Umbandistas en Uruguay harán rituales a Iemanjá sin avisar las ubicaciones para evitar aglomeración

Todos los 2 de febrero, las playas uruguayas reciben miles de personas que van a celebrar a la diosa del mar. Esta vez, será siguiendo un protocolo especial por el covid

Umbandistas en Uruguay harán sus festejos de Iemanjá sin anunciar ubicaciones para evitar aglomeraciones en las playas del país

REUTERS/Andres Stapff
Umbandistas en Uruguay harán sus festejos de Iemanjá sin anunciar ubicaciones para evitar aglomeraciones en las playas del país REUTERS/Andres Stapff

Uno de los principales grupos de la religión umbandista en Uruguay, Atabaque, anunció que este año harán sus rituales para celebrar a Iemanjá sin avisos públicos de las ubicaciones para no favorecer aglomeraciones de personas debido a la situación sanitaria del país. Tras la llegada de ómicron y el alto nivel de contagios -más de 10.000 por día- se pidió que se festejara “en la intimidad del núcleo familiar religioso”.

Todos los 2 de febrero en Uruguay, las playas reciben a cientos de personas que se juntan para celebrar a la diosa del mar de la religión umbandista, Iemanjá. Es una fiesta que se vincula a esta comunidad religiosa que tiene su origen en Nigeria. Se estima que un 3% de la población uruguaya practica algún rito umbandista, por lo cual el ritual ya se ha convertido en una actividad cultural y social de interés general.

La playa Ramírez, en Montevideo, se volvió con los años en el escenario principal del ritual. El festejo implica sentarse a esperar el atardecer para después entrar al mar y depositar ofrendas o bautizar a los nuevos miembros de la religión.

Las ofrendas suelen ser sandía mazamorra, sidra, maíz blanco, miel, joyas, perfumes y jabones, pero también puede ser lo que la persona desee. En este contexto y debido a la basura que se genera tras el ritual, integrantes de la religión umbandista y del colectivo Matriz Afro del Uruguay colaboran con la Intendencia de Montevideo en la limpieza de playas. Se realiza desde las 7:00 de la mañana el 3 de febrero, de forma manual y con máquinas.

Dada la situación sanitaria que atravesó el país en febrero de 2021, por la presencia del covid-19, la Intendencia de Montevideo acordó con 35 colectivos religiosos de matriz africana y amerindia exhortar a la población no concurrir a la playa ese 2 de febrero.

Este año, la comunidad umbandista volvió a colaborar con la Intendencia de Montevideo y el grupo Atabaque emitió un comunicado donde señalan que “es importante estar (en línea) a lo que las autoridades sanitarias dispongan en relación al aumento exponencial de casos de covid-19, ómicron y las variantes de virus circulantes de esta pandemia en nuestro país, atentos a cuidados y prevención de salud y sobre qué se debe o no se debe hacer al respecto”, informó Montevideo Portal.

En un comunicado, Atabaque expresó que ,en el caso de acercarse a las playas para festejar el ritual, se considera que “sería sensato no facilitar expresiones multitudinarias "

REUTERS/Andres Stapff
En un comunicado, Atabaque expresó que ,en el caso de acercarse a las playas para festejar el ritual, se considera que “sería sensato no facilitar expresiones multitudinarias " REUTERS/Andres Stapff

Por eso, piden “continuar con precauciones personales y grupales que permitan prevenir o alejar contagios, eso significa lo que todos sabemos; vacunas, uso de tapabocas, higiene, distancias, no contacto físico, no amontonamientos, no mezclar grupos familiares, aislamiento en caso de síntomas o contagio, y todo lo que sea necesario para extremar medidas de ayuda a la prevención de la proliferación del virus”.

En el caso de acercarse a las playas para festejar el ritual, se considera que “sería sensato no facilitar expresiones multitudinarias y de ser posible buscar lugares diferentes en distintos horarios, a los efectos de no transformar el rito en vector de propagación de enfermedades por imprudencia, siendo que, como seres espirituales, somos promotores de salud”.

Origen en Nigeria

El culto a la diosa del mar, Iemanjá, nace en el río Kutá, en Nigeria. Esta cultura religiosa llegó hasta América a través de los africanos esclavizados. Según la leyenda, Iemanjá adoptó el reinado de las aguas oceánicas y dejó a Ozum, su hermana menor o hija, el reinado de las aguas dulces.

Debido a las prohibiciones y los castigos que se sometía a los devotos de la religión umbandista, Iemanjá fue sincretizada con la Virgen de la Candelaria, la Virgen de los Navegantes. De ahí que aún se venere la forma de una virgen católica.

Los practicantes de Umbanda creen en un solo ser supremo, Zambi, que es creador de todo. Luego existen los “orixás”, que son entidades intermedias entre las personas y lo divino. Iemanjá es una de estas.


SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR