Otra pandemia podría estar a la vuelta de la esquina, advierte un reconocido epidemiólogo

Para Mark Woolhouse, profesor de epidemiología de la Facultad de Medicina y Medicina Veterinaria de la Universidad de Edimburgo, otra llamada “Enfermedad X” capaz de causar una pandemia mundial podría estar a la vuelta de la esquina

Enfermedad X es el término de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para un patógeno previamente desconocido que emerge y se propaga por todo el mundo (AFP)
Enfermedad X es el término de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para un patógeno previamente desconocido que emerge y se propaga por todo el mundo (AFP)

Otra llamada “Enfermedad X” capaz de causar una pandemia mundial podría estar a la vuelta de la esquina, y es una cuestión de cuándo, no de si, advirtió un destacado epidemiólogo. Los científicos han estado descubriendo nuevos virus capaces de infectar a los humanos a un ritmo constante durante los últimos 50 años, encontrando uno o dos nuevos virus cada 12 a 24 meses, dijo el reconocido epidemiólogo británico Mark Woolhouse.

El profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas de la Universidad de Edimburgo aseguró: “El mecanismo preciso por el cual sale un virus es siempre extremadamente impredecible. Nunca se pueden predecir eventos precisos, por lo que debe hacerlo basándose en una especie de base estadística de probabilidad”.

Enfermedad X es el término de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para un patógeno previamente desconocido que emerge y se propaga por todo el mundo, como ha sucedido con el COVID-19, y se agregó a la lista de prioridades de la agencia de la ONU por primera vez en 2018.

Según el profesor Woolhouse, la OMS se acercó a él y a algunos colegas en 2017 y les pidió que agregaran la Enfermedad X a su lista de enfermedades prioritarias. Los expertos se reunieron al año siguiente y, sospechando que el “escenario más probable” era que la próxima pandemia emergente sería causada por una enfermedad aún desconocida, decidieron que una posibilidad era un nuevo coronavirus relacionado con el SARS o MERS.

Cada año la Organización Mundial de la Salud (OMS) encarga a un comité de expertos que actualice su lista de las enfermedades infecciosas más amenazadoras que carecen de tratamientos o vacunas eficaces (REUTERS)
Cada año la Organización Mundial de la Salud (OMS) encarga a un comité de expertos que actualice su lista de las enfermedades infecciosas más amenazadoras que carecen de tratamientos o vacunas eficaces (REUTERS)

“Quiero decir, realmente uno no podría ser más preciso que eso”, subrayó en diálogo con The Independent. “Este nuevo virus está tan estrechamente relacionado con el SARS, por lo que lo identificaron absolutamente como una de las amenazas”. A pesar de esta previsión, el COVID-19 se ha cobrado más de 2 millones de vidas en los 10 meses desde que la OMS lo declaró una pandemia, con más de 100 casos identificados en todo el mundo.

El especialista reconoce no estar seguro de que se esté pensando mucho sobre la próxima amenaza, mientras el mundo se está concentrando por completo en lidiar con la que tiene. “Estábamos todos preparados para enfrentar la pandemia de influenza y obtuvimos algo más. Y creo que para mí la gran lección, he tratado de impulsar esto durante muchos años, es no ser demasiado prescriptivo sobre lo que crees que vendrá”.

En una entrevista con Infobae, el doctor estadounidense Jonathan Quick, profesor en las universidades de Harvard y Duke y especialista en salud global aseveró: “Si bien la aparición de un nuevo virus pandémico como el COVID-19 era predecible e inevitable, creo que una pandemia de esta magnitud se podía prevenir. No tenía por qué ser así”.

“Hay dos lecciones generales que surgen de un análisis cuidadoso de las epidemias y pandemias a gran escala en el último siglo -continuó Quick-. Primero, siempre habrá brotes de nuevas enfermedades infecciosas como el COVID-19, así como resurgimientos periódicos de enfermedades conocidas como el Ébola. En segundo lugar, en gran medida, la diferencia entre un brote de enfermedad a pequeña escala y epidemias regionales devastadoras como el Ébola y pandemias catastróficas como el COVID-19 es la acción humana, o, más a menudo, la inacción”.

Aproximadamente una nueva enfermedad surge cada año (REUTERS)
Aproximadamente una nueva enfermedad surge cada año (REUTERS)

Uno podría preguntarse: ¿por qué no ideamos un plan para identificar estos patógenos temprano y movilizar a los científicos, la comunidad de la salud, los políticos y la población para combatir estos flagelos? La respuesta es que ya lo hemos hecho. Sabemos qué medidas tomar para limitar una pandemia. La OMS, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EEUU (CDC) y los Departamentos de Seguridad Nacional y Salud y Servicios Humanos han elaborado y difundido planes detallados.

Por su parte, el doctor Kenneth V. Iserson, profesor de Medicina de Emergencia, director del Programa de Bioética de Arizona en la Facultad de Medicina de la Universidad de Arizona y autor principal de una investigación que publicó el Centro Nacional para la Información Biotecnológica de los Estados Unidos, sostiene: “El problema es que hemos hecho todo esto antes y parece que no hemos aprendido las lecciones que enseñaron nuestros predecesores”.

“Después de la pandemia de SARS, por ejemplo, la OMS detalló los pasos necesarios para controlar una pandemia. Estos pasos vitales fueron ignorados durante el período inicial de la pandemia de COVID-19. La OMS, que padece una insuficiencia crónica de fondos, tiene que soportar una burocracia abultada, lenta y descoordinada que tiene que responder ante 194 países. Ha sido condenado tanto por reaccionar de forma exagerada (pandemia H1N1 de 2009) como por reaccionar de forma grave (epidemia de Ébola de 2014 y pandemia de COVID-19) y por no actuar. Los CDC tienen una financiación insuficiente crónica y no tiene poder político. Los académicos son voces en el desierto cuyo consejo generalmente se busca demasiado tarde en el proceso para que tenga mucho efecto”, asegura el experto.

Y agrega: “A medida que disminuya la amenaza de COVID-19, los políticos harán grandes promesas de implementar planes para detener, o al menos prepararse para, la próxima pandemia. La economía en recuperación será demasiado débil al principio para apoyar el esfuerzo, aunque se prometerán más fondos en el futuro. En última instancia, realizarán cambios que sean políticamente convenientes y no autorizarán los cambios necesarios para producir respuestas más rápidas y flexibles. Los recuerdos de la angustia y la alteración social durante COVID-19 desaparecerán. Nuestros baluartes contra las enfermedades pandémicas seguirán teniendo una financiación insuficiente y serán inadecuados para la tarea. Aun así, es evidente que existen múltiples enfermedades X en nuestro futuro; tenemos que estar preparados”.

SEGUÍ LEYENDO: