Jair Bolsonaro ignoró las recomendaciones por el coronavirus y fue a una marcha a favor de su gobierno: “Tengo que estar con el pueblo”

Mientras el país se prepara para un aumento de casos, el mandatario alentó a miles de brasileños a salir a las calles, a pesar del riesgo de propagación del virus en las aglomeraciones. Saludo con contacto de manos a sus seguidores en Brasilia

El presidente brasileño Jair Bolsonaro junto a simpatizantes durante una manifestación a favor de su gobierno frente al Palacio del Planalto (REUTERS/Adriano Machado)
El presidente brasileño Jair Bolsonaro junto a simpatizantes durante una manifestación a favor de su gobierno frente al Palacio del Planalto (REUTERS/Adriano Machado)

En plena pandemia del coronavirus el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ignoró la contención en eventos sociales recomendada por las autoridades sanitarias y participó este domingo en una marcha en favor de su Gobierno y contra el poder Legislativo y Judicial.

Mientras el país se prepara para un aumento de casos -aún no sobrepasa los 200-, Bolsonaro alentó a miles de brasileños a salir a las calles, a pesar del riesgo de propagación del virus en las aglomeraciones, y se dio un breve baño de masas en la capital Brasilia.

La manifestación a favor de Bolsonaro en San Pablo (REUTERS/Amanda Perobelli)
La manifestación a favor de Bolsonaro en San Pablo (REUTERS/Amanda Perobelli)

“Eso no tiene precio (...). No es un acto contra nada, es un acto a favor de Brasil”, afirmó el mandatario, quien retransmitió parte de la protesta en directo en Facebook y fue recibido por la multitud a las puertas del palacio presidencial a los gritos de “mito”.

Las críticas a la actitud del presidente, que la semana pasada minimizó el impacto del coronavirus, vinieron de varios frentes y contrarió hasta las medidas de prevención promovidas por el propio Gobierno a través del Ministerio de Salud, que se sumó a las críticas por la convocatoria de manifestaciones. Joao Doria, el gobernador de Sao Paulo, la región más rica y poblada de Brasil, consideró que la participación de Bolsonaro en la protesta fue “inadecuada e impropia”.

(REUTERS/Adriano Machado)
(REUTERS/Adriano Machado)

Bolsonaro se defendió este lunes de las críticas y sostuvo que su obligación en estos momentos es “estar con el pueblo”.

“Si el pueblo va a la puerta del Palacio (presidencial) yo tengo que estar junto al pueblo, tengo que demostrar que estoy con ellos”, dijo el mandatario en una entrevista con la radio Bandeirantes.

Las protestas también fueron convocadas para presionar tanto al Congreso como al Poder Judicial, que en los últimos meses frenaron diversas iniciativas polémicas impulsadas por el Gobierno del líder de la ultraderecha, como la liberación de la venta de armas a la sociedad civil.

En las manifestaciones en favor del jefe de Estado, hubo alegatos en favor de la dictadura y en contra el parlamentarismo y del Poder Judicial.

Los seguidores de Bolsonaro opinan que tanto el Legislativo (Cámara de los diputados y Senado) como el Judicial obstaculizan deliberadamente todas las reformas que aprueba el presidente con el objetivo de desgastarlo.

Brasilia, Rio de Janeiro y Sao Paulo fueron las ciudades que sumaron más participantes a las marchas.

Bolsonaro, que la semana pasada estuvo bajo sospechas de haber contraído el coronavirus en una viaje a Miami, resultó negativo en los exámenes a que fue sometido y este domingo se abrazó a cientos de personas a las puertas del palacio presidencial.

El multitudinario acto en San Pablo. (REUTERS/Amanda Perobelli)
El multitudinario acto en San Pablo. (REUTERS/Amanda Perobelli)

“Me estoy sintiendo muy bien”, aseguró Bolsonaro, quien confirmó además que este martes se someterá a un nuevo examen para descartar toda sospecha de coronavirus.

El gobernante aseguró que Brasil está “preparado” para la amenaza que representa el COVID-19, del cual se han registrado hasta ahora unos 200 casos en el país, sin ninguna muerte.

Aún así, reconoció que “habrá dificultades” y adelantó que el Gobierno ya ha alertado a las Fuerzas Armadas frente a la posible necesidad de tener que instalar “hospitales militares de campaña” en varias regiones del país.

También admitió que la paulatina parálisis de la economía mundial tendrá en Brasil un impacto que aún no puede ser calculado.

(REUTERS/Adriano Machado)
(REUTERS/Adriano Machado)

“Eso preocupa bastante. Nuestra previsión (de crecimiento) era de 2,2 %, pero ahora va a ser difícil llegar a eso”, declaró.

“Vamos a tener dificultades”, sentenció Bolsonaro, aunque también subrayó que Brasil continúa siendo un gran productor de alimentos a nivel global y que, pese a la pandemia, “el mundo tendrá que seguir comiendo”.

INICIO DE LAS RESTRICCIONES

A partir de este lunes, al menos 11 de los 27 estados brasileños pondrán en marcha restricciones a la población en un intento de frenar la expansión del COVID-19.

La suspensión de eventos masivos en casi todo el país y de las clases en colegios y universidades figuran entre las medidas de contención. Según el último balance oficial, los casos confirmados de coronavirus subieron en un día de los 121 a los 200.

Tanto en Rio de Janeiro como en Sao Paulo se ha detectado transmisión local del virus.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Distanciamiento social: qué significa y por qué es importante para prevenir el coronavirus

Giuseppe Conte advirtió que Italia todavía no alcanzó el pico de la epidemia de coronavirus: “Son las semanas más riesgosas”

El dato que preocupa a los expertos en España: el coronavirus avanza más rápido que en Italia

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos