altas. Para todos los subgrupos analizados en los que ocurrieron más de 10 casos de COVID-19, el límite inferior del intervalo de confianza del 95% para la eficacia fue más del 30%.

La incidencia acumulada de casos de COVID-19 a lo largo del tiempo entre los receptores de placebo y vacunas comienza a divergir 12 días después de la primera dosis, 7 días después del período de incubación viral medio estimado de 5 días, que indica la aparición temprana de un efecto parcialmente protector de la inmunización.

El estudio no fue diseñado para evaluar la eficacia de un régimen de dosis única. No obstante, en el intervalo entre la primera y la segunda dosis, la eficacia vacunal observada frente a COVID-19 fue del 52%, y en los primeros 7 días después de la dosis 2 fue del 91%, alcanzando la máxima eficacia frente a la enfermedad con inicio de al menos 7 días. después de la dosis 2.

De los 10 casos de COVID-19 grave que se observaron después de la primera dosis, solo uno ocurrió en el grupo de la vacuna. Este hallazgo es consistente con una alta eficacia general contra todos los casos de COVID-19. La división de casos severos proporciona evidencia preliminar de la protección mediada por la vacuna contra la enfermedad grave, aliviando muchas de las preocupaciones teóricas sobre la mejora de la enfermedad mediada por la vacuna.

La incidencia de eventos adversos graves fue similar en los grupos de vacuna y placebo (0,6% y 0,5%, respectivamente).

Precisiones a futuro

Este documento incluye 2 meses de seguimiento después de la segunda dosis de vacuna para la mitad de los participantes del ensayo y hasta 14 semanas de seguimiento máximo para un subconjunto más pequeño (REUTERS)
Este documento incluye 2 meses de seguimiento después de la segunda dosis de vacuna para la mitad de los participantes del ensayo y hasta 14 semanas de seguimiento máximo para un subconjunto más pequeño (REUTERS)

Con aproximadamente 19.000 participantes por grupo en el subconjunto de sujetos con una mediana de seguimiento de 2 meses después de la segunda dosis, el estudio tiene más del 83% de probabilidad de detectar al menos un evento adverso, si la verdadera incidencia es del 0,01%, pero no es lo suficientemente grande para detectar de manera confiable los eventos adversos menos comunes.

Este documento incluye 2 meses de seguimiento después de la segunda dosis de vacuna para la mitad de los participantes del ensayo y hasta 14 semanas de seguimiento máximo para un subconjunto más pequeño. Por lo tanto, quedan por determinar tanto la aparición de eventos adversos más de 2 a 3,5 meses después de la segunda dosis como la información más completa sobre la duración de la protección. Aunque el estudio fue diseñado para seguir a los participantes en cuanto a seguridad y eficacia durante 2 años después de la segunda dosis, dada la alta eficacia de la vacuna, las barreras éticas y prácticas impiden seguir a los receptores de placebo durante 2 años sin ofrecer inmunización activa, una vez que la vacuna es aprobada por los reguladores y recomendado por las autoridades de salud pública.

Este informe no aborda la prevención de COVID-19 en otras poblaciones, como adolescentes más jóvenes, niños y mujeres embarazadas.

Otra advertencia que destacan los investigadores es que, aunque la vacuna se puede almacenar hasta 5 días a la temperatura estándar del refrigerador una vez que esté lista para su uso, se requieren temperaturas muy frías para el envío y el almacenamiento más prolongado. El requisito actual de almacenamiento en frío puede aliviarse mediante estudios de estabilidad en curso y optimización de la formulación, que también se pueden describir en informes posteriores.

Los datos presentados en este informe tienen una importancia más allá del rendimiento de esta vacuna candidata. Los resultados demuestran que el COVID-19 se puede prevenir mediante la inmunización, proporcionan una prueba de concepto de que las vacunas basadas en ARN son un nuevo enfoque prometedor para proteger a los seres humanos contra las enfermedades infecciosas y demuestran la velocidad con la que se puede desarrollar una vacuna basada en ARN con un suficiente inversión de recursos.

SEGUÍ LEYENDO:

Los 14 puntos clave de la vacuna de Pfizer y BioNTech que analizará la FDA para aprobarla en Estados Unidos

Canadá aprobó la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer y BioNtech: recibirá las primeras dosis la semana que viene

La FDA publicó su revisión de la vacuna de Pfizer: es segura y protege contra el COVID-19 desde la primera dosis