Las empresas GlaxoSmithKline y CureVac trabajarán juntas para desarrollar nuevas vacunas contras las mutaciones del coronavirus

Las farmacéuticas anunciaron un acuerdo de 182 millones de dólares para colaborar en la fabricación de un inoculante que pueda “ofrecer una protección mayor contra las diferentes variantes del SARS-CoV2”

Foto de archivo del logo de GlaxoSmithKline (GSK) en las oficinas de la empresa en Londres. 
May 4, 2020. REUTERS/Matthew Childs
Foto de archivo del logo de GlaxoSmithKline (GSK) en las oficinas de la empresa en Londres. May 4, 2020. REUTERS/Matthew Childs

La empresa británica GlaxoSmithKline y la alemana CureVac trabajarán juntas en el desarrollo de una nueva generación de vacunas para afrontar las mutaciones del coronavirus, en un acuerdo valorado en 150 millones de euros (182,5 millones de dólares), informaron este miércoles ambas farmacéuticas.

GlaxoSmithKline también apoyará en 2021 la producción de hasta 100 millones de dosis de la vacuna de CureVac contra la enfermedad de COVID-19 de primera generación, que se denomina CVnCoV y se basa en el ARN mensajero o ARNm.

Esta vacuna se encuentra actualmente en la fase 2 y 3 del ensayo clínico.

Vacuna conta el coronavirus de la empresa alemana CureVac. REUTERS/Kai Pfaffenbach/Foto de archivo
Vacuna conta el coronavirus de la empresa alemana CureVac. REUTERS/Kai Pfaffenbach/Foto de archivo

El objetivo de esta colaboración es “ofrecer una protección mayor contra las diferentes variantes del SARS-CoV2” y permitir una respuesta rápida a nuevas mutaciones que puedan surgir en el futuro.

Ambas empresas comenzarán el programa de desarrollo inmediatamente y quieren introducir la nueva vacuna en 2022, una vez que logren la aprobación de las autoridades de regulación sanitarias.

La aparición de nuevas cepas de coronavirus puede reducir la eficacia de la primera generación de vacunas, por lo que es necesario acelerar los esfuerzos en desarrollar otras contra las mutaciones para estar un paso por delante de la pandemia, dijeron ambas empresas.

Cada punto representa un genoma del SARS-COV-2, con ramas que conectan los virus con sus ancestros. El centro representa el virus introducido a los humanos. Los virus que están más alejados del centro tienen más mutaciones. En amarillo están destacados las tres variantes nuevas. (NextStrain / CC BY 4.0)
Cada punto representa un genoma del SARS-COV-2, con ramas que conectan los virus con sus ancestros. El centro representa el virus introducido a los humanos. Los virus que están más alejados del centro tienen más mutaciones. En amarillo están destacados las tres variantes nuevas. (NextStrain / CC BY 4.0)

Esta nueva generación de vacunas puede usarse para proteger a personas que no han sido inoculadas antes o como dosis de refuerzo en caso de que se reduzca con el tiempo la inmunidad de las primeras.

GlaxoSmithKline tendrá la autorización de comercialización de la nueva generación de la vacuna, excepto en Suiza, y también los derechos exclusivos de desarrollo, fabricación y comercialización, en todos los países menos en Alemania, Austria y Suiza.

La compañía británica realizará un pago por adelantado de 75 millones de euros (91,2 millones de dólares) y otro de la misma cantidad cuando se alcancen ciertos objetivos.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS