La ONU declaró al 2021 como Año Internacional de las Frutas y las Verduras

Pretende que las autoridades nacionales luchen contra la obesidad y mejoren la calidad de vida de las personas a través de una alimentación más saludable

La Asamblea General de la ONU declaró que el 2021 es el Año Internacional de las Frutas y las Verduras (UTT)
La Asamblea General de la ONU declaró que el 2021 es el Año Internacional de las Frutas y las Verduras (UTT)

La ONU informó que la obesidad “causa más muertes en el mundo que la combinación de las enfermedades de transmisión sexual, el tabaco y la violencia armada” y que, además, es un factor de riesgo de “enfermedad grave” de COVID-19. Con estos datos, la Asamblea General de la entidad declaró que el 2021 es el Año Internacional de las Frutas y las Verduras, para que haya menos desperdicio de alimentos y más salud.

El 2020 fue el Año Internacional de la Sanidad Vegetal para concientizar que proteger las plantas es proteger la vida. Desde 1957, cada año la organización elige uno o más temas para protagonizar una campaña durante los 365 días. Con ejes parecidos, se intentará que los países pongan énfasis en dietas más saludables y ricas en frutas y verduras que son, además, “más sostenibles y amigables contra el cambio climático”, informaron.

Otro de los temas centrales es que estos alimentos sufren “altos niveles de pérdida y desperdicio” y eso es algo a revertir. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), un tercio de todos los alimentos que se producen en el mundo se pierden o se desperdician.

“Las frutas y verduras son la piedra angular de una dieta sana y variada. Proporcionan al cuerpo humano abundantes nutrientes, refuerzan el sistema inmunológico y contribuyen a reducir el riesgo de contraer muchas enfermedades. Sin embargo, a pesar de estos enormes beneficios, no las consumimos en cantidades suficientes”, aseguró el Secretario General de la ONU, António Guterres, durante el lanzamiento oficial del Año.

Guterres aseguró que la iniciativa busca que se adopte un enfoque más integral de la producción y el consumo para que beneficie a la salud humana y al medio ambiente. “Un momento clave del Año Internacional de las Frutas y Verduras será la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios, en la que pediremos a todos que intensifiquen sus esfuerzos para que los sistemas alimentarios sean más inclusivos, resilientes y sostenibles”, dijo.

“Sin embargo, hoy en día, factores como el crecimiento de la población, el aumento de la urbanización, la creciente escasez de recursos naturales, la contaminación agrícola y el cambio de uso de la tierra, los altos niveles de pérdida y desperdicio de alimentos y los efectos del cambio climático ponen de manifiesto la fragilidad de nuestros sistemas alimentarios”, recalcó.

Además, destacó que es fundamental erradicar la pobreza: “Debemos unirnos para asegurar que los más vulnerables reciban alimentos nutritivos, incluidas frutas y verduras, sin dejar a nadie atrás”, explicó.

En este sentido, la ONU espera que los países reconsideren la relación con el modo en que se producen y consumen alimentos.

La lucha contra la obesidad

Las frutas y verduras son la piedra angular de una dieta sana y variada. Proporcionan al cuerpo humano abundantes nutrientes (UTT)
Las frutas y verduras son la piedra angular de una dieta sana y variada. Proporcionan al cuerpo humano abundantes nutrientes (UTT)

Los datos de las muertes provocadas por obesidad son alarmantes: según la FAO, tres de cuatro muertes en América Latina y el Caribe son causadas por enfermedades no transmisibles generadas por el sobrepeso y obesidad tales como enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes.

En Chile, país que presentó esta iniciativa, el 80% de las muertes son por esta causa. Sólo el 15% de los chilenos consume suficientes frutas y verduras, según la última Encuesta Nacional de Salud 2016-2017. En áreas urbanas, el consumo de frutas alcanza un 15,5%, mientras que en áreas rurales sólo un 11,7%.

La FAO explica que independientemente de su nivel de desarrollo, la mayoría de los países tienen algún grado de malnutrición por exceso: casi 2000 millones de personas se ven afectadas.

Según el último informe de la Comisión EAT-Lancet, la obesidad causa más muertes en todo el mundo que la combinación de las enfermedades de transmisión sexual, el tabaco y la violencia armada.

Estrategias para dietas más saludables desde la agricultura

Para la FAO, la clave es el consumo de dietas diversas y nutritivas que estén en consonancia con las recomendaciones dietéticas y todas las dimensiones de la sostenibilidad.

Según el último informe de la Comisión EAT-Lancet, la obesidad causa más muertes en todo el mundo que la combinación de las enfermedades de transmisión sexual, el tabaco y la violencia armada  REUTERS/Agustin Marcarian
Según el último informe de la Comisión EAT-Lancet, la obesidad causa más muertes en todo el mundo que la combinación de las enfermedades de transmisión sexual, el tabaco y la violencia armada REUTERS/Agustin Marcarian

A nivel mundial, se están desarrollando estrategias nacionales para fomentar dietas saludables y reducir la ingesta de alimentos con altos niveles de grasas, azúcar, sal y calorías, que son los principales factores de riesgo de enfermedades no transmisibles, y fomentar el consumo diario de un mínimo de 400 gramos de frutas y verduras, aclaró la ONU.

Más salud y más empleo

La producción de frutas y verduras genera niveles de ingresos comparativamente más altos que otros cultivos básicos tradicionales y ofrece un inmenso margen para aumentar los niveles de ingresos de los pequeños agricultores y los agricultores familiares.

Además, la ONU destaca que puede ayudar a las mujeres de las zonas rurales ya que, en comparación con otros sectores de producción agrícola, el sector de las frutas y hortalizas es mucho más intensivo en mano de obra.

La producción de estos alimentos además ofrece oportunidades para aumentar la eficiencia del uso de la tierra, el agua y otros insumos agrícolas. En comparación con otras categorías de productos alimenticios (lácteos, pescado, cereales), las frutas y verduras sufren los niveles más altos de pérdida y desperdicio desde la producción hasta el consumo.

Por otro lado, la ONU explicó que la pandemia de COVID-19 afectó aún más las cadenas de suministro de alimentos y también el trabajo rural. Por eso, pidió a las distintas autoridades que tomen medidas en favor de aumentar la seguridad alimentaria.

SEGUÍ LEYENDO: