Mujeres de un partido disidente denunciaron que se les impidió presentarse para las elecciones municipales en Cuba

Estas candidatas se identifican con el programa lanzado recientemente por la plataforma D Frente, que reúne a varios grupos opositores cubanos en la isla y en el exilio, como Carta ciudadana

Guardar

Nuevo

Estas mujeres denuncian que se les impidió acudir a las asambleas en las que se votaba a los candidatos (REUTERS/Alexandre Meneghini)
Estas mujeres denuncian que se les impidió acudir a las asambleas en las que se votaba a los candidatos (REUTERS/Alexandre Meneghini)

Son mujeres, independientes y con voluntad de servicio público. También comparten no haber logrado la nominación para las elecciones locales de este domingo en Cuba y denunciar que se les impidió acudir a las asambleas en las que se votaba a los candidatos.

La agencia de noticias EFE ha intercambiado por escrito con tres de las al menos siete personas que, respaldadas por la plataforma disidente D Frente, trataron de presentar sus candidaturas en estos comicios, donde se elige en toda Cuba a los delegados (concejal) de barrio. Finalmente sólo uno logró la nominación.

Las autoridades del país aseguran que todas las personas pueden presentarse a las asambleas de nominación de candidatos previas a los comicios, que no es precisa ninguna filiación política, sólo el apoyo popular, algo que choca con sus testimonios.

“La candidatura podría haber salido adelante si el Gobierno respetara la voluntad de los electores y no interfiriera en la voluntad soberana e independiente de representación que anima a numerosos ciudadanos y activistas”, asegura Elsa Litzy Isaac, que trató de presentarse por Palma Soriano (oriente), como también hizo en 2017.

Relata que agentes de la seguridad del Estado le impidieron presentarse en la asamblea de su circunscripción, algo que han denunciado otros independientes que quisieron ejercer el derecho de voto pasivo.

“El día de la reunión los electores no querían nominar a nadie en mi ausencia. Al final las autoridades impusieron su propio candidato para salvar una reunión, que de todos modos no contó con mucha participación”, añade.

Zuleyidis Pérez Velázquez, que quería presentarse en Holguín (oeste), relata una experiencia similar. “La seguridad del Estado y la policía me impidieron participar en mi Asamblea. Rodearon mi casa para que no pudiera asistir”, denuncia a EFE.

Una mujer camina frente a carteles que anuncian las elecciones locales del 27 de noviembre en La Habana (EFE/ Yander Zamora)
Una mujer camina frente a carteles que anuncian las elecciones locales del 27 de noviembre en La Habana (EFE/ Yander Zamora)

Entonces, prosigue, sucedió algo “muy interesante”: “Alrededor de 100 electores, de más o menos 300 que estaban presentes, abandonaron la asamblea cuando vieron que no me permitían asistir”.

En el caso de María Elena Mir Marrero, de Guanabo (occidente), según su relato, no se hizo pública la fecha de la asamblea. Ella no pudo asistir, pero tampoco la mayoría de sus vecinos. “En la circunscripción 36 debían participar cerca de 300 electores y solo asistieron 16″, señala.

Estas candidatas se identifican con el programa lanzado recientemente por la plataforma D Frente, que reúne a varios grupos opositores cubanos en la isla y en el exilio, como Carta ciudadana.

Este documento pide, entre otras cuestiones, “liberar a los presos políticos” en Cuba, derivar la inversión hotelera a básicos (alimentación, salud, vivienda, ayudas sociales...) y acabar con las tiendas estatales en divisas.

Isaac está convencida de que hay un “vacío de representación” en el país y que candidatos independientes como ella, con “vocación, capacidad y voluntad de representación” cuentan con “apoyo cierto en sus comunidades”.

Los independientes, argumenta, pueden impulsar “un nuevo tipo de demandas que no pueden ser asumidas por el Gobierno” y representan “a un número creciente de ciudadanos que no se identifican ya con las instituciones” del sistema cubano.

“Hay que crear una base ciudadana sólida, conectada, propiciando un camino para el cambio que insistimos debe ser pacífico y democrático”, señala Isaac.

Pérez, por su parte, habla de “pluralidad”, “ciudadanía” y “soberanía”. Mir buscar “invertir la ecuación” para que “el Estado se ponga al servicio del ciudadano, cosa que en este momento funge a la inversa”.

Pese a frustrarse sus candidaturas, Isaac, Pérez y Mir se sienten satisfechas de la respuesta de sus vecinos y de los apoyos que suman y aseguran que seguirán trabajando por sus comunidades.

Las elecciones municipales de este domingo sirven para elegir a los delegados de barrio en más de 12.000 circunscripciones de todo el país. Los elegidos conforman las Asambleas Municipales del Poder Popular, que eligen a su vez a los Consejos Provinciales.

Según la Comisión Electoral Nacional (CEN), el 65% de los candidatos son militantes del Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal), el 44% son mujeres y el 7% son jóvenes. Sólo el 27 % aspira a la reelección.

Gran parte de la población apenas está al corriente de estas elecciones, que van a celebrarse en medio del descontento social que están generando las actuales crisis económica, energética y migratoria.

Estos comicios suponen el pistoletazo de salida del ciclo electoral cubano que, ya en 2023, culminará con las elecciones parlamentarias para renovar la Asamblea Nacional, órgano legislativo superior que tiene entre sus atribuciones la elección del presidente de la República.

(Con información de EFE)

Seguir Leyendo:

Guardar

Nuevo