Jair Bolsonaro habló sobre la represión en Cuba: “Fueron a pedir libertad y recibieron balas de goma, golpes y prisión”

El presidente brasileño se solidarizó con los manifestantes que salieron a las calles el domingo y arremetió contra los políticos que apoyan a los dictadores

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en el Palacio de Planalto, Brasilia, Brasil, 29 junio 2021.
REUTERS/Adriano Machado
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en el Palacio de Planalto, Brasilia, Brasil, 29 junio 2021. REUTERS/Adriano Machado

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, lamentó este lunes el día “muy triste” que vivió Cuba, cuando miles de ciudadanos salieron el domingo a las calles a pedir libertad y recibieron “balas de goma, golpes y prisión”, en la mayor protesta en la isla desde los años 90.

El día de ayer fue un día muy triste por lo que pasó en Cuba. Uno nunca cree que va a llegar a ese punto y que va a tener problemas como tienen otros países por aquí”, declaró Bolsonaro en su saludo a simpatizantes que lo esperaban a su salida en el Palacio da Alvorada, la residencia presidencial.

El pueblo fue para pedir cuatro cosas. Alimentos, como es bueno el socialismo, pero no falta área para plantar tabaco, porque la elite vive de eso, y fueron a pedir electricidad porque el petróleo que iba de Venezuela está cayendo bastante y la fuente de energía de ellos es esa que viene de combustibles fósiles”, opinó.

“Pero, además de alimentos, electricidad e internet, que no existe, fueron a pedir libertad y recibieron balas de goma, golpes y prisión”, completó el jefe de Estado.

Miles de cubanos tomaron las calles ayer para protestar contra el Gobierno al grito de “¡libertad!” en una jornada inédita que se saldó con decenas de detenidos y enfrentamientos después de que el dictador Miguel Díaz-Canel conminara -también por televisión- a sus partidarios a salir a enfrentar a los manifestantes y defender la Revolución.

Manifestación contra el régimen en La Habana (Reuters)
Manifestación contra el régimen en La Habana (Reuters)

Según el líder ultraderechista brasileño, “a pesar de todo eso, hay personas en Brasil que apoyan a Cuba y Venezuela. Dirigentes que fueron varias veces a tomar champaña con (el fallecido líder cubano) Fidel Castro y whisky en Venezuela con (Nicolás) Maduro. Hay gente aquí que apoyan a ese tipo de gente”.

“Todo el mundo tiene mascotas y no hay más perros y gatos en Venezuela porque se los comieron todos. Eso es el comunismo. Una cosa fácil es pregonar igualdad, solo que igualdad en medio de la pobreza”, afirmó.

Las protestas antigubernamentales en Cuba, ampliamente difundidas en las redes sociales, comenzaron de forma espontánea por la mañana, un hecho poco habitual en un país gobernado por el Partido Comunista (PCC), donde las únicas concentraciones autorizadas suelen ser las del propio partido. Otras protestas fueron reportadas y transmitidas en vivo, a través de Facebook o Twitter, en varias ciudades del país.

La pandemia del coronavirus ha sumido a la isla en su peor crisis económica en 30 años, agravando las escasez de alimentos y medicinas, y generando un fuerte malestar social. Las dificultades económicas también han llevado a las autoridades a aplicar cortes de electricidad de hasta seis horas al día en amplias zonas del país.

Otras reacciones

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, instó este lunes al régimen comunista de Cuba a “escuchar” a los manifestantes que exigen el fin de la “represión” y la pobreza. “Estamos con el pueblo cubano y su claro llamado a la libertad y al rescate de las trágicas garras de la pandemia y de las décadas de represión y sufrimiento económico al que han sido sometidos por el régimen autoritario de Cuba”, dijo el mandatario en un comunicado.

Por su parte, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, rechazó las políticas “intervencionistas” sobre la situación en Cuba. México podría “ayudar con medicamentos, con vacunas (contra el covid-19), con lo que se requiera y con comida, porque la salud y la alimentación son derechos humanos fundamentales”, dijo el mandatario izquierdista en su conferencia matutina. En ese sentido, remarcó su llamado “a que no intervengan gobiernos, grupos de intereses creados, en la situación interna de Cuba”, sino “que se respete la autodeterminación del pueblo cubano”.

En línea similar se pronunció el gobierno de Vladimir Putin. Rusia advirtió contra cualquier injerencia externa en Cuba: “Consideramos inaceptable cualquier injerencia externa en los asuntos internos de un Estado soberano y toda acción destructiva que favaorezca la desestabilización de la situación en la isla”, indicó en un comunicado la vocera del ministerio de Relaciones Exteriores ruso, Maria Zajárova.

(Con información de EFE y AFP)

SEGUIR LEYENDO: