Un bebé que falleció durante un parto domiciliario reaviva la polémica en Uruguay sobre esa práctica

Aunque no está prohibida, es desaconsejada por el Ministerio de Salud Pública y despierta un viejo debate

Un 54,28% de los partos fueron naturales y, dentro de ese porcentaje, un 0,84% se enmarcó en la categoría “domicilio y vía pública”. Foto: Getty Images
Un 54,28% de los partos fueron naturales y, dentro de ese porcentaje, un 0,84% se enmarcó en la categoría “domicilio y vía pública”. Foto: Getty Images

El miércoles 14 de junio falleció un bebé recién nacido en Rocha, luego de que sus padres decidieran que el parto ocurriera en su hogar. El caso reavivó el debate respecto a esta práctica que, aunque no está prohibida, es desaconsejada por el Ministerio de Salud Pública.

“De ASSE (Administración de Servicios de Salud del Estado) de La Paloma llamaron a la seccional 11, porque había arribado al lugar una pareja con un bebé que nació ‘en el confort del hogar’, según sus dichos, y que al nacimiento ya no tenía signos vitales”, dijo el jefe de Policía del departamento. Según explicó, el embarazo fue seguido por ASSE y el certificado de defunción fue firmado porque “no había ningún elemento que hiciera presumir algo anormal”.

La madre, oriunda de Rocha y de 30 años, concurrió a todos los controles ginecológicos correspondientes y el embarazo se fue desarrollando de manera normal. Junto al padre del niño planificó que el parto ocurriera en el hogar y así fue, pero no resultó como esperaban. Al notar que algo estaba mal, se trasladaron de urgencia hasta una policlínica y un doctor pudo constatar que el bebé no presentaba signos vitales. La madre, por su parte, permaneció internada en el Hospital de Rocha por unos días.

Fiscalía pudo confirmar que no participaron más personas en el parto y no se encontraron indicios de délito, entonces el caso fue archivado y se entregó el cuerpo a la familia. Por otra parte, la urgencia con la que estos padres asistieron a la policlínica fue fundamental para descartar una omisión de asistencia.

El debate sobre los partos en domicilio

Del total de partos registrados en 2020, un 54,28% fue natural y, dentro de ese pocentaje, un 0,84% ocurrió en “domicilio y vía pública”. Según explicó la socióloga Fabiana Rodríguez Larrar a El País, no existen datos ni organizaciones que lleven una estadística de cuántos de esos partos ocurren en el hogar con la intención de que así sea y no como una emergencia. De todos modos, aseguró que son pocas las mujeres que planifican dar a luz en el hogar.

El parto sin asistencia alguna en domicilio no se justifica nunca, pero nunca. Ningún ginecólogo ni partera te lo va a decir”, dijo Grazzia Rey, ginecóloga grado 4 y profesora agregada de la Clínica de Ginecotocología B del Hospital de Clínicas. Según explicó a El País, el único escenario posible para que esto ocurra es uno en el que todos los involucrados estén “absolutamente” informados de los riesgos. “Es el único (proceso fisiológico) en el que los profesionales de la salud tenemos dos vidas. Hay que controlar al mismo tiempo a dos pacientes”, añadió.

Una de las explicaciones más utilizadas por quienes no recomiendan esta práctica es la poca veolcidad de respuesta en caso de que el parto tenga alguna complicación. “En nuestro país no hay un sistema de regionalización y traslado de emergencia que nos permita pensar en que los partos se pueden dar en domicilio”, explicó el doctor Leonel Briozzo, profesor titular de la Clínica Ginecotocológica A de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República y jefe del Departamento de Maternidad del Hospital de la Mujer del Centro Hospitalario Pereira Rossell. Según explican los médicos, este tipo de partos presenta riesgos innecesarios, tanto para las madres como para los bebés.

Sin embargo, no todos los partos en domicilios ocurren sin asistencia. Las parteras que se encargan de asistir estos casos realizan un trabajo previo de seis meses con la familia y se encuentran disponibles las 24 horas del día para asistir el parto, servicio que tiene un monto inicial de 1.000 dólares.

Desde su punto de vista, el sistema integrado de salud debería encargarse de estos casos y generar las condiciones necesarias —como un sistema de traslado de emergencias— para que los partos en domicilio sean cada vez más seguros, informó El País. “Atienden un resfriado, un dolor de oído en domicilio, pero para lo que es realmente una emergencia no están. Humildemente creo se debería de poner el foco ahí, es menos del 1% el caso de los nacimientos que se dan en casa”, declaró un partera.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR