Uruguay extendió las restricciones sanitarias por el COVID-19 hasta el 23 de mayo

El gobierno de Luis Lacalle Pou decidió volver a evaluar la situación en dos semanas. La decisión no afectará el calendario de vuelta a las clases presenciales

Imagen de archivo del presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, en Montevideo (Uruguay). EFE /Raúl Martínez /Archivo
Imagen de archivo del presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, en Montevideo (Uruguay). EFE /Raúl Martínez /Archivo

El gobierno de Luis Lacalle Pou decidió el miércoles que extenderá las medidas para prevenir los contagios de COVID-19 hasta el próximo 23 de mayo, lo cual podría incluir un nuevo cronograma educativo.

El Gobierno había anunciado que las medidas regirían hasta el 16 de mayo, pero debió extenderlas debido al alto número de contagios y muertes.

Aunque no se añadirán nuevas restricciones, sólo a partir de esa fecha se evaluará si se liberan algunas actividades. Según el Gobierno, el principal objetivo de las medidas es “reducir la movilidad” con el fin de contener la expansión del COVID-19, debido a la complejidad de la situación sanitaria del país.

Enfermeros del área del Centro de Tratamientos intensivos (CTI) del hospital privado Casmu atienden a pacientes covid-19, en Montevideo (Uruguay). EFE/Raúl Martínez/Archivo
Enfermeros del área del Centro de Tratamientos intensivos (CTI) del hospital privado Casmu atienden a pacientes covid-19, en Montevideo (Uruguay). EFE/Raúl Martínez/Archivo

Así, continuarán cerrados los clubes, gimnasios y prácticas de deporte amateur; mientras se prohíben los espectáculos públicos y se mantiene el aforo en bares y restaurantes, además de la prohibición de fiestas y eventos sociales.

Hasta el momento, el cronograma de reaperturas estuvo enfocado en la educación, con el regreso a la presencialidad en escuelas rurales y educación inicial. Las autoridades aclararon que la extensión de las medidas no incluirá el calendario de vuelta a la presencialidad.

Uruguay, modelo en la gestión de la pandemia durante la mayor parte de 2020, transitó en abril su peor momento, con picos de contagios y decesos, que ahora parecen haberse estabilizado en una meseta que no obstante aún es alta.

Esta semana la nación sudamericana registra 220.683 casos y 3.122 fallecidos por el covid.

Enfermeros del área del Centro de Tratamientos intensivos (CTI) del hospital privado Casmu atienden a pacientes covid-19, el 14 de abril de 2021 en Montevideo (Uruguay). EFE/ Raúl Martínez/Archivo
Enfermeros del área del Centro de Tratamientos intensivos (CTI) del hospital privado Casmu atienden a pacientes covid-19, el 14 de abril de 2021 en Montevideo (Uruguay). EFE/ Raúl Martínez/Archivo

Según el informe diario presentado por la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva, en este momento el 76,3% de las 1.021 camas que hay en los mencionados centros se encuentran ocupadas y el 52,7% de estas son por casos de coronavirus.

En este momento, 18 de los 19 departamentos del país se encuentran en zona roja según el índice de Harvard, al acumular más de 25 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días.

Vacunación

Desde el pasado lunes Uruguay aceleró la vacunación contra el covid-19 entre los mayores de 31 años, tras la llegada el fin de semana de un millón de dosis del laboratorio chino Sinovac.

Entre viernes y domingo, 450.000 personas recibieron día y hora para vacunarse contra el nuevo coronavirus, informó Gastón Milano, de la empresa Genexus, que gestiona la agenda electrónica oficial de vacunación.

“Esta semana todo mayor de 31 [inclusive] tendrá su agenda”, dijo Milano en su cuenta de Twitter, antes de agregar que resta confirmar fecha para 400.000 adultos. Los jóvenes de entre 18 y 30 años quedarán agendados sobre fin de mayo.

En la imagen el registro de una mujer al recibir una vacuna contra la covid-19 en el Hospital Público de Rivera, en Rivera (Uruguay). EFE/Raúl Martínez/Archivo
En la imagen el registro de una mujer al recibir una vacuna contra la covid-19 en el Hospital Público de Rivera, en Rivera (Uruguay). EFE/Raúl Martínez/Archivo

El país de 3,5 millones de habitantes ya ha inoculado al 35% de su población con una primera dosis, sea de CoronaVac (de Sinovac), Pfizer o Astrazeneca, y al 23% con las dos.

SEGUIR LEYENDO: