En esta fotografía proporcionada el jueves 3 de enero de 2019 por la Administración Espacial Nacional China vía la agencia noticiosa Xinhua, un vehículo lunar deja huellas tras salir de una nave en el lado oscuro de la Luna. (Administración Espacial Nacional China/Agencia noticiosa Xinhua vía AP)
En esta fotografía proporcionada el jueves 3 de enero de 2019 por la Administración Espacial Nacional China vía la agencia noticiosa Xinhua, un vehículo lunar deja huellas tras salir de una nave en el lado oscuro de la Luna. (Administración Espacial Nacional China/Agencia noticiosa Xinhua vía AP)

Un vehículo chino se desplazó el jueves sobre la superficie lunar tras salir de una nave que alunizó en la cara oculta del satélite por primera vez en la historia, según una fotografía difundida por la agencia espacial del país.

El vehículo, que ha sido bautizado Yutu 2 (en la mitología china, "Yutu" significa "conejo de jade", la mascota de Chang'e, una diosa que vive en la luna), partió de una rampa hacia la superficie el jueves a las 10:22 de la noche, unas 12 horas después de que la nave Chang'e 4 alunizó.

Es "un pequeño paso para el vehículo, pero un salto gigantesco para la nación china", afirmó Wu Weiren, principal diseñador del proyecto lunar.

En un comunicado, la Adminstración Nacional del Espacio de China (ANEC) deseó que "Yutu 2 pueda llevar a cabo sus exploraciones sin miedo y tener un viaje más estable, amplio y largo".

El vehículo todoterreno cuenta con una cámara panorámica, un espectrómetro de infrarrojos y un radar, herramientas con las que tratará de obtener imágenes de la superficie lunar y detectar su estructura y composición.

Una foto de la superficie tomada durante el alunizaje de Chang’e 4 (Administración Espacial Nacional China/Xinhua News Agency via AP)
Una foto de la superficie tomada durante el alunizaje de Chang’e 4 (Administración Espacial Nacional China/Xinhua News Agency via AP)

Los científicos chinos se muestran optimistas y esperan "grandes descubrimientos", aseguró la agencia estatal Xinhua.

"La cara oculta de la luna tiene características muy especiales y nunca ha sido explorada in situ, así que la Chang'e 4 podría traernos grandes descubrimientos", explicó el director del departamento de exploración lunar y del espacio sideral de la Academia China de Ciencias (CAS), Zou Yongliao.

"Podemos detectar información profundamente escondida en la Luna. Creo que habrá descubrimientos científicos sorprendentes", agregó.

El experto explicó que existen grandes diferencias entre ambos lados de la Luna: por ejemplo, un 60 % de la cara visible está cubierta por mares de basalto, mientras que la mayor parte de la oculta lo está por zonas montañosas de anortosita -19 de los 22 mares lunares se encuentran en la zona visible desde la Tierra-.

A la derecha, la cara oculta de la luna
A la derecha, la cara oculta de la luna

Asimismo, los científicos tratarán de aclarar otras cuestiones como el porqué la corteza lunar es mucho más gruesa en la cara oculta.

"Las piedras de la cara oculta son más antiguas. El análisis de su composición podría ayudarnos a entender mejor la evolución de la Luna", apuntó Zou.

Esta misión pionera podría ayudar a entender el pasado común de la Tierra y la Luna, como señala el investigador del departamento de Geología y Geofísica de la CAS Lin Yangting, que afirma que la Luna podría proporcionar "conocimientos sobre la historia primigenia de la Tierra".

Otros objetivos son tratar de averiguar las razones por las que se produjo un enorme bombardeo de asteroides hace unos 3.900 millones de años o analizar las radiaciones cósmicas y la interacción entre el viento solar y la superficie lunar.

La primera imagen de la cara oculta de luna tomada por Chang’e-4 tras el alunizaje. (Administración Espacial Nacional China/Xinhua News Agency via AP)
La primera imagen de la cara oculta de luna tomada por Chang’e-4 tras el alunizaje. (Administración Espacial Nacional China/Xinhua News Agency via AP)

Estos dos últimos factores son clave para una posible misión tripulada al satélite terrestre, ya que podrían ser dañinos para los humanos.

La sonda no solo cuenta con instrumentos chinos, sino también de países como Suecia, Alemania y Holanda, con los que los científicos quieren detectar señales débiles emitidas por cuerpos celestes lejanos en el espacio sideral, ya que la masa de la Luna absorbería las interferencias de las ondas emitidas desde la Tierra.

Si este objetivo se cumpliera, los expertos podrían contar con nuevos datos sobre el origen y la evolución de las estrellas y las galaxias.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: