La rigurosa observación de una reconocida bioestadística sobre el retraso de las segundas dosis de la vacuna de Oxford-AstraZeneca

Los resultados de una investigación, que aún no ha sido revisada por pares, mostraron que una sola dosis de la vacuna alcanza un 76% de efectividad durante tres meses. Las reflexiones de Natalie Dean, experta en enfermedades infecciosas de la Universidad de Florida, sobre los hallazgos

¿Se puede recibir la segunda dosis de la vacuna del COVID-19 más tarde de lo recomendado inicialmente? ¿Bastaría con una sola dosis? (REUTERS)
¿Se puede recibir la segunda dosis de la vacuna del COVID-19 más tarde de lo recomendado inicialmente? ¿Bastaría con una sola dosis? (REUTERS)

Una sola dosis de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca brindó una fuerte protección contra el COVID-19 en ensayos clínicos cuando sus segundas inyecciones se retrasaron al menos tres meses, informaron los investigadores el martes.

De acuerdo a The Guardian, que cita el informe remitido a la revista científica The Lancet para su revisión, las dosis únicas tendrían una tasa de eficacia del 76% entre los días 22 y 90 tras su aplicación. Se trata de un hallazgo significativo debido al impacto que tienen las vacunas en la transmisión del virus, y podría significar una contención importante contra el aumento de casos y muertes cuando se eliminen las restricciones.

Como sugiere la investigación, que aún no ha sido revisada por pares, una tasa del 67% en la disminución de las transmisión está cerca del límite superior de las expectativas, lo que le da a los gobiernos más seguridad para levantar el confinamiento más temprano que tarde.

Andrew Pollard, investigador en jefe del ensayo de vacunas de Oxford, dijo que los datos mostraron que el intervalo de 12 semanas entre dosis es “el enfoque óptimo para implementar y nos asegura que las personas están protegidas después de 22 días con una dosis única”.

Sin embargo, el nuevo estudio desafió la capacidad de análisis de datos de Natalie Dean, bioestadística experta en enfermedades infecciosas de la Universidad de Florida, quien reflexionó en su cuenta de Twitter sobre lo publicado: “Por supuesto, hay mucha superposición estadística, pero me costó mucho tratar de entender estos nuevos datos”.

Natalie Dean es una bioestadística experta en enfermedades infecciosas de la Universidad de Florida
Natalie Dean es una bioestadística experta en enfermedades infecciosas de la Universidad de Florida

Los resultados de los ensayos con la vacuna de AstraZeneca/Oxford, con información recopilada de ensayos realizados en el Reino Unido, Brasil y Sudáfrica, mostraron que las respuestas inmunitarias aumentaron con un intervalo más largo entre ambas dosis, para los participantes de 18 a 55 años.

“La eficacia de la vacuna después de una sola dosis estándar desde el día 22 hasta el día 90 después de la vacunación fue del 76%, y el análisis modelado indicó que la protección no disminuyó durante este período inicial de 3 meses”, dijeron académicos de Oxford en el estudio.

La vacuna pareció más eficaz cuando el intervalo entre las dos inyecciones fue más largo que el intervalo de cuatro semanas originalmente previsto. Entre los participantes de ensayos clínicos que recibieron dos dosis de concentración estándar con al menos tres meses de diferencia, la vacuna tuvo una efectividad del 82%, en comparación con el 55% de efectividad cuando las dosis se administraron con menos de seis semanas de diferencia.

Los resultados de la investigación, que aún no ha sido revisada por pares, llevaron al Gobierno británico a tomar la decisión de vacunar a la mayor cantidad de gente posible con la primera dosis y retrasar hasta 12 semanas el suministro de la segunda (REUTERS)
Los resultados de la investigación, que aún no ha sido revisada por pares, llevaron al Gobierno británico a tomar la decisión de vacunar a la mayor cantidad de gente posible con la primera dosis y retrasar hasta 12 semanas el suministro de la segunda (REUTERS)

Una estrategia de vacunación que espacia las dosis en tres meses “puede ser la óptima para el lanzamiento de una vacuna pandémica cuando los suministros son limitados en el corto plazo”, escribieron los investigadores, quienes inicialmente atribuyeron los diferentes niveles de efectividad a la menor concentración de la dosis inicial, pero gradualmente llegaron a una conclusión de que la cantidad de tiempo entre dosis era la explicación más probable. Y aquí es donde la especialista discrepa.

“Se observan diferencias en las características de las personas que reciben y no reciben su segunda dosis, lo que podría generar diferencias en las contribuciones persona-tiempo a estos dos análisis. Esto parecería ser un factor. ¡Necesitamos un poco de inferencia causal!”, dijo Dean en la red social.

"Se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre estos grupos para la edad, el sexo, el estado del trabajador social o de salud, la dosis, el país, la etnia y el tiempo de seguimiento"
"Se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre estos grupos para la edad, el sexo, el estado del trabajador social o de salud, la dosis, el país, la etnia y el tiempo de seguimiento"

“Los participantes incluidos en el análisis de una dosis única se exploraron más a fondo para identificar las diferencias en las características iniciales entre los que recibieron una dosis de refuerzo y los que no recibieron una dosis de refuerzo. Se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre estos grupos para la edad, el sexo, el estado del trabajador social o de salud, la dosis, el país, la etnia y el tiempo de seguimiento. Los participantes que recibieron una dosis de refuerzo eran mayores, con una mayor proporción de hombres y no blancos, y una menor proporción de trabajadores sanitarios o de asistencia social en comparación con el grupo de participantes que no recibió una dosis de refuerzo”, se puede leer en amarillo en la imagen que la bioestadística adjunta en sus declaraciones.

Los resultados del martes no fueron del todo positivos. Los investigadores también informaron que una sola dosis de la vacuna no protegió contra la propagación del virus sin síntomas. Sin embargo, los casos generales de cualquier prueba positiva para el coronavirus, sintomático o no, se redujeron en un 67 por ciento con una sola dosis.

Mientras el Reino Unido decidió vacunar a la mayor cantidad de personas lo más rápido posible alargando el tiempo entre las inyecciones iniciales y las inyecciones de refuerzo con el objetivo de hacer frente a la pandemia de COVID-19, en los Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos está esperando los datos de un ensayo clínico que inscribió a unos 30.000 participantes, en su mayoría estadounidenses. Los resultados de ese estudio se esperan a finales de este mes. Se espera que el estudio proporcione a AstraZeneca suficientes datos de seguridad para permitirle a principios de marzo solicitar autorización para proporcionar la vacuna para uso de emergencia.

Por su parte, Argentina tiene asignadas 2.275.200 de dosis del producto de AstraZeneca y la Universidad de Oxford para el primer semestre del año, con la condición de que se complete el proceso de inclusión de la vacuna en el listado de uso de emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que estiman las autoridades que ocurrirá en los próximos días.

SEGUÍ LEYENDO: