Uruguay anunció la reanudación de los servicios religiosos desde el 19 de junio

Las iglesias abrirán sus puertas siguiendo un protocolo aprobado por el presidente Luis Lacalle Pou

Santuario Nacional del Sagrado Corazón de Jesús ubicado en el barrio "Cerrito de la Victoria" en Montevideo
Santuario Nacional del Sagrado Corazón de Jesús ubicado en el barrio "Cerrito de la Victoria" en Montevideo

El cardenal Daniel Sturla, máxima figura de la Iglesia Católica en Uruguay, confirmó este jueves que los templos religiosos reabrirán sus puertas desde el viernes 19 de junio.

El protocolo sanitario, aprobado por el gobierno del presidente Luis Lacalle Pou, establece varias restricciones en la primera fase de este reinicio de los servicios religiosos en capillas, templos y sinagogas.

“Una celebración por día, será obligatorio el uso de tapabocas, debe haber alcohol en gel para entrar a las celebraciones y hay un pedido especial con los cantos”, explicó el cardenal Sturla. “La segunda etapa será poder abrir a que haya un mayor aforo, de un tercio de la capacidad a la mitad y después todos y que pueda haber más de una celebración por día”, agregó.

Las ceremonias no podrán durar más de 45 minutos y se exhorta a las personas mayores de 65 años a no concurrir.

Sturla explicó también que lo aprobado por el gobierno es un protocolo "genérico", pero que los protocolos de cada comunidad religiosa tienen características específicas de acuerdo a sus ritos.

Y consultado sobre los bautismos y casamientos católicos, el cardenal declaró que todas las celebraciones se harán de acuerdo al protocolo de las misas.

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou (EFE/ Raúl Martínez)
El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou (EFE/ Raúl Martínez)

Reapertura de centros comerciales

La mayoría de los shoppings de Uruguay reabrieron sus puertas el martes bajo un estricto protocolo sanitario, en otro paso hacia la “nueva normalidad” y mientras el país sigue achatando la curva de contagios de COVID-19.

Todos los centros comerciales dispusieron en sus entradas alfombras sanitizantes, dispensadores de alcohol en gel de uso obligatorio y cámaras termográficas. Si la temperatura de un cliente supera los 37°C, se le prohibirá entrar.

Según el protocolo acordado con las autoridades sanitarias, la ropa que sea tocada o probada por los clientes deberá desinfectarse con vapor de agua o mantenerse aislada durante 48 horas. En tanto los probadores deberán utilizarse de manera intercalada y luego de cada uso tendrán que desinfectarse.

El secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, anunció días atrás que se implementarán testeos aleatorios a clientes y empleados para “poder tener un muestreo de la circulación viral si es que la hay”. También remarcó que habrá inspecciones por parte de los ministerios de Trabajo y de Salud Pública que aseguren el cumplimiento de las medidas.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Uruguay reduce aun más su carga impositiva y apuesta a que más extranjeros obtengan la residencia fiscal

El mundo inicia su reapertura, a pesar de que los casos de coronavirus se disparan

MAS NOTICIAS