Un candidato peruano a presidente propone no repartir vacunas: “La dejo a la economía social de mercado”

Hernando de Soto, quien ya se vacunó en Estados Unidos y está segundo en las encuestas, dijo que la solución es desregular la compra y permitir que el sector privado salte las etapas intermedias

Hernando de Soto se ubica segundo en las encuestas para las elecciones del domingo

Un candidato a la presidencia de Perú anunció este domingo que, en caso de ganar las elecciones, su gobierno no compraría vacunas, sino que dejaría que la campaña sea impulsada por los sectores privados en una libre competencia.

El economista liberal Hernando de Soto, quien se ubica en segundo puesto en las apretadas encuestas para la votación del domingo, criticó la burocracia que implica la compra de vacunas, trámites que incluyen la autorización sanitaria por parte de las autoridades. “La solución es desreglamentar la compra por el Estado y dejar que los privados compren directamente, saltándose la garrocha de la etapa intermedia. Lo primero que voy a hacer es sacar la etapa intermedia y abrir el mercado a la economía social de mercado”, declaró en entrevista con Jaime Bayly.

“Los sectores privados comunitarios y las ONG van a competir el uno con el otro para (traer) las mejores vacunas”

Luego, se reafirmó: “Yo no voy a dar la vacuna. Los sectores privados comunitarios y las ONG van a competir el uno con el otro para (traer) las mejores vacunas tal como lo requiere la gente”.

Sobre la eventual participación del estado, indicó que “si es necesario” otorgaría un subsidio, pero descartó un rol central: “No vamos a poner a un Estado que no sabe organizar su vida comercial a manos de distribuir vacunas. La dejo a la economía social de mercado”.

Ancianos esperan para ser vacunados en Lima (Reuters)
Ancianos esperan para ser vacunados en Lima (Reuters)

Es el único candidato que está inmunizado, ya que viajó dos veces con su dinero a Estados Unidos para recibir las dosis. Días después del escándalo Vacunagate por la vacunación secreta de políticos y allegados, había dicho que no usaría sus privilegios para inmunizarse y solo admitió que estaba vacunado cuando la prensa lo fotografió en el aeropuerto. En EEUU, la vacuna se entrega sin costo, con diferentes criterios por parte de los estados. Si bien llegó a declarar que había pagado unos 20 dólares por sus dosis, ninguna localidad cobra por la inmnización.

Consultado al respecto, señaló que no se encarga de sus cuentas y que solo sabe que pagó miles de dólares por los vuelos. También dijo que no sabe qué fórmula es la que recibió.

Perú inició la vacunación contra el COVID-19 el 9 de febrero con dosis de la vacuna china Sinopharm, pero la campaña avanza lentamente. Más de medio millón de personas han recibido al menos una dosis, pero la cifra representa menos del 2% de la población, una tasa que en Sudamérica solo supera a la de Ecuador, Paraguay y Venezuela.

Si bien la participación del sector privado en la campaña ha sido mencionada por otros candidatos, la mayoría coincide en la importancia del rol del gobierno para asegurar la distribución de las dosis. Por ahora, todos los grandes laboratorios que producen las fórmulas están vendiéndolas únicamente a los estados.

Candidato peruano promete no dejar entrar a pobres de otros países

De Soto ya se había envuelto en otra polémica al afirmar que no dejaría entrar a los extranjeros pobres. “Que se hagan cargo sus países”, argumentó.

SEGUIR LEYENDO: