¿Podría una buena noche de sueño mejorar la eficacia de la vacuna COVID-19?

La duración del sueño en el momento de la vacunación contra infecciones virales puede afectar la respuesta inmune, advierte una investigación publicada en la revista científica The Lancet

Aunque los datos de los ensayos de Fase III indican que factores como la edad y el sexo biológico podrían no ser tan prominentes en la modulación de la eficacia de ciertas vacunas COVID-19, el papel del sueño en este contexto no está claro (Shutterstock)
Aunque los datos de los ensayos de Fase III indican que factores como la edad y el sexo biológico podrían no ser tan prominentes en la modulación de la eficacia de ciertas vacunas COVID-19, el papel del sueño en este contexto no está claro (Shutterstock)

En un esfuerzo sin precedentes por desarrollar vacunas para controlar la pandemia de COVID-19, se han desarrollado vacunas basadas en el ARNm, la subunidad proteica y el vector viral dentro de un período de tiempo extraordinariamente rápido. Sin embargo, la eficacia de estas vacunas, es decir, su capacidad para reducir la incidencia de enfermedad grave y muerte por COVID-19 puede variar considerablemente. Por ejemplo, entre 43.448 adultos, la eficacia de la vacuna COVID-19 basada en ARNm producida por Pfizer y BioNTech osciló entre 29,5% y 68,4% contra el COVID-19 sintomático después de la primera dosis, y entre 90,3 y 97,6% después de la segunda dosis.

En comparación, en un análisis intermedio de ensayos clínicos en curso (con 23 484 participantes), la eficacia correspondiente de dos dosis estándar de la vacuna del vector de adenovirus ChAdOx1 nCoV-19 producida por AstraZeneca osciló entre 41,0% y 75,2%.

Aunque los datos de los ensayos de Fase III indican que factores como la edad y el sexo biológico podrían no ser tan prominentes en la modulación de la eficacia de ciertas vacunas COVID-19, el papel del sueño en este contexto no está claro, advierte una investigación publicada en la revista científica The Lancet. Como sugieren estudios previos, la duración del sueño en el momento de la vacunación contra infecciones virales puede afectar la respuesta inmune. Por ejemplo, 10 días después de la vacunación contra el virus de la influenza estacional (1996-1997), los títulos de anticuerpos IgG en individuos que fueron inmunizados después de cuatro noches consecutivas de sueño restringido a 4 h fueron menos de la mitad de los medidos en individuos sin tales déficits de sueño. De manera similar, la duración más corta del sueño basada en actigrafía se asoció con una respuesta secundaria de anticuerpos más baja a la vacunación contra la hepatitis B.

Se ha demostrado que el sueño nocturno promueve un medio de citocinas que apoya las respuestas inmunitarias celulares adaptativas (REUTERS)
Se ha demostrado que el sueño nocturno promueve un medio de citocinas que apoya las respuestas inmunitarias celulares adaptativas (REUTERS)

Según los hallazgos develados por la investigación, el sueño también podría potenciar aspectos de la inmunidad celular adaptativa específica del virus. En comparación con la vigilia, dormir por la noche después de la vacunación contra la hepatitis A duplicó la proporción relativa de células T auxiliares específicas del virus, que se sabe que desempeñan un papel destacado en las respuestas inmunitarias protectoras del huésped.

Curiosamente, en las personas que durmieron la noche después de la primera vacunación, el aumento de la fracción de células inmunitarias positivas para interferón-γ (IFN-γ) en las semanas 0 a 8 fue significativamente más pronunciado que en las que permanecieron despiertas esa noche. El IFN-γ inhibe directamente la replicación viral y activa las respuestas inmunitarias para eliminar los virus, protegiendo así al huésped contra la patogénesis y la letalidad inducidas por el virus.

Para enfatizar aún más la importancia del sueño en la lucha contra las pandemias virales, se descubrió que la falta de sueño durante la noche después de la vacunación contra el virus de la influenza H1N1 2009 reduce la producción en fase temprana de anticuerpos específicos contra el H1N1 en hombres pero no en mujeres.

Finalmente, se ha demostrado que el sueño nocturno promueve un medio de citocinas que apoya las respuestas inmunitarias celulares adaptativas, como la disminución de la actividad de la citocina antiinflamatoria interleucina-10 y el aumento de la actividad de la citocina proinflamatoria interleucina-12.

Aunque estos datos sugieren que extender la duración del sueño en el momento de la vacunación puede estimular las respuestas inmunitarias del huésped, no hay evidencia que indique que la calidad del sueño y la apnea obstructiva del sueño de moderada a grave estén relacionadas con las respuestas de los anticuerpos a la vacunación contra los virus.

SEGUIR LEYENDO: